Buscar

Vatican News

EE.UU. Ciudades en crisis después de la muerte de otro hombre negro por la policía

Se espera que continúen las protestas y expresiones contra el racismo en los EE. UU. y en todo el mundo después del segundo asesinato de un hombre negro en los Estados Unidos. Las autoridades estadounidenses dicen que un oficial de policía de Atlanta fue despedido luego de haber disparado a Rayshard Brooks, de 27 años, durante el fin de semana. Un segundo oficial ha sido puesto en licencia administrativa.

Por Stefan J. Bos

Brooks recibió un disparo mortal fuera del restaurante Wendy’s que fue incendiado el sábado por la noche después de otras protestas contra el asesinato del 25 de mayo de George Floyd en Minneapolis. Es probable que el último asesinato alimente los llamados a una mayor lucha contra el racismo y las manifestaciones mundiales, incluso en Europa, donde las autoridades británicas anunciaron la detención de más de 100 personas después de las violentas protestas en Londres el sábado pasado.

Los enfrentamientos eclipsaron las protestas pacíficas contra el antirracismo en Londres. Cientos de activistas de derecha han llegado, en sus palabras, a "proteger" monumentos y estatuas a los que los manifestantes antirracistas atacaron recientemente por tener vínculos con la esclavitud y el colonialismo británico.

Provocaron a los manifestantes de Black Lives Matter con la policía luchando por bloquearlos. En medio de las luchas, la policía británica finalmente detuvo a más de 100 personas entre los manifestantes, incluidos activistas de extrema derecha. En otra parte, la policía francesa se enfrentó con activistas que protestaban en París contra el racismo y la presunta brutalidad policial.

La policía utilizó gases lacrimógenos contra los manifestantes que arrojaban piedras y que intentaron celebrar una marcha prohibida. Los enfrentamientos fueron los últimos de una serie de protestas que se extendieron a nivel mundial, seguidos por el asesinato de Floyd, desarmado por la policía en los Estados Unidos.

Se esperaban más tensiones cuando aparezcan las noticias el domingo, después del disparo fatal de Rayshard Brooks durante el fin de semana.

El jefe de policía renuncia

Además de que la policía enfrenta un proceso judicial, el jefe de policía de Atlanta renunció. La alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, había pedido que se despidiera al oficial que le disparó a Brooks el viernes por la noche. La alcaldesa dijo que no creía que fuera “justificado el uso de la fuerza letal".

Pero los asesinatos han subrayado preocupaciones globales más amplias: las heridas de la historia colonial y la esclavitud aún no se han curado por completo en los Estados Unidos y muchas otras naciones.

Políticos y activistas han pedido el fin de la discriminación racial en curso dentro de las fuerzas policiales. Sin embargo, la policía también ha participado en el debate.

La policía francesa mostró su enojo y arrojó sus esposas durante el fin de semana, diciendo que se sienten "insultados" por las afirmaciones de que toleran la brutalidad y el racismo. La policía que protestaba también condujo un convoy por los Campos Elíseos en el centro de París el viernes, haciendo sonar sus bocinas.

Rechazaron cualquier paralelismo con los agentes de policía de Minneapolis, el arresto de George Floyd y su muerte fatal, que han provocado la ola de protestas contra el racismo en todo el mundo.

En Washington D.C. miles de personas rezan contra el racismo y violencia policial

Según informa la agencia EFE, Miles de personas se congregaron este domingo en el centro de Washington para rezar contra el racismo y la brutalidad policial, en una marcha religiosa que demostró la diversidad y amplitud del movimiento impulsado en EE.UU. por el homicidio de George Floyd y otros afroamericanos.

Los manifestantes se citaron a las 06.00 de la mañana (10.00 GMT) ante el Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericanas, en el centro de la ciudad, y marcharon hasta situarse enfrente de la Casa Blanca, en un tramo de calle recién bautizado como la plaza "Black Lives Matter" ("Las vidas negras importan").

"Queríamos convocar algo que no solo estuviera impregnado de rabia, sino que integrara nuestra fe", dijo uno de los organizadores de la marcha, el reverendo Howard-John Wesley, de la iglesia bautista Alfred Street de Alexandria (Virginia).

"Rezamos para que toques los corazones de esta nación. Oh, Dios, muéstrate fuerte, muéstrate en Mineápolis, en Atlanta, en Washington. Señor, quiero ver a mis hijos crecer", proclamó Wesley durante su sermón ante la multitud en la plaza de "Black Lives Matter".

15 junio 2020, 11:13