Buscar

Vatican News
2019.06.14 Ospedale Pediatrico Bambino Gesù Logotipo del Hospital  (Vatican Media)

Bambino Gesù de Roma: Esperanza en la lucha contra la leucemia

Nueva técnica para depurar la sangre. Un chico de 14 años tratado con éxito, por primera vez en el mundo, con terapias que evitan los efectos secundarios de la inmunoterapia. La Dra. Gabriella Bottari afirma que esta técnica permite, entre otras cosas, no tener que suspender el tratamiento antitumoral

Eliana Astorri y Marco Guerra – Ciudad del Vaticano

En el Hospital Infantil Bambino Gesù de Roma se obtuvo el primer caso en el mundo de un adolescente con leucemia aguda y que se curó de una grave complicación – derivada del tratamiento de inmunoterapia con células Car-T – gracias a la terapia CytoSorb, un innovador sistema de depuración de la sangre.

Cómo funciona la nueva terapia

La nueva técnica elimina selectivamente las partículas que desencadenan la inflamación, por lo que, en la práctica, contrarresta los efectos secundarios de la inmunoterapia con células Car-T, considerada la nueva frontera en la lucha contra el cáncer de la sangre. El tratamiento permite, entre otras cosas, no tener que suspender el tratamiento antitumoral. De esta manera la inflamación se reduce progresivamente mientras la terapia anti-leucémica sigue funcionando.

El caso del chico de 14 años

La noticia se publicó en la revista Critical Care Explorations y se refiere al caso de un paciente de 14 años que ocurrió hace unos meses. El joven, que se encontraba en cuidados intensivos con ventilación mecánica, respondió positivamente al tratamiento con gran rapidez y fue dado de alta mientras seguía los protocolos de inmunoterapia.

Para saber cómo se actuó con el chico de 14 años en la unidad de cuidados intensivos, Eliana Astorri entrevistó a la Dra. Gabriella Bottari, del equipo de Cuidados Intensivos de Urgencia y onco-hematología Pediátrica del Hospital Bambino Gesù, quien explicó que el tratamiento con Car-T puede exponer al paciente a una forma de toxicidad llamada síndrome de liberación cito-química, y que puede tener manifestaciones muy graves que ponen en peligro la vida. Y añadió que el caso que publicaron se refería a un joven de catorce años que desarrolló una forma de insuficiencia respiratoria aguda de origen inflamatoria después de la infusión de células Car. El chico fue trasladado a cuidados intensivos con un tratamiento de depuración de la sangre extracorpórea que se basa en la hemoperfusión asociada a la terapia renal sustitutiva continua, por lo que, también junto con los colegas de onco-hematología del grupo de diálisis, pensamos en producir este elemento extra que es la hemoperfusión con reabsorción. Esto se debe a que la hemoperfusión tiene una notable capacidad para eliminar las sustancias inflamatorias de la sangre, las que luego nos dan el daño al órgano.

Ante la pregunta de si este joven paciente está totalmente recuperado, la Dra. Bottari nos dijo que liberaron al paciente de la ventilación mecánica y le dieron el alta de cuidados intensivos en quince días, que fue un tiempo relativamente corto, luego, una vez dado de alta, entró en los protocolos de seguimiento de los colegas en onco-hematología.

Asimismo le preguntamos a la Dra. Gabriella Bottari si intervenir con la depuración de la sangre abre perspectivas a todos aquellos pacientes que pudieran tener complicaciones después del tratamiento de la sangre, nos dijo que seguramente la intuición fue la de utilizar un arma más, junto con lo previsto en la literatura científica de los protocolos onco-hematológicos, que tiene la capacidad de eliminar los mediadores de la inflamación, sin inducir un efecto secundario en estas células Car-T, que son, de hecho, una terapia viva y por lo tanto si fuera inmunosuprimida, o aniquilada con lo que es el gen suicida que en algunos casos debe ser utilizado, podría reducir la eficacia terapéutica.

Los pacientes pediátricos que sufren de tumores son dos millones por año, cuatrocientos mil con leucemia, si bien la buena noticia es que las curaciones aumentan. Y la Dra. Bottari nos dice que no dispone de los números porque ellos se ocupan de las complicaciones, que llegan a más del cincuenta por ciento. Pero ciertamente esperan con esta técnica abatir la cifra de necesidad de bloquear la terapia de células Car para evitar que las complicaciones superen los beneficios.

18 febrero 2020, 15:59