Buscar

Vatican News
Imagen de archivo Imagen de archivo 

Ante el riesgo de desastres naturales aplicar la ecología integral

La Santa Sede espera que la OSCE mantenga "la buena gestión del medio ambiente en su programa, ya que un enfoque global de la seguridad debe tener en cuenta los numerosos efectos del cambio climático y la explotación del medio ambiente"

Isabella Piro – Vatican News

La ecología integral es el instrumento necesario para contrarrestar el riesgo de desastres naturales. Así lo afirma la Santa Sede en una declaración presentada este 20 de octubre en Viena, durante la reunión para poner en práctica la dimensión económica y ambiental de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Concepto de ecología integral

En particular, la reunión se dedicó al tema "Fortalecimiento de la utilización y la gestión sostenible de los ecosistemas y los recursos naturales como medio para contribuir a la reducción efectiva de los riesgos de desastre". Además, se lee en el documento:

“La Santa Sede vuelve a llamar la atención sobre el concepto de ecología integral, tan a menudo invocado por el Papa Francisco, porque es un enfoque integrado para combatir la pobreza, devolver la dignidad a los excluidos y, al mismo tiempo, proteger la naturaleza”

"Los desastres ambientales – se sigue leyendo en el texto – suelen ocurrir debido a la explotación económica y a la degradación de la Tierra". Pero es evidente que "una economía respetuosa del medio ambiente no tendrá como único objetivo la maximización de los beneficios, ya que la protección del medio ambiente no puede garantizarse sólo sobre la base de un cálculo financiero de los costos y beneficios". 

Velar por los ciudadanos

De ahí la exhortación de la Santa Sede a los Estados que, "como principales responsables de las actividades en su territorio, tienen la responsabilidad de impedir la destrucción de la atmósfera y la biosfera y de velar por que sus ciudadanos no se vean expuestos a contaminantes o desechos tóxicos peligrosos". En nombre del "bien común", la declaración afirma:

“Cada país debe proteger y amar su tierra, de lo contrario las consecuencias de un solo desastre terminarán afectando a todo el planeta”

Por consiguiente, el deseo final de la Santa Sede es que la OSCE mantenga "la buena gestión del medio ambiente en su programa, ya que un enfoque global de la seguridad debe tener en cuenta los numerosos efectos del cambio y la explotación del medio ambiente".

20 octubre 2020, 14:42