Buscar

Vatican News
Calentamiento global: la limitación del aumento de la temperatura del planeta es uno de los puntos del Acuerdo de París sobre el clima. Calentamiento global: la limitación del aumento de la temperatura del planeta es uno de los puntos del Acuerdo de París sobre el clima. 

El futuro del clima mundial depende también del voto en los Estados Unidos

El 4 de noviembre los Estados Unidos se retiraron oficialmente del Acuerdo de París sobre la reducción de las emisiones de CO2 y la limitación del aumento de las temperaturas de la Tierra. Pero si Biden se convierte en presidente, ya ha prometido que volverá a entrar en el Acuerdo aprobado por Obama y por los representantes de otras 195 naciones el 13 de diciembre de 2015, hasta hoy no aplicado.

Alessandro Di Bussolo - Ciudad del Vaticano

Incluso en el último cara a cara televisivo del 22 de octubre, los dos candidatos a la Casa Blanca confirmaron sus posiciones sobre la crisis climática. En más de 10 minutos de debate,  Joe Biden destacó que el cambio climático es "una amenaza existencial para la humanidad" y que "tenemos la obligación moral de abordarlo".

El debate de Trump - Biden sobre la crisis climática mundial

Biden reiteró que el primer día después de su posible elección, los Estados Unidos estarán incluidos en el Acuerdo de París sobre la reducción de las emisiones de CO2 y la limitación del aumento de las temperaturas de la Tierra, del que Washington salió oficialmente este 4 de noviembre, siguiendo un procedimiento iniciado hace un año por el Presidente Donald Trump. Por su parte, el candidato republicano está convencido de que el acuerdo, aprobado en París por los delegados de 196 países el 13 de diciembre de 2015, sería el resultado de un complot internacional para perjudicar a los EE.UU., a favor de China.

Debate sobre el uso del petróleo y las energías renovables

El demócrata Biden reiteró entonces su compromiso de alejar la economía estadounidense de la explotación petrolera en favor de energías renovables, que según el ex vicepresidente de Obama crearía millones de puestos de trabajo. Para Trump, sin embargo, este plan causaría un enorme daño a la economía americana, particularmente en los estados productores de petróleo como Texas y Oklahoma. En cuanto a París, el presidente saliente reiteró su convicción de la necesidad de retroceder en el empeño, considerado demasiado costoso. "No sacrificaré decenas de millones de empleos", dijo.

El Acuerdo de París para la reducción de las emisiones de CO2

El Acuerdo de París, firmado al final de la Cop-21 (la conferencia prevista por la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático), es un instrumento fundamental en la lucha contra el calentamiento global y compromete a los 195 países firmantes a reducir sus emisiones de CO2, limitando al máximo el aumento de las temperaturas. Según el tratado, los Estados Unidos deberían haber reducido sus emisiones en un 28% para 2025, con respecto a los niveles del 2005.

Trump, si es reelegido, confirmará la salida del Acuerdo

Trump siempre se ha declarado contrario a este objetivo, considerado perjudicial para la economía americana, y ha intentado renegociarlo sin éxito. En 2017, de hecho, se declaró que el tratado firmado no podía ser cambiado. Por eso los Estados Unidos se han retirado del acuerdo, y el adiós se hizo efectivo el 4 de noviembre. Una reelección de Trump confirmaría la salida de los Estados Unidos del tratado. En la próxima Cop26, que tendrá lugar en Gran Bretaña a finales de 2021, con la copresidencia de Italia, serán China y Europa las que tendrán que trazar el camino hacia una descarbonización de la economía mundial para 2050.

En los Estados Unidos, el 15% de las emisiones mundiales

No son sólo las emisiones de gases de efecto invernadero, cuestión fundamental, las que están en consideración, dado que los Estados Unidos ocupan el segundo lugar después de China en la emisión de gases que alteran el clima, sino que también se perdería el apoyo financiero garantizado por la entonces Secretaria de Estado, Hillary Clinton, a los países más necesitados para la transición a la energía limpia. Varios observadores han señalado que este escenario también causaría graves daños a la economía de los Estados Unidos y al liderazgo mundial de Washington en diversos asuntos diplomáticos.

El Papa: se necesita un "compromiso conjunto" de todos los países

Porque hasta ahora también muchos otros Estados signatarios no han hecho todo lo posible por mantener los compromisos asumidos en París, como confirma a nuestros micrófonos Tomás Insua, director ejecutivo y cofundador del Movimiento Católico Mundial por el Clima (GCCM). El Papa Francisco había temido este riesgo, en el Ángelus del mismo 13 de diciembre de 2015, calificando el acuerdo "histórico", pero subrayando que su aplicación "requerirá un compromiso conjunto y una generosa dedicación por parte de cada uno.".

Insua (Gccm): todavía queda mucho por hacer para cumplir los compromisos

Pidiendo que se preste especial atención a las poblaciones más vulnerables, el Papa de la Encíclica Laudato si' instó a toda la comunidad internacional a continuar con empeño el camino emprendido, en señal de una solidaridad cada vez más activa. Una petición de pasar de las palabras a los hechos, que aún espera ser plenamente acogida por los países firmantes, como señala Tomás Insua.

R. - El Acuerdo de París es el plan de la humanidad para combatir la crisis climática. Una crisis global que necesita una respuesta global de todas las naciones del mundo, coordinadas para resolver este problema.

Si los Estados Unidos, que es el segundo país más contaminante desde el punto de vista de las emisiones de CO2, abandonara el Acuerdo, ¿cuál sería el efecto?

R. - Los Estados Unidos, de hecho, son hoy el primer país, en términos históricos, por contaminación, incluso más que China. Porque lo que importa es la contaminación por CO2 de las últimas décadas y siglos, ya que el dióxido de carbono se acumula en la atmósfera durante mucho tiempo. Las consecuencias de una salida del Tratado son terribles, en realidad, pero la salida formal y diplomática del Acuerdo de París es completamente irrelevante, porque los Estados Unidos ya se fueron hace cuatro años,  el primer día de la Administración Trump siendo el Acuerdo Voluntario. Por lo tanto, en la práctica, no se ha avanzado en cuatro años y una serie de cesaciones de reglamentos ambientales que hacen cada vez más improbable que se logre una emisión cero para 2030-2040.

¿No ha habido ninguna reacción, por ejemplo, de las empresas que ahora están invirtiendo en energías renovables?

R. - El problema es que si estos combustibles fósiles se promueven a nivel gubernamental es difícil actuar para las industrias de energía limpia.

Obviamente, las energías renovables han seguido creciendo mucho, tanto en los Estados Unidos como fuera de ellos, pero todavía no es suficiente, por lo que el resultado de estas elecciones podría afectar realmente a la crisis climática del futuro. Otros países, por ejemplo China, Japón, han establecido objetivos más agresivos a largo plazo, en las últimas semanas y meses. Así que continuamos activándonos pero todavía de forma insuficiente. La humanidad está muy, muy lejos de resolver esta crisis, que es cada vez más grave: estamos muy lejos del objetivo del Acuerdo de París, que es limitar el aumento de la temperatura a 1,5 grados centígrados. Hay mucho trabajo por hacer.

¿Entonces otros estados tampoco han hecho su parte para cumplir los compromisos del Acuerdo?

R. - Hay muy pocos países que han hecho realmente lo que hay que hacer, y esta es también la razón por la que el papel de los Estados Unidos es importante, porque de las decisiones que se tomen en los Estados Unidos podrían  derivar incentivos también a otros países. La crisis climática, si miramos las últimas semanas, es cada vez más grave. Como dice la Laudato que sí, "el grito de la Tierra y el grito de los pobres" es más intenso que nunca. Por ejemplo, en Groenlandia hace un par de meses se publicó un estudio según el cual los glaciares ya han pasado el punto de no retorno. El domingo pasado la tormenta más fuerte de 2020 golpeó a Filipinas, como resultado de la crisis climática, con vientos de 315 km por hora. Más de un millón de personas evacuadas, muchas muertes, en medio del Covid-19... Así que el grito de la Tierra, el grito de los pobres es realmente fuerte. Sí, tenemos que resolver esta crisis y la humanidad debe trabajar unida para encontrar soluciones a este problema.

05 noviembre 2020, 14:40