Buscar

Vatican News

“La palabra oculta”, lugar de encuentro entre Borges y Bergoglio

“La palabra oculta”, un lienzo en óleo en el cual el artista argentino Gustavo Masó, pone en relación a Jorge Luis Borges y Jorge Mario Bergoglio, a “Calle desconocida” y “Amoris Laetitia”. Un cuadro que busca hacer reflexionar sobre el comportamiento de los hombres.

Ciudad del Vaticano

“Las dos casas que Jesús describe, construidas sobre roca o sobre arena (cf. Mt 7,24-27), son expresión simbólica de tantas situaciones familiares, creadas por las libertades de sus miembros, porque, como escribía el poeta, «toda casa es un candelabro»”. Este pasaje del numeral 8, del Capítulo Primero de la Exhortación Apostólica Post Sinodal “Amoris Laetitia” (AL), sobre el amor en la familia, es el punto de inspiración de la obra “La Palabra oculta” del artista argentino Gustavo Masó, quien recientemente lo presentó al Papa Francisco.

La obra: “La palabra oculta”

La obra realizada con motivo del 120 aniversario del nacimiento de Jorge Luis Borges, titulada “La palabra oculta”, tiene el propósito de mantener viva la memoria de este gran escritor argentino. En un cuadro de 50 x 65 cm., el artista Gustavo Masó utilizando la técnica de óleo sobre lienzo, da continuidad a plasmar en forma artística, aspectos del pontificado de Francisco. Es así que a partir de este párrafo de “Amoris Laetitia”, el artista argentino pone en relación a Borges – quien es citado en el numeral 8 de AL, con su poema “Calle desconocida”, escrito en “Fervor de Buenos Aires” – con el Pontífice quien explica en el Capítulo Primero de su Exhortación Apostólica las dinámicas familiares a la “luz de la Palabra de Dios”.

“La palabra oculta”, un lienzo en óleo de Gustavo Masó
“La palabra oculta”, un lienzo en óleo de Gustavo Masó

El artista: Gustavo Masó

Gustavo Masó es un artista plástico que aborda temas de interés y actualidad, con una fina sensibilidad que permite plasmar aspectos de la realidad con un sentido espiritual profundo. Desde 2011 ha mantenido un intercambio epistolar con Jorge Mario Bergoglio y desde 2014 viene plasmando algunos aspectos del pontificado de Francisco. “En ese año – señala el artista argentino – hice dos obras para la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII. En el año 2015 habíamos conversado con su Santidad para hacer una obra de carácter interreligioso, en ese momento no había sucedido aún el abrazo en el Muro de los Lamentos, del Papa con el rabino Abraham Skorka y el musulmán Omar Abboud, y justamente estaba pensando cómo plasmar esta idea interreligiosa y utilicé el abrazo como inspiración y se lo presente al Papa Francisco en el 2015”.

Nuestra comunicación se ha mantenido en estos años, afirma Gustavo Masó, sobre todo es una comunicación artística. “En este momento estoy presentando esta obra sobre Jorge Luis Borges, esta obra se titula: la Palabra oculta. Está hecha en referencia al 120 aniversario de su nacimiento que fue el 24 de agosto pasado. Lo he presentado al Papa y me dijo una cosa muy interesante, ya que considero a Su Santidad como un gran sintetizador de ideas, me dijo que de alguna manera estaba haciendo como un ‘doctorado en cercanía’, ya que el arte es un medio de comunicación”. Esta obra sobre Borges, no retrata a Borges escritor sino retrata a Borges hombre, a partir de la cita que hace el Papa de Borges en Amoris Laetitia, he tratado de representar a Borges persona basado en su construcción sobre roca, a través de la obra se muestra la persona, el artista persona.

El Papa y Gustavo Masó
El Papa y Gustavo Masó

Un obsequio especial: “el deseo tangible”

Además de presentarle el cuadro de Borges, afirma Gustavo Masó, he presentado al Papa una reproducción de la mano de su hermana María Elena. “Ellos no volvieron a verse desde que fue elegido Papa y de alguna manera esto fue lograr una cierta cercanía, un cierto reencuentro simbólico. Esta pieza estaba acompañada de un audio muy breve de su hermana. El Papa se quedó en un momento de silencio y de manera introspectiva escuchando el audio y tocando la reproducción con los ojos cerrados”. Desde mi punto de vista he podido percibir una cierta comunicación entre ellos más allá de lo tangible. Justamente esta pieza de arte se llama “El deseo tangible”.

Entrevista a Gustavo Masó
19 noviembre 2019, 17:06