Buscar

Vatican News

Ambiente: crece la conciencia sobre las emisiones pero no es suficiente

Cinco años después de la encíclica "Laudato si" y el acuerdo climático de París, muchos optan por no invertir en combustibles fósiles. El objetivo final está programado para el 2050, pero el progreso es lento y no muy valiente.

Michele Raviart - Ciudad del Vaticano

El 2020 iba a ser el año en que se producirían los primeros efectos de las políticas de reducción de las emisiones de dióxido de carbono para prevenir el cambio climático. De hecho, el acuerdo climático de París preveía limitar el aumento de la temperatura a un máximo de un grado y medio. Un objetivo que no se ha logrado a pesar de que, como demuestran los resultados de la "Semana Laudato si" que acaba de terminar, la conciencia de "descarbonizar" la economía y el suministro de energía ha aumentado en general.

El compromiso de las instituciones y las conferencias episcopales

En una declaración, 42 instituciones religiosas de diferentes denominaciones votaron un documento en el que se comprometían a eliminar las inversiones vinculadas a los combustibles fósiles, seguido de varias conferencias episcopales, la última de las cuales fue la de Filipinas. Un camino importante y necesario, explica a Vatican News Andrea Masullo, director científico de Greenaccord:

"Por descarbonización se entiende esencialmente dos modos. La primera es no utilizar combustibles fósiles y, por lo tanto, no aumentar las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera y la segunda, igualmente importante, es restar a la atmósfera el dióxido de carbono ya emitido en años anteriores, con actividades como la plantación de árboles o el uso de materiales de construcción que contengan mucho carbono", explica Masullo.

"Esto está todavía poco explorado y poco practicado, pero es lo más importante para el futuro si queremos reducir el impacto del cambio climático".

- Técnicamente, ¿cómo podemos empezar a descarbonizar la economía y el suministro de energía?

De nuevo tenemos otros dos caminos. Eficiencia, es decir, reducir el consumo de energía, lo que significa no sólo hacer más eficiente los aparatos que usamos ahora, sino también crear nuevas herramientas. Por ejemplo, tener eficiencia de carbono en el transporte significa no utilizar vehículos que usan combustibles fósiles. Pero también hay que prestar atención a las "soluciones críticas" como el coche eléctrico, porque depende de cómo se produce la electricidad, de lo contrario se convierte en una "pro forma" porque si usamos combustibles fósiles para producir la electricidad que ponemos en los coches, quizás paradójicamente aumentamos las emisiones. Así que lo fundamental es suministrar al sistema energético energía renovable.

- La comunidad internacional se ha movido con acuerdos, el más conocido tal vez sea el Acuerdo de París, en 2015 y se suponía que comenzaría a entrar en vigor este año, en 2020. ¿En qué punto  estamos?

Lamentablemente, aparte del paréntesis de esta terrible situación que estamos viviendo y también de una mitigación debida a la crisis económica previa a la pandemia, las concentraciones de Co2 en la atmósfera no están disminuyendo. Por el contrario, en los últimos años han superado un importante umbral para los climatólogos, que es de 400 partes por millón, un umbral sin precedentes que nos lleva a escenarios muy, muy difíciles.  Necesitamos una desaceleración urgente y los acuerdos no están produciendo actualmente los efectos deseados. La Unión Europea se ha dotado de varias iniciativas, la más importante de las cuales es la obligación de elaborar "planes energéticos y climáticos" para todos los países miembros. 

- Esta semana recordaron los 5 años de la publicación de la encíclica del Papa Francisco "Laudato si", que entre los temas también trata de la energía renovable. A este respecto hay muchas instituciones católicas que han anunciado la desinversión de los combustibles fósiles. ¿Qué significa esto?

La mayoría de los productos financieros internacionales se refieren directa o indirectamente a las actividades de extracción de combustibles fósiles. Durante muchos años y aún parcialmente, aunque de manera más mitigada, son instrumentos muy rentables. Desinvertir significa excluir este tipo de inversión y tal vez financiar actividades relacionadas con las fuentes renovables que también están empezando a ser muy rentables, como en el caso de la energía eólica, que ya está próxima a su madurez, o la energía fotovoltaica, ya plenamente desarrollada.

- ¿Cuánto tiempo llevará técnicamente convertir todo este sistema de suministro?

La Unión Europea ha fijado un importante objetivo de reducción de las emisiones en un 80% para 2050.

Es un objetivo definitivo y decisivo y sólo faltan 30 años. Creemos que este es realmente el último recurso. Se puede hacer. 30 años, con la innovación tecnológica que está funcionando especialmente en las fuentes renovables puede ser un período ciertamente suficiente, pero hay que moverse rápido.

 

Lea nuestras historias de Fe y Acción: "nuestras vidas en tiempos de coronavirus"

28 mayo 2020, 07:47