Buscar

Vatican News
Cristianos y musulmanes siguen siendo los primeros en la lista de grupos religiosos que son blanco de los gobiernos y/o víctimas de la hostilidad social. Cristianos y musulmanes siguen siendo los primeros en la lista de grupos religiosos que son blanco de los gobiernos y/o víctimas de la hostilidad social. 

Crece la intolerancia religiosa en particular contra cristianos y musulmanes

Cristianos y musulmanes siguen siendo los primeros en la lista de grupos religiosos que son blanco de los gobiernos y/o víctimas de la hostilidad social. Lo da a conocer el último estudio publicado por el Pew Research Center de Washington, el respetable instituto de investigación y encuestas de los Estados Unidos que proporciona información sobre los problemas sociales, la opinión pública, las tendencias demográficas en los Estados Unidos y en el mundo.

Lisa Zengarini – Vatican News

La intolerancia religiosa sigue creciendo en el mundo, en particular contra los cristianos y los musulmanes, que siguen siendo los primeros en la lista de grupos religiosos que son blanco de los gobiernos y/o víctimas de la hostilidad social. Es lo que surge del último estudio publicado por el Pew Research Center de Washington, el respetable instituto de investigación y encuestas de los Estados Unidos que proporciona información sobre los problemas sociales, la opinión pública, las tendencias demográficas en los Estados Unidos y en el mundo.

Según los datos recogidos en 2018, los cristianos encabezan la lista de las comunidades religiosas más acosadas, un récord que han mantenido desde la primera investigación realizada por el Centro en 2007. De 2017 a 2018 el número de países en los que sufren alguna forma de hostilidad aumentó de 143 a 145. Los cristianos son seguidos, en el orden, por musulmanes, judíos, "otros" grupos religiosos, secuaces de religiones tradicionales, hindúes, budistas y comunidades no afiladas a ninguna religión.

Concretamente, de los 198 estados examinados, los cristianos son objeto de restricciones y acosos más o menos severos por parte de 124 gobiernos y son precedidos, en este caso, por los musulmanes que los sufren en 126 estados.  Por otra parte, son 104 los países en los que los cristianos son víctimas de abusos y de discriminación social, frente a los 103 en los que lo son los musulmanes.

De manera más general, en el curso de 11 años se ha producido un aumento constante de las restricciones impuestas a las comunidades religiosas en los Estados. En 2018 el índice en este ámbito aumentó 2,9 puntos en una escala de 0 a 10, la más alta desde 2007. El informe relaciona este aumento de la hostilidad en parte con la propagación de los regímenes autoritarios. Entre los diez países con las tasas más altas de hostilidad se encuentran cuatro con regímenes autocráticos, tres con regímenes híbridos y tres con democracias imperfectas, a saber, la India, Sri Lanka e Israel.

Pero la tasa de la democracia no parece explicarlo todo. Los países clasificados como democracias plenas en los que existe una creciente hostilidad contra las comunidades religiosas se encuentran todos en Europa. Son: Dinamarca, Alemania, los Países Bajos, Suiza y el Reino Unido, que han visto una proliferación de incidentes antisemitas y antimusulmanes. Un fenómeno del que ni siquiera Estados Unidos es inmune, que en la clasificación elaborada por el Pew Research Center se encuentra entre los países con restricciones moderadas (índice 2,3).

La región con la tasa más alta de restricciones gubernamentales es el Oriente Medio y África del Norte, que tiene un promedio de 6,2 puntos sobre 10. La región también tiene la tasa más alta de restricciones y acoso contra los cristianos. Sin embargo, el aumento más significativo de la hostilidad religiosa se ha registrado en Asia, de un promedio de 3,8 en 2017 a 4,4 puntos en 2018, con un máximo de 9,3 puntos en China (de los 8,9 en 2017).

Entre los países del mundo que han registrado un aumento más marcado de las restricciones y los abusos se encuentran Corea del Sur y El Salvador. En este último país, las comunidades cristianas son cada vez más víctimas de ataques de la delincuencia organizada.  Incluso en Nicaragua, donde las tensiones entre la Iglesia y el gobierno han aumentado, especialmente después del cambio autoritario del Presidente Daniel Ortega, las violaciones de los derechos humanos contra las comunidades religiosas también están aumentando.

Por último, cabe señalar que la investigación, por otra parte, ha registrado una ligera disminución general del número de países con una tasa "alta" o "muy alta" de hostilidad social hacia las religiones, de 56 en 2017 (28% de los 198 examinados) a 53 (27%). Entre ellos figuran 16 países europeos, 14 de la zona de Asia y el Pacífico y 11 de la región del Oriente Medio y el África septentrional.

 

 

12 noviembre 2020, 14:06