Buscar

Vatican News

Salvado de la persecución nazi, gracias a la Iglesia

Tenía ocho años en la época de las persecuciones nazis. Leone Pontecorvo encontró refugio con su hermano menor Bruno en el Convento de las Hermanas Oblatas del Sagrado Corazón de Jesús en Roma. Con motivo del Día del Diálogo entre Católicos y Judíos, Vatican News recogió su testimonio

Paolo Ondarza-Ciudad del Vaticano

"Una experiencia que nunca olvidaré, que marcó mi vida y fortaleció mi identidad judía". Así es como Leone Pontecorvo, un judío de 86 años, describe a las Noticias del Vaticano los nueve meses que pasó refugiado de la persecución nazi en el Convento de las Hermanas Oblatas del Sagrado Corazón de Jesús en Roma.  En ese momento tenía ocho años. Fue en octubre de 1943. Con su hermano menor Bruno, de 4 años, fue llevado al instituto masculino de las monjas: su apellido se convirtió en Buoncristiani para ese período. El padre de Leone logró obtener y falsificar los documentos de identidad de una familia que había muerto durante el bombardeo de Cassino.

Sólo la madre superiora y el director de la escuela sabían la verdad. Nadie más. Lo guardaron celosamente. "Eran excepcionales: éramos como todos los demás niños", recuerda Pontecorvo. Inmediatamente los dos niños se adaptaron a las estrictas reglas del convento: despertarse al amanecer, agua fría para lavarse, estudio, oración, pero también mucha humanidad y momentos de ocio. Leone, que se había convertido en Cino Buoncristiani, incluso promovió un torneo de fútbol dentro de los muros del colegio. Ni siquiera su hermano pequeño se aburría: le dio vida a un singular "Lo tengo, lo extraño" con sus amigos del jardín de infantes. El objeto del intercambio: no son tarjetas de fútbol, sino tarjetas sagradas disponibles en grandes cantidades en la casa de las monjas.

A pesar de la aprensión por el destino de los padres, que estaban escondidos en una habitación amurallada en un apartamento de amigos cristianos, la vida de la escuela involucraba y distraía a los dos niños. "Después de las primeras semanas", continúa, "me había adaptado a todas las reglas de la vida en el convento. Desde recitar oraciones en latín, hasta servir la misa". Leone - Cino se distinguió, entre los mejores del colegio: "Siguiendo las recomendaciones de mis padres quise recitar esa pretensión lo mejor posible, hasta el punto de convertirme en el mejor entre los monaguillos: en dos ocasiones importantes como la Navidad y la Pascua -recuerda- fui llamado a servir la misa junto al obispo. Fui elegido entre más de cincuenta niños católicos de la escuela". "Una carta escrita a mis padres con motivo de la Pascua - todavía lo recuerda - es la carta de un niño católico al cien por cien. Pero nunca recibimos presión para convertirnos al cristianismo".

Los recuerdos de Pontecorvo son muchos y vívidos: desde los más bellos como el rostro, "uno de los más bellos que he visto", de una monja que lo cuidó amorosamente cuando estaba en cama con fiebre, hasta los más dramáticos. Un día, subiendo las escaleras del convento, encontró a una señora que sostenía a su hermano pequeño por el brazo diciendo: "Sé quién eres. ¡No eres Bruno Buoncristiani, eres Bruno Pontecorvo! ¡Soy como tú!".  Inmediatamente Leone intervino, liberando al niño llorón de las garras de la mujer.   "Probablemente también era judía, se escapó y no la he visto desde ese día."

Los dos niños derramaron lágrimas de emoción después de la Liberación cuando tuvieron que dejar la casa de las Hermanas Oblatas el 4 de junio de 1944. El corazón de Leone aún estaba lleno de gratitud hacia las monjas. Nunca los volvió a ver. "En medio de tanta controversia, siempre me puse del lado de Pío XII: el Papa abrió las puertas de todos los conventos. Dio instrucciones para ofrecer ayuda a los judíos. Cinco mil fueron protegidos sólo en Roma".

Pontecorvo, aunque confiesa que no comprendió desde un punto de vista histórico la elección del Papa Pacelli de actuar en silencio, reconoce: "Pío XII merece el mayor elogio y gratitud del mundo. La hospitalidad que organizó para los judíos en iglesias, conventos y monasterios fue extraordinaria".

15 enero 2021, 14:01