Buscar

Vatican News
2020.06.18 diritto alla educazione 2020.06.18 Entreculturas y el derecho a la educación 

"Sin Escuela, Sin Refugio": rueda de prensa virtual organizada por Entreculturas

Este 20 de junio, se celebra el Día Internacional de las Personas Refugiadas, en este contexto Entreculturas tuvo ayer una rueda de prensa virtual, con el título: "Sin Escuela, sin refugio". Según la organización, en el mundo hay más de 7 millones de niños y niñas refugiados en edad escolar. Cerrando las escuelas como medida de prevención contra el coronavirus, se ha dejado, a muchos niños sin su “refugio, sin su espacio de protección y de aprendizaje, sin su espacio para ser niños o niñas”. Entreculturas recuerda que sin la escuela vuelven a estar más expuestos a situaciones de violencia, no pueden acceder a alimentarse, tener acceso al agua potable y, por supuesto, a la educación.

Ciudad del Vaticano

"La escuela, no es solo una escuela. La escuela es un camino seguro, es un día sin violencia, es una oportunidad para elegir un futuro, es un sueño por cumplir, es dignidad y respeto, es valiente, acoge y defiende. La escuela es tierra sagrada, es posibilitadora de oportunidades y refugio para millones de niños y niñas".

La Asociación Entreculturas llevó a cabo ayer una rueda de prensa virtual con el título: "Sin Escuela, sin refugio".  Un evento organizado en el ámbito del Día Internacional de los Refugiados instituido por la ONU y que se celebrará el 20 de junio.

En la rueda de prensa participaron, Lucía Rodríguez, Responsable de Incidencia en Entreculturas; Luca Fabris, Responsable Cooperación Internacional África en Entreculturas; Elena González, Directora Programas Servicio Jesuita a Refugiados en Chad; Farida Fadoul Nasser, menor refugiada urbana en Yamena, Chad; Rayhana Itani, Coordinadora pedagógica del Servicio Jesuita a Refugiados en Líbano en Baalbek;  Óscar Javier Calderón, Director Regional Servicio Jesuita a Migrantes Latinoamérica y Caribe.

Situación de los niños refugiados en el mundo

Entreculturas presentó ayer “Sin Escuela, Sin Refugio” para “reivindicar que se garantice el derecho a la educación en situaciones de conflicto y refugio”. Según un comunicado de la organización, la mitad de las personas refugiadas en todo el mundo son menores.

Rueda de prensa de Entreculturas

En medio de la pandemia, la migración continúa, porque siguen los conflictos internacionales e internos. Según datos de Entreculturas, desde hace 10 años la cifra de personas desplazadas forzosamente no ha parado de aumentar, hasta alcanzar los actuales 70'8 millones. 1 de cada 4 niños y niñas sin escolarizar vive en un contexto afectado por crisis.

“Vivir en situación de desplazamiento forzoso supone, para un menor, haber perdido su casa, su familia, enfrentarse a situaciones de violencia y al riesgo de sufrir abusos, explotación, tráfico o reclutamiento militar”. Los refugiados, según datos de Entreculturas, cuentan con muchas dificultades para poder comer, acceder a agua potable y a la educación: de los 7,1 millones de niños, niñas y adolescentes refugiados en edad escolar, 3,7 millones no van a la escuela. Al no asistir al centro educativo, los menores refugiados regresan a una situación de violencia, abuso y explotación, y vuelven a tener más dificultades para poder comer o acceder a agua potable. “La escuela es su lugar seguro, su refugio ante las dificultades que viven. La escuela les permite también acceder a la alimentación y a un espacio de paz y juego, donde volver a ser niños”, se lee en el texto.

El cierre de escuelas por el coronavirus conlleva graves consecuencias

En la rueda de prensa se presentó el caso de Farida Fadoul Nasser que desde que comenzó la pandemia estudia en casa con la ayuda de su hermana mayor que va a la universidad y puede ayudarle con los deberes. Farida tiene 15 años y va al Instituto Kowetien en Yamena, Chad, donde llegó junto a su familia hace seis años desde República Centroafricana.

Los expertos por su parte, dieron datos alarmantes que ha dado la ONU, sobre la situación de la mayoría de niños y niñas refugiados. Y cómo “el cierre de las escuelas provocado por la covid19  tiene consecuencias devastadoras en sus vidas: dificultando que puedan continuar formándose, afectando a su alimentación diaria, ya que muchos menores realizan la comida fuerte del día en la escuela, obstaculiza también el acceso a agua potable, influye directamente en su desprotección frente a la violencia y en el aumento de los abusos y la explotación y en concreto, para las niñas, supone una mayor exposición a la violencia física y/o sexual y el aumento de embarazos precoces, matrimonios infantiles o mutilación genital femenina”.

Chad, Colombia y Líbano

La Asociación, ha seguido dando educación a muchos de estos menores, en medio de la pandemia, garantizándoles “una mínima cobertura educativa a través del fomento de la educación online y radial, así como la distribución de bienes de primera necesidad, como agua, medicamentos, kits higiénicos preventivos y comida para el alumnado y sus familias o también atendiendo, acompañando, dando seguimiento a las víctimas de violencia a través del teléfono” explicó Luca Fabris, Responsable de Cooperación para África de Entreculturas. Tras presentar tres realidades en donde Entreculturas trabaja constantemente: la de las niñas refugiadas en Chad, la del refugio en frontera en el caso venezuela, y la de las víctimas del conflicto sirio refugiadas en Líbano” señaló Luca Fabris.

Venezuela: atención y acogida en las fronteras con Colombia y Brasil

La crisis de Venezuela ha provocado el mayor desplazamiento de personas en Latinoamérica en su historia reciente. El 82% de los migrantes y refugiados venezolanos se están quedando en los países de la región, como Colombia o Brasil, se lee en el comunicado, estas personas no solo están más expuestas a los riesgos por la propagación de la pandemia y están muy necesitadas de bienes básicos, sino que es urgente, además, poder escolarizar a los miles de niños y niñas refugiados venezolanos y poder incorporar a los jóvenes a los sistemas nacionales de formación técnica, lo señaló Óscar Javier Calderón, Director Regional Servicio Jesuita a Refugiados Latinoamérica y Caribe que atiende a más de 3000 personas a través de la distribución de alimentos y de ayudas para el alojamiento, el transporte y la compra de medicamentos o atención médica.

Datos alarmantes de la ONU

 “Según cifras de Naciones Unidas en los últimos 12 meses 243 millones de niñas y mujeres en el mundo han sufrido violencia física y/o sexual por parte de su pareja o de alguna persona cercana. Son cifras de la pandemia de discriminación y violencia que ya sufren millones de niñas y mujeres en el mundo. Los contextos de emergencia y en particular las crisis sanitarias, como ya ocurrió durante la crisis del ébola 2014-2016, aumentan su vulnerabilidad y las expone a sufrir mayor violencia física y/o sexual, embarazos precoces, matrimonio infantil o mutilación genital femenina como consecuencia del aumento de la pobreza, el aislamiento, y el abandono escolar”.

Además, según Naciones Unidas, se prevé que “el efecto total de la pandemia de COVID-19 podría resultar en 13 millones de matrimonios infantiles adicionales y, debido a la interrupción de programas de prevención, podrían darse 2 millones de casos de mutilación genital femenina en la próxima década que se podrían haber evitado”.

La educación: derecho imprescindible

La educación debe ser preservada como un derecho imprescindible dentro de cualquier respuesta humanitaria que se dé a una emergencia o crisis. La campaña presentada por Entreculturas hace una propuesta con dos palabras: Incide y Expresa. “Para incidir, hacemos una serie de recomendaciones a los Gobiernos, entre las que quiero destacar: que inviertan y garanticen el derecho a la educación gratuita, obligatoria y de calidad para los niños, niñas y jóvenes refugiados y migrantes, que diseñen, apoyen e implementen políticas y programas de acción humanitaria que prioricen la educación como elemento de protección, normalización y construcción de una cultura de paz y reconciliación y que garanticen las escuelas como espacios seguros y de protección, que no se utilicen para fines militares, que alineen sus políticas de cooperación y acción humanitaria con la Declaración sobre Escuelas Seguras, acuerdo internacional para proteger la educación de ataques, que destinen el 6% del presupuesto de acción humanitaria a la educación en emergencias, ya que debe ser un pilar fundamental de la acción humanitaria”, explicó Lucía Rodríguez, Responsable de Incidencia de Entreculturas.

Además, Entreculturas España dijo que es necesario comprometerse con la financiación de los fondos multilaterales que están abordando situaciones de emergencia educativa como Education Cannot Wait (ECW) y la Alianza Mundial por la Educación (AME), velar por la protección de los menores refugiados y migrantes en todo momento y se aseguren de que no son separados de sus padres o de reunirlos con ellos lo antes posible, reforzar la hospitalidad en la sociedad, fomentando la comprensión de las migraciones desde sus causas, la empatía y apertura de las sociedades de acogida, previniendo el racismo y la xenofobia y fomentando la convivencia intercultural y unir fuerzas junto al resto de la comunidad internacional para frenar los conflictos armados que originan desplazamiento, vulnerabilidad y reclutamiento de menores y cooperen para luchar conjuntamente contra la Covid-19 y sus consecuencias, especialmente en los contextos más vulnerables.

Sobre la palabra Expresa, la campaña promocionada por Entreculturas, dijo que no sólo las personas con responsabilidades políticas pueden hacer algo. De hecho, lo harán en la medida en que la ciudadanía se lo demande. Y ante estas cuestiones que son globales, la ciudadanía del mundo ha de estar unida y expresarse como una verdadera sociedad global. A través de www.escuelarefugio.org Entreculturas está invitando a mostrar adhesiones para la incidencia política, a trabajar una unidad didáctica para poder iniciar con los más jóvenes un proceso de reflexión en torno a esta materia, o compartir la campaña y sensibilizar sobre la realidad de las personas refugiadas y desplazadas y la doble importancia de la educación realizando el símbolo de una escuela y colocándola en tu ventana o en tu balcón. También existe la posibilidad de realizar una donación para que Entreculturas puede seguir defendiendo el derecho a la educación en cualquier circunstancia.

 

Photogallery

"Sin Escuela, Sin Refugio": rueda de prensa virtual organizada por Entreculturas
18 junio 2020, 13:15