Buscar

Vatican News
Pavel Miksu con 9, 19 años y hoy con su familia. Pavel Miksu con 9, 19 años y hoy con su familia.  La historia

Un muro en la cabeza

Hace treinta años, el 9 de noviembre de 1989, el Muro de Berlín se derrumbó ante los ojos de todo el mundo. Este evento transformará de una forma u otra la vida de cientos de millones de personas. Pavel Miksu vivió en Přerov en Checoslovaquia, 600 km más al sur. El 9 de noviembre tenía 14 años.

Jean Charles Putzolu – Banská Bystrica

A punto de cumplir los 50 años, Pavel Miksu es un hombre de familia feliz. Vive en Brno, en la República Checa, donde trabaja como periodista. De su juventud bajo el yugo del régimen comunista "tengo malos recuerdos", dice. En la ciudad industrial de Přerov, en el centro de Moravia, donde vivía con sus padres, el Partido Comunista contó con el apoyo de la población. "Éramos una familia católica y ya solo esto era una dificultad. Mis padres siempre tenían que explicar su fe. Porque eran cristianos, porque eran practicantes ...". El régimen no toleraba bien la religión y el simple hecho de ser cristiano era un obstáculo. La hermana de Pavel, por ejemplo, no tenía acceso a la universidad. Su padre, un ingeniero también acreditado con algún logro científico, nunca recibió un ascenso en su carrera. Durante 40 años siempre ha ocupado el mismo escritorio. "En cada empresa, en cada escuela, había politruks, empleados a cargo de controlar a los demás. Era su trabajo. Era oficial. Tenían que garantizar el predominio de las ideas del partido. Tan pronto como alguien expresara una idea diferente, se enfrentaba inmediatamente a problemas". Pavel explica que los politruks han impedido que muchas categorías de personas tengan una vida "normal", en particular muchos intelectuales.

Y también a numerosos sacerdotes. Los miembros de la policía secreta vigilaban constantemente las pocas iglesias que permanecían abiertas. Para cualquiera, ingresar a un lugar de culto podría convertirse en una fuente de problemas. La oración apenas se toleraba. Sin embargo, estaba estrictamente prohibido expresar la fe en público. Enfrentarse a un problema social podría ser motivo de arresto. "La policía secreta - recuerda Pavel - fotografió y filmó a todos aquellos que se atrevieron a practicar su fe cuando hubo grandes reuniones, como por ejemplo algunas peregrinaciones autorizadas", recuerda Pavel.

Pedazos del muro de Berlín hoy.
Pedazos del muro de Berlín hoy.

9 noviembre de 1989, cae el muro di Berlín

"Para la gran mayoría de la población, fue una gran sorpresa. Pero para aquellos que pudieron mantenerse informados, no fue así, se podía apreciar un cierto nerviosismo en la cima del Partido Comunista. De hecho, los funcionarios del partido , muy conscientes de la situación, ya habían percibido los primeros signos: "Sabían que no durarían mucho", dice Pavel. "Para mí - continúa - cambia todo e inmediatamente". "En mi mente como niño, en ese momento, sabía que no tenía que hablar de política. Pero no me habían explicado el porqué. Era así. Mi familia no era una de esas que podrían definirse como disidentes. Sin embargo, tenía acceso a publicaciones ilegales y ayudaba a distribuirlas. A veces compraba grandes cantidades de papel para imprimir los folletos. Y eso era suficiente para atraer la atención de la policía secreta".

Desde los siete u ocho años, Pavel estaba convencido de que, una vez que se hiciera adulto, terminaría en prisión por sus ideas o su fe. Pero el 9 de noviembre de 1989, en un abrir y cerrar de ojos, su miedo desaparece. A parte de los partidarios del régimen que se estaban desmoronando a 600 kilómetros de distancia, la mayoría de la población es presa de una euforia colectiva que durará casi cuatro años. "Fue un período como ningún otro vivido antes o después", dice Pavel.

Estos cuatro años de entusiasmo incluyen las dimisiones en bloque de los líderes comunistas checoslovacos, la modificación de la Constitución para abolir el dominio del Partido Comunista, la elección del escritor disidente Vaclav Havel como presidente del país y la "revolución de terciopelo", el nacimiento de dos repúblicas, checa y eslovaca. Sin embargo, después de cuatro años, la euforia da paso a un sentimiento diferente: "La gente se da cuenta de que la libertad no es tan fácil", dice Pavel. La transición de una economía planificada centralizada a una economía de mercado ha sido muy complicada: "El poder político se ha convertido en poder económico".

Panorama de la ciudad de Přerov, en Moravia Central.
Panorama de la ciudad de Přerov, en Moravia Central.

Los primeros pasos hacia el oeste

Este período acompaña la adolescencia de Pavel y su carrera escolar, pero también es la ocasión de sus primeros viajes. Por primera vez en su vida, puede ir al extranjero en autobús, cruzando Austria hasta llegar a Italia. Sus ojos devoran nuevos paisajes y descubre el estilo de vida "occidental". "Te reirás", dice, "pero fue la primera vez que vi baños públicos en la carretera. Era inimaginable en nuestro país, todo estaba sucio, feo. Esto es, por ejemplo, uno de los aspectos de los países totalitarios: la belleza no está presente en el espacio público".

A los 15 años, Pavel se encontró en las calles de Roma y fue a las tumbas de los primeros mártires. "Sentí el vínculo entre estos mártires de la Iglesia primitiva con nuestros mártires. Fue extremadamente fuerte". En la Plaza de San Pedro, llega bajo las ventanas de Juan Pablo II, el Papa de quien sabía que había hecho mucho por la libertad de los cristianos. De hecho, entre las pocas estaciones de radio internacionales, Radio Vaticano, cuyas frecuencias a menudo eran interrumpidas, trajo la voz del Papa y otra visión del mundo. "Veíamos los noticieros muy estructurados de la televisión checa y aproximadamente media hora después escuchábamos radios occidentales. De esta manera podíamos saber cómo eran realmente las cosas. Y como estábamos muy bien entrenados en el ejercicio, más tarde incluso solo escuchando la televisión del régimen checo pudimos entender cuál podría ser la realidad. Era casi de risa".

Una Misa para reunirse juntos

Unos meses después de regresar a casa, un amigo le anunció a Pavel que los eslovacos querían separarse. "Comenzamos a llorar porque no entendíamos, a los 16 años, por qué querían dividir nuestro país en dos". En ese momento, muchos checos vivían en Eslovaquia y viceversa. "Recé mucho para que esta separación se diera sin violencia", recuerda Pavel, que en la noche entre el 31 de diciembre de 1992 y el 1 de enero de 1993, la fecha oficial de la separación, estuvo en Viena, Austria, en la reunión anual de Taizé. "Nos separaron incluso durante la vigilia de oración en Viena", dice, "los checos por un lado y los eslovacos por el otro. Pero muchos pidieron a los organizadores de estar juntos. ¡Les explicamos que no habríamos hecho la guerra allí!"

A medianoche, con los frailes de Taizé, en el momento preciso de la división checoslovaca, se celebró una Misa centrada en un mensaje fuerte: "Todos dijimos que, incluso si estuviéramos separados políticamente, habríamos seguido siendo amigos".

 

Pavel Miksu
Pavel Miksu

El último un muro de derribar

Cuando creces en un régimen totalitario, quizás una de las cosas más difíciles es abrirse a los demás. En la familia, la palabra era libre. Algunos amigos cercanos fueron incluidos en este círculo privado. Pero, fuera del grupo restringido, Pavel permaneció en silencio. "A lo largo de mi infancia, sentí que tenía como un muro en la cabeza", dice. E incluso después de 1989, ese muro invisible todavía estaba allí: "Era común encontrarse con ex miembros de la policía secreta en las calles o en las tiendas". También era común ver a antiguos líderes locales del régimen comunista en la calle.

Pavel, por lo tanto, es incapaz de deshacerse de una percepción distorsionada de la autoridad. Está libre desde noviembre de 1989 y es un hecho. Pero todavía existe esta prisión interna de la que debe liberarse, esta prisión que obstaculiza cualquier iniciativa. "Un día - dice - fui a rezar a una antigua abadía del siglo XIII. Estaba prácticamente solo, y de repente, sin saber realmente por qué, comencé a llorar. Podía escuchar mi voz interior diciéndome que tenía que perdonarme. Me dije a mí mismo que tenía que perdonar a todos los que habían dañado a mi familia". Pavel baja la cabeza y se golpea el pecho:" Perdón, perdón, perdón". Levanta la mirada y continúa:" Fue entonces cuando me sentí liberado, cuando me di cuenta de que podía perdonar ".Ese día, finalmente, dice con ojos brillantes, "el muro en mi cabeza se cayó".

En Berlín, donde ya no hay un muro, las placas conmemorativas en las calles recuerdan su existencia pasada.
En Berlín, donde ya no hay un muro, las placas conmemorativas en las calles recuerdan su existencia pasada.

 

13 noviembre 2019, 12:47