Buscar

Vatican News

El calvario de las trabajadoras domésticas etíopes en el Líbano

A causa del coronavirus muchas empleadas domésticas etíopes que trabajaban en el Líbano fueron despedidas sin un sueldo y sin poder regresar a su país de origen.

Ciudad del Vaticano

Mantener el propio puesto de trabajo en tiempos de Covid-19 es una tarea difícil. Se hace imposible si eres una mujer de un país pobre y sirves como empleada doméstica en un país atrapado en una profunda crisis económica y en una tensión social creciente. Ocurre en el Líbano y los protagonistas de este dramático suceso son las empleadas domésticas etíopes que, a causa de la pandemia, se vieron obligadas a vivir en la calle después de que las familias con las que trabajaban los echaran, sin pagarles. Los reglamentos locales no prevén prestaciones de seguridad social para los trabajadores domésticos que, de hecho, dependen de sus empleadores.

Aumento de la pobreza y la violencia

En el pico del Covid-19, muchos de ellos quedaron varados en Beirut, acampados bajo la embajada de Etiopía, sin tener los medios para volver a casa. Tienen entre veinte y treinta años, pero también hay muchos menores entre ellos. Aunque no tienen pasaporte muchas veces, quieren volver a casa aunque sepan que no serán bien recibidos, ya que sus familias se han endeudado para enviarlos a trabajar. Mientras tanto, hay un aumento del crimen organizado en el Líbano, causado por la desesperación de la gente por sus vidas. La moneda local (lira, ndr) ha perdido más del 75% de su valor y el aumento de los precios de los productos de primera necesidad ha superado en algunos casos el 50%.

La pandemia complica la situación laboral

Es fácil que las niñas del Cuerno de África caigan en redes de pandillas y sean explotadas. La ONG italiana Comunità Volontari per il Mondo (CVM) se ocupó de ellas y ofreció asistencia a 649 jóvenes que fueron repatriadas a principios del mes pasado, inmediatamente después de la imposición del "estado de emergencia" para hacer frente a la pandemia, el primero que aplicó el Primer Ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, desde que llegó al poder en abril de hace dos años. Gracias al proyecto "Ciclo de migración segura de las mujeres", financiado por la Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo y realizado en colaboración con Caritas Etiopía, Caritas Líbano y el Centro Misionero Laico Italiano, las antiguas empleadas domésticas pudieron regresar a sus hogares y ser asistidas por una red de voluntarios profesionales, que las han ayudado desde el momento de su regreso hasta hoy.

Cursos de capacitación para facilitar su integración

A su llegada se les entregó la "bolsa de la dignidad", una bolsa que contenía las necesidades básicas, dispositivos de protección contra el coronavirus y una contribución de 3.000 Birr, equivalente a unos 90 euros. También se les ofrecieron cursos de capacitación para facilitar su integración en sus comunidades de origen. "Fue el propio gobierno etíope el que nos pidió que coordináramos el regreso de 649 trabajadoras domésticas, que fueron repatriadas en vuelos especiales desde el Líbano", dice Attilio Ascani, coordinador de las actividades de la CVM en Italia.

Ayudarlas a construir un futuro digno

"Después se les puso en cuarentena en Etiopía y les ayudamos a volver a casa con una sonrisa en la cara, también porque son niñas que lo han perdido todo". Ascani dice que está satisfecho con el trabajo realizado y explica: "Lo pasamos muy bien con ellos. Fue una experiencia maravillosa poder ayudarles. Lo que tenemos que hacer ahora es contactar con ellos uno por uno, para tratar de darles una perspectiva para el mañana, porque de lo contrario volverán a la situación inicial de la que partieron. Debemos ayudarles a encontrar los instrumentos de microcrédito y el apoyo financiero de las autoridades locales para que puedan construirse un futuro en su país. Si quieren seguir siendo trabajadoras domésticas, les ofrecemos la posibilidad de formarse, de mejorar sus competencias y de poder reintegrarse al mercado de trabajo, pidiendo un salario justo y el reconocimiento de su dignidad como trabajadoras".

13 julio 2020, 13:54