Vatican News
2019.03.12 sovraffollamento carceri, prigione, carcere 2019.03.12 sovraffollamento carceri, prigione, carcere 

Brasil. Padre Graziola: La verdadera pandemia es la indiferencia

Gianfranco Graziola, misionero de la Consolata relata al periódico L’Osservatore Romano las difíciles condiciones en que viven los privados de libertad en las cárceles de Brasil. “Las prisiones vacían a la gente en la nada, convirtiéndose sólo en lugares de castigo y control, especialmente de los más pobres y los jóvenes de los suburbios".

Ciudad del Vaticano

El Padre Gianfranco Graziola, misionero de la Consolata durante veinte años en Brasil, director-presidente de la Asociación de Apoyo y Acompañamiento (Asaac) dentro de la pastoral penitenciaria nacional brasileña relata al "Osservatore Romano", las difíciles condiciones de los presos y reclusos en este particular momento de emergencia sanitaria por la pandemia covid-19, que ha causado en el país sudamericano más de 2. 442.000 infectados y más de 87.600 muertos. "Tenemos que enfrentarnos juntos", explica, "para evitar el descontento de la población que, además de tener miedo al coronavirus, corre el riesgo de morir de hambre". La Iglesia hace todo lo posible para ayudar, pero no basta con eso. Las instituciones deben participar".

"Es un gran error pensar que encerrar a un individuo en prisión puede resolver los problemas de la sociedad. Dentro de las prisiones el ser humano ya no se controla a sí mismo; las prisiones vacían a la gente en la nada, convirtiéndose sólo en lugares de castigo y control, especialmente de los más pobres y los jóvenes de los suburbios", afirma Graziola.

¿Cuál es su compromiso con una prisión con rostro humano?

La pastoral carcelaria en el Brasil es totalmente diferente de otras experiencias en el mundo, especialmente en Europa, los Estados Unidos de América, Asia y Oceanía y la propia América Latina, donde trabaja el capellán de la prisión, una figura inexistente en nuestro país. Aquí la pastoral carcelaria es llevada a cabo por el Pueblo de Dios, laicos, religiosos y religiosas consagrados, sacerdotes y obispos que visitan semanal, quincenal o mensualmente las penitenciarías de los veintisiete estados de Brasil y del distrito federal donde se encuentra la capital, Brasilia. Hay una coordinación nacional que a su vez se ramifica a nivel estatal, regional y diocesano. El gran desarrollo de la pastoral carcelaria en su forma actual comenzó con la Campaña de Fraternidad de 1997 cuyo tema era: "Fraternidad y Prisioneros" y el lema "Cristo libre de todas las prisiones". Pero hay otro acontecimiento, la "Masacre de Carandiru" en la que, el 2 de octubre de 1992, 111 prisioneros de la entonces institución penitenciaria fueron cruelmente asesinados por la policía militar. Hoy en día, en este lugar, bañado en la sangre de muchos hermanos, se encuentra el parque juvenil que lleva el nombre del difunto cardenal Paulo Evaristo Arns. La pastoral carcelaria en Brasil tiene como principio básico y como objetivo la construcción de un "Mundo sin cárcel" refiriéndose al discurso de Jesús en la sinagoga de Nazaret (Lucas 4, 18-19) y a la carta de São Paulo a los Gálatas 5, 1. La propia encíclica Laudato si’ viene a reforzar aún más esta convicción nuestra al afirmar la necesidad de una conversión ecológica integral.

¿Cuál es su relación con las familias de los prisioneros?

La rutina diaria del ministerio de la prisión es visitar a nuestros hermanos y hermanas en la cárcel poniendo en práctica el Evangelio: "Estuve en la cárcel y ustedes vinieron a visitarme" (Mateo 25:36). Por eso los agentes pastorales, cuando entran en prisión, van al encuentro de Jesús y lo escuchan para captar la presencia misericordiosa de Dios. El crecimiento desproporcionado en las últimas décadas del número de reclusos (700%) ha llevado a la creación del departamento "Mujer Presa", que cuenta con un coordinador nacional. La celebración en 2017 del 300 aniversario del redescubrimiento de la imagen de Nuestra Señora en el río Paraíba, al norte del estado de San Pablo, de ahí el nombre de "Aparecida", nos inspiró a celebrar este jubileo pensando en "María y los Matrimonios en la cárcel", no sólo los reclusos, sino todas las madres, esposas, hijas, hermanas que semanalmente hacen cola frente a las prisiones llevando consigo el estigma de una sociedad desigual y selectiva. Esto ha dado lugar a una nueva dimensión de la pastoral carcelaria que es una relación con las familias de los reclusos y presos que contribuye a su organización en asociaciones, implicándolos y haciéndolos protagonistas del proyecto "Mundo sin cárcel".

¿Qué es lo que haces específicamente?

Las pastorales inspiradas en la Doctrina Social de la Iglesia, y que en el Brasil se agrupan en la Comisión Episcopal de Pastoral para la Acción Socio-transformadora, deben contribuir, a partir del Evangelio, a una transformación efectiva de la sociedad construyendo lo que San Pablo VI llamó la "Civilización del Amor". Conscientes, como dijo Montini, de que la proclamación de la Buena Nueva va de la mano de la promoción humana, no podemos dejar de ocuparnos de la política, el bien común, la más alta expresión de la caridad, luchando contra las causas que conducen a la prisión masiva como lo hace con los traficantes y los consumidores de drogas. Por esta razón, a partir de 2013, junto con las organizaciones de la sociedad civil, hemos identificado una serie de puntos, llamados "los diez mandamientos de la pastoral carcelaria", que hemos incluido en la "agenda del desencanto del pelo", "agenda para la liberación".

¿Cuáles son los puntos centrales?

El documento abarca los temas cruciales del sistema penitenciario y hace algunas demandas como la suspensión de los fondos para la construcción de nuevas unidades; la reducción de la población carcelaria y la violencia producida en las instituciones penales; cambios en la ley para limitar la prisión preventiva; cambios en la política de lucha contra las drogas; racionalización del sistema penal; apertura a los mecanismos de control social; prohibición de la privatización del sistema; prevención y lucha contra la tortura; desmilitarización.

¿Cómo se percibe su actividad en las instituciones penales?

Hoy en día la pastoral carcelaria goza de la confianza tanto de los presos como de sus familias, y tiene una credibilidad que se ha ido construyendo a lo largo del tiempo incluso en los campos estrictamente legales y técnicos. Esto asegura que sea respetado por las instituciones y por las numerosas organizaciones civiles y no gubernamentales que siguen los asuntos penales. Denunciamos constantemente el hacinamiento, que es el resultado de un proceso de detención masiva que viola la constitución y la burocracia del sector. De hecho, en las cárceles brasileñas tenemos un buen 40% de presos, y en algunos estados como el Amazonas incluso un 60%, que son "provisionales", es decir, que aún no han sido escuchados por un juez o están a la espera de una sentencia definitiva.

Recientemente miles de prisioneros han sido liberados por temor a que el coronavirus se propague más. ¿No cree que esto podría aumentar la violencia en el país?

La situación carcelaria en Brasil es muy mala: hay una falta de servicios básicos como la atención médica, la higiene, la alimentación sana y el mantenimiento de los edificios. Por ejemplo, cuando se visitó una institución con capacidad para 140 personas, había 1.400 presos, muchos de los cuales sólo deberían haber sido objeto de políticas sociales.

En su opinión, ¿es necesario, en tiempos de pandemia, que la política intervenga para determinar normas ad hoc acordes con las actuales circunstancias de emergencia?

Para remediar esta realidad y responder a los graves problemas sociales, los gobiernos están pensando en resolver los problemas confiando la gestión del sistema penal a particulares. No queremos ver las masacres dentro de las prisiones como las que ocurrieron en Manaos en 2017 y 2019. Las organizaciones pastorales y otras continúan denunciando la explotación y comercialización de un sistema carcelario cada vez más cruel e inhumano.

Brasil es el segundo país más afectado del mundo por el covid-19: ¿alguien piensa en los presos y las familias?

En realidad, el sistema penitenciario experimenta constantemente varias formas de pandemia. El último ejemplo se encuentra en Boa Vista, en el estado de Roraima, donde se ha registrado una epidemia de sarna en la prisión agrícola de Monte Cristo desde 2019. Sólo la denuncia de los familiares, apoyada por la pastoral penitenciaria, ha logrado evitar un elevado número de muertes, que desgraciadamente también en esta ocasión no se echaron en falta. En los últimos meses, además de la preocupación por la llegada del covid-19 a las prisiones brasileñas y el elevado número de infecciones y víctimas, lo que nos preocupa a nosotros y a las familias de los reclusos es el ambiente insalubre, las condiciones alimentarias y sanitarias y la imposibilidad de visitar a los presos. Durante meses, miles de familias no han tenido noticias de sus seres queridos. Por esta razón, el Defensor del Pueblo, algunas organizaciones de la sociedad civil y el ministerio de prisiones han pedido que se instalen teléfonos públicos en las unidades penitenciarias.

El Papa Francisco ha reiterado en varias ocasiones que el hacinamiento es un problema que afecta a varias partes del mundo. ¿Brasil es ciertamente un país en riesgo?

La reciente liberación de varios cientos de prisioneros y reclusos ha sido calificada por la prensa como un grave peligro. Sin embargo, la realidad es bastante diferente. El virus está causando miles de muertes. La violencia en la sociedad no es causada por la liberación de los prisioneros, sino por otros factores. Esto nos lleva a pensar que la verdadera pandemia no es más que la indiferencia repetidamente denunciada por el Papa.

Recientemente, se ha enviado a todos los trabajadores de la prisión una encuesta anónima en línea sobre la situación de las mujeres y, en particular, de las madres en prisión con sus hijos. ¿Qué piensas de esto?

Un capítulo importante de la situación actual es la realidad del mundo femenino en la cárcel que sufre doblemente. Visito semanalmente la mayor prisión de mujeres de Brasil con más de 2.000 reclusas, en São Paulo, y desde el diálogo y la escucha siempre siento una gran preocupación por mis hijos. Muchas madres, encerradas en celdas, no pueden abrazar a sus hijos. Por el momento, las leyes permiten el arresto domiciliario sólo para las mujeres embarazadas y las madres con hijos de hasta 12 años. Creemos que salir de la cárcel es la forma correcta de crear una nueva sociedad porque, ¿quién mejor que una madre para criar a sus hijos? Tal vez, en lugar de juzgar y condenar, se nos pide que trabajemos para crear políticas públicas que den a las mujeres la oportunidad de hacer una nueva vida por sí mismas.

Hablando de detención, te refieres a Laudato sí. ¿Por qué?

El tema de la prisión es una pandemia pre-covidencial que la hace aún más actual y llama nuestra atención. Se necesitan políticas públicas serias para superar y curar la pandemia que es la prisión. Debemos trabajar por un "Mundo sin Prisión". Como recuerda el Papa en su encíclica, debemos comprometernos con una ecología integral, salvaguardando la casa común para el "buen vivir" de todos.

29 julio 2020, 10:44