Buscar

Vatican News
seguridad alimentaria seguridad alimentaria  (AFP or licensors)

Covid-19. Migrantes corren un mayor riesgo de inseguridad alimentaria

Un informe de las Naciones Unidas destaca el vínculo entre los conflictos, el hambre, la migración y el desplazamiento, todo ello exacerbado por la actual pandemia de Covid-19. La ONU hace un llamamiento a la comunidad internacional para que apoye urgentemente a las personas vulnerables en los focos de hambre en todo el mundo.

Vatican News

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) instan a la comunidad mundial a que aumente el apoyo humanitario a las personas vulnerables, en particular las afectadas por los efectos de gran alcance de la pandemia de Covid-19.

En una declaración del martes, el Director Ejecutivo del PMA, David Beasley, destacó que el impacto socioeconómico de la pandemia es más devastador que la propia enfermedad.

Muchas personas, señaló Beasley, "en los países de ingresos bajos y medios, que hace unos meses eran pobres, pero estaban a punto de salir adelante, ahora se encuentran con que sus medios de vida han sido destruidos". Además, las remesas enviadas a las familias por los trabajadores en el extranjero también se han agotado, lo que ha dado lugar a un aumento de las tasas de hambre en todo el mundo.

Los organismos de las Naciones Unidas reiteran su preocupación por las personas vulnerables, basándose en las conclusiones de un informe publicado el lunes y titulado: "Poblaciones en riesgo: Implicaciones del Covid-19 en el hambre, la migración y el desplazamiento". El informe evaluó los efectos de la pandemia en la seguridad alimentaria en los puntos de migración y de hambre en el mundo, revelando los vínculos entre ellos, particularmente cuando se combinan con los conflictos, que son un factor importante en el desplazamiento humano.

Efectos de gran alcance del Covid-19

El PMA y la OIM observaron que, dado que muchos países de todo el mundo aplicaban medidas y restricciones para frenar la propagación del coronavirus, las perturbaciones resultantes, entre las que se cuentan las limitaciones a la circulación y la reducción de las oportunidades de trabajar y ganarse la vida, han puesto a prueba la capacidad de los migrantes y las personas desplazadas para costear los alimentos y otras necesidades.

El Director General de la OIM, António Vitorino, señaló que el efecto de la pandemia en la salud y la movilidad humana "amenaza con hacer retroceder los compromisos mundiales, incluidos los del Pacto Mundial sobre Migración". También obstaculiza los esfuerzos en curso para apoyar a los necesitados.

El desplazamiento y el hambre están vinculados

Según el informe, nueve de cada diez de las peores crisis alimentarias del mundo se producen en lugares con el mayor número de desplazados internos. Mientras tanto, la mayoría de los desplazados se encuentran en países afectados por la inseguridad alimentaria aguda y la malnutrición.

Los trabajadores migrantes, especialmente los que trabajan en el sector temporal o informal, se ven particularmente afectados por este estrecho vínculo entre la inseguridad alimentaria y el desplazamiento. Muchos, señalan los organismos de las Naciones Unidas, "no sólo se verán obligados a regresar a sus hogares, sino que también provocarán al menos una disminución temporal de las remesas", que proporcionan a unos 800 millones de la población mundial, cifra que representa una de cada nueve personas.

Al mismo tiempo, las perturbaciones del trabajo agrícola podrían afectar a la elaboración y distribución de alimentos, lo que a su vez podría afectar a la disponibilidad y asequibilidad a nivel local y regional.

Llamamiento a la comunidad internacional

Destacando que los migrantes también contribuyen positivamente a la sociedad, los organismos de las Naciones Unidas piden a la comunidad internacional que promueva su inclusión en los sistemas de protección social.

El PMA y la OIM también esbozaron acciones prioritarias que incluyen asegurar el acceso a la asistencia humanitaria para los migrantes en situaciones vulnerables, prestar apoyo a los desplazados y a sus comunidades de acogida, facilitar el flujo de remesas, asegurar el acceso a servicios e información esenciales para las poblaciones desplazadas.

12 noviembre 2020, 10:42