Buscar

Vatican News
Unicef niños covid coronavirus Un parque de juegos para niños en Italia vacío  (ANSA)

Unicef, el Covid19 "a medida de niño"

Esperanza, buenos ejemplos, buena voluntad: esto es todo lo que puede surgir de la historia de estos días de pandemia y esto es lo que Unicef pide que se comunique a los niños que se encuentran viviendo en casa durante tanto tiempo. Por lo tanto, la familia puede ser un recurso. No a las ansiedades y los mensajes dramáticos de los medios, sin ocultar la verdad.

Marina Tomarro - Ciudad del Vaticano

Explicar la verdad sobre el Coronavirus a los niños: ellos también tienen el derecho de ser informados adecuadamente sobre lo que está sucediendo en el mundo, pero al mismo tiempo es responsabilidad de los adultos protegerlos de la angustia. Para hacer frente a esta compleja realidad, consecuencia de la actual pandemia, Unicef ha publicado un Vademécum en ocho puntos, para explicar cómo contar a los niños lo que está sucediendo en diferentes países, con palabras sencillas, sin ocultar la verdad, pero tratando de no asustarlos. "Son ocho simples puntos - explica Andrea Iacomini, portavoz de Unicef Italia - para ayudar a ambos padres en sus nuevas tareas y a los niños a entender por qué ya no van a la escuela y no pueden reunirse con sus amigos como lo hacían hasta hace algún tiempo".

Hablar clara y sinceramente

La primera sugerencia del Vademécum es animar a los niños a que hablen sobre el tema, tratando de entender lo que han podido comprender sobre la actual pandemia, poniéndose a su disposición para aclarar sus dudas, o para que hablen con sus profesores si lo desean. Iacomini destaca la importancia de utilizar un lenguaje apropiado para su edad, prestando mucha atención a sus reacciones y al nivel de ansiedad que alcanzan. "En estos días en que estamos todos juntos en casa", explica, "sucede que vemos la televisión todos juntos. Hay que prestar atención a su percepción de los numerosos reportajes televisivos sobre el coronavirus para evitar que, sobre todo si son pequeños, puedan tener la idea de estar constantemente en peligro. Si es posible, tratemos de no someterlos a este bombardeo televisivo, distrayéndolos con actividades relajantes y alternativas a la televisión, esperando que la programación televisiva vuelva a su normalidad".

Construir un mundo mejor con ellos

El Vademécum también sugiere, entre otras cosas, que se relaten a los niños y jóvenes las historias de los trabajadores de la salud, los científicos y los jóvenes que trabajan incansablemente y con compromiso para detener la epidemia y mantener la comunidad lo más segura posible. "Explicarle a un niño -afirma Iacomini- que un médico puede ser como Superman o la Mujer Maravilla que salva tantas vidas, es algo extraordinario y tranquilizador para ellos. Al mismo tiempo, llevar estos ejemplos a los chicos más grandes despertar un sentimiento de admiración por aquellos que están dispuestos a perder sus vidas para salvar a los demás y puede servir de inspiración para una futura vocación profesional. Probablemente así es como crearemos un mundo mejor cuando todo esto termine.

Un momento para conocerse mejor

Y en este período de cuarentena - como también afirmó el Papa en la homilía de hoy en la Casa Santa Marta - en el que se pasa tanto tiempo en casa y quizás "el único horizonte abierto es el balcón, es en el seno de la familia donde se encierra tanta riqueza". Este momento también puede convertirse en un tiempo precioso para conocerse más entre padres e hijos, para aprender a comunicarse con un nuevo idioma. "A menudo, debido a nuestras agitadas vidas no nos detenemos mucho para hablar con nuestros hijos -señala de nuevo Iacomini-, por lo que aprovechemos todo este precioso tiempo que tenemos que pasar juntos. Conocer mejor a un hijo nos ayudará incluso después, cuando vuelva a caminar libre por los caminos de su vida que nosotros también habremos tenido la oportunidad de comprender mejor".++

21 marzo 2020, 13:43