Buscar

Vatican News
Iman, de 21 años, con su hija Julan Iman, de 21 años, con su hija Julan  La historia

Nacer en Belén

En el lugar de nacimiento de Jesús, una maternidad católica ofrece cuidados incomparables en los territorios palestinos y difunde sobre todo un mensaje de paz universal, mucho más allá de los propios conocimientos médicos.

Olivier Bonnel - Belén

Frente al imponente edificio con las paredes ocres de la maternidad de la Sagrada Familia de Belén, un cartel plantado en el cruce cercano indica la Basílica de la Natividad a pocos metros. Estamos a pocos días de la Navidad, y decenas de peregrinos de Italia y Brasil convergen en las calles de la ciudad palestina y se dirigen al lugar de nacimiento de Cristo, mientras que las últimas decoraciones navideñas florecen alrededor del árbol gigante, en la Plaza del Pesebre. En los pasillos del hospital, construido en 1882 por las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, la atmósfera es más tranquila que en las calles que conducen a la basílica.

Denis Sevaistre, Director del Hospital de la Sagrada Familia
Denis Sevaistre, Director del Hospital de la Sagrada Familia

Desde el nacimiento del primer niño en 1990, la maternidad de la Sagrada Familia se ha convertido en un punto de referencia en toda Palestina. Administrada por la Orden de Malta de Francia, la estructura ofrece la mejor atención médica de la región a las mujeres embarazadas y a los recién nacidos. La unidad de atención pediátrica y neonatal, inaugurada en 2013, no tiene nada que envidiar a los mejores hospitales del mundo. No obstante el peso de la historia y la fuerza de la narración evangélica, nacer en Belén no siempre significa nacer bajo una buena estrella. El sistema de salud pública es escaso, gestionado por una autoridad palestina en dificultad, consumido por la burocracia y, sobre todo, por el pesado contexto político.

Nacer en Belén

«Siempre hay un lugar»

La vida cotidiana de los palestinos es realmente muy triste, porque las esperanzas de paz con el vecino de Israel parecen sueños inalcanzables. Jerusalén está a sólo ocho kilómetros, pero la ciudad santa nunca ha parecido tan lejana. “Los controles de seguridad son diarios y se ve a la gente de Belén haciendo cola en el puesto de control todos los días a partir de las 5 de la mañana para llegar a tiempo al trabajo”, explica Denis Sevaistre, director de la maternidad. Este ex oficial del ejército francés se estableció en Belén hace cinco años con su esposa. Tras llevar a cabo operaciones de desminado en Malí y Afganistán, ahora es responsable de la gestión de la estructura y de sus 140 empleados, a pesar de las limitaciones logísticas y las tensiones recurrentes. “Siempre hay un lugar aquí”, dice. Algunas mujeres que vinieron a dar a luz no dudaron en soportar horas y horas de coche, así como los meticulosos controles del ejército israelí. Pero el milagro está ahí, como siempre. Las mujeres son bienvenidas. La mayoría de ellas son musulmanes. Los bebés son cuidados y mimados, envueltos en mantas con la cruz de Malta.

En los pasillos del Hospital de la Sagrada Familia
En los pasillos del Hospital de la Sagrada Familia

«Si Dios quiere, la paz vendrá desde aquí»

Cuando se producen situaciones delicadas y más complicadas, se activa el servicio de asistencia pediátrica. “Somos un hospital de caridad”, dice Denis Sevaistre, recordando el objetivo de su institución: proporcionar una maternidad de calidad, sin distinción de religión ni de recursos económicos. La Sagrada Familia también ha contratado a una trabajadora social que estudia las prácticas de las familias más modestas. A algunas sólo se les exige un pago simbólico.

Aquí, el 56% del personal del hospital es cristiano, mucho más que el promedio nacional palestino. Pero la Sagrada Familia no está mirando los velos de las madres o las cruces alrededor de sus cuellos. Además de la excelencia médica, esta bienvenida impulsa a muchas mujeres palestinas a venir aquí para dar vida. “Es especial tener un hijo aquí, porque es una ciudad santa”, dice Butheina, que lleva en sus brazos a su pequeño Ali, nacido dos días antes. Para esta musulmana de 28 años, Belén es la ciudad de Jesús, mencionado como profeta en el Corán. Y el Hospital de la Sagrada Familia es un oasis de paz.  

Enfermeras de la maternidad
Enfermeras de la maternidad

«Los políticos construyen muros, los médicos abren los corazones»

La fama del hospital palestino es ahora una realidad. Sus médicos, todos palestinos, han estudiado en el extranjero, en Francia, en los Estados Unidos o en Ucrania. Dos enfermeras de la Sagrada Familia se formaron también en el Hospital Infantil "Bambin Gesù" de Roma. "¡Luego entrenaron al personal local a petición del Vaticano!" cuenta sonriente y orgulloso Denis Sevaistre. El ex soldado dice a menudo que "los políticos construyen muros mientras los médicos abren corazones". Un antídoto para todos los discursos derrotistas.

En la sala para los grandes prematuros, Iman, de 21 años, cuida a su hija, Julan. Al nacer, cuatro meses antes, sólo pesaba 830 gramos. Un gran crucifijo adorna la sala donde se han instalado nueve incubadoras especiales. Cada día, esta muchacha con velo viaja de ida y vuelta desde Hebrón, más al sur. La ciudad está a sólo 25 kilómetros de Belén, pero a veces se tarda casi una hora y media en hacer el viaje. Después de ocho semanas, la unidad de cuidados intensivos neonatales ha hecho maravillas, Julan pesa ahora 2,5 kilos. Sin embargo, todavía se está sometiendo a neurocirugía en un hospital de Jerusalén.

En el ingreso de la sala operatoria, la imagen de la Sagrada Familia
En el ingreso de la sala operatoria, la imagen de la Sagrada Familia

La compasión antes que la seguridad

En el atrio del hospital, una estatua de la Virgen María domina la antigua capilla. Domina el edificio y su entorno. Por la noche, está iluminada y parece tener un ojo maternal sobre la ciudad, como María en el pesebre. El jardín es el hogar de naranjos y olivos, símbolos de paz, que parecen haber sido plantados aquí como una evidencia. Esta mañana, una joven francesa habla alegremente con un amigo médico palestino. Es pasante en el departamento de ginecología. Marjolaine pasó varios meses el año anterior en la maternidad. “Sonríen en la familia y también lo hacen mis amigos cuando digo que trabajé en la sala de maternidad de Belén”, dice. “El Hospital de la Sagrada Familia es un lugar verdaderamente cristiano, estamos muy cerca del lugar de la Natividad, pero es sobre todo un mensaje de paz y representa a toda la sociedad palestina. Vemos a los bebés que nacen y a sus familias, percibimos también cuál es el lugar de las mujeres”, añade.  

Ahmed, originario de Jenin, conoce a su hijo recién nacido
Ahmed, originario de Jenin, conoce a su hijo recién nacido

Un gran árbol de Navidad debe ser aún instalado en una sala de maternidad. Cada miembro del personal de salud llevará sus propias decoraciones. Aquí la Navidad se celebra tres veces por los cristianos de Belén, el 25 de diciembre para los católicos, el 6 de enero para los ortodoxos y el 19 de enero para los armenios. Tres razones para celebrar con alegría el nacimiento de Cristo.

Durante la visita, Denis Sevaistre nos cuenta una anécdota que le marcó y que merece muchos discursos. “Logramos enviar a un niño a Tel Aviv en medio de la fiesta judía de Yom Kippur, cuando todo estaba cerrado. Pero necesitaba una cirugía urgente a corazón abierto. Al final, llamaron a un equipo de cirujanos e incluso nos enviaron un vehículo especializado”. El director de maternidad también habla de los soldados israelíes que, en el puesto de control, ayudan a trasladar a un recién nacido a un vehículo que puede atravesar el muro. Si se ven a primera vista, está allí, en estas pequeñas escenas de la vida en Belén, el milagro del Príncipe de la Paz.

24 diciembre 2019, 10:05