Buscar

Vatican News
Save the children - "Italia: un país prohibido para los menores" Save the children - "Italia: un país prohibido para los menores" 

Save the Children: En Italia aumenta la pobreza en la infancia

En Italia en los últimos diez años el número de menores en pobreza extrema se ha triplicado, superando el millón. La denuncia proviene de la organización Save the Children que hoy presenta su Atlas de la niñez en riesgo.

Francesca Sabatinelli - Ciudad del Vaticano

Italia es un país que está perdiendo su mayor patrimonio: la infancia. Es el dramático reclamo de Save the Children que hizo un balance de la condición de niños y adolescentes en los últimos diez años, en su X Atlas de la infancia en riesgo, presentado hoy en diez ciudades italianas, con motivo de la nueva edición de la campaña "Iluminemos el futuro" para combatir la pobreza educativa.

La pobreza extrema

Es una situación realmente problemática planteada por la organización internacional: 1,2 millones de niños viven en la pobreza absoluta, prácticamente un menor de cada diez, pero la cifra aún más dramática es que este número se ha triplicado en los últimos diez años. Y más aún, un menor de cada siete abandona la escuela, muchos estudian en instalaciones inseguras, uno de cada cinco no practica deportes o actividades extracurriculares: condiciones que afectan la posibilidad de que los niños crezcan entendiendo que hay oportunidades para que tengan un futuro mejor.

Paquetes alimentarios

"La pobreza extrema para un niño, explica Daniela Fatarella, subdirectora general de Save the Children Italia, significa no tener una situación de vivienda adecuada, no poder tener una comida regular de proteínas al día: en el 2018 había 450,000 menores que han recibido paquetes alimentarios, ¡un gran número!”. También hay una gran desigualdad geográfica, una Italia irregular, donde ser niño del norte, centro o sur de Italia hace la diferencia.

Se solicita a Italia un plan estratégico para niños

Detrás de todo esto, continúa Fatarella, hay un fenómeno de pobreza que ha empeorado en particular durante el período 2008-2011. Son niños que provienen de familias que claramente tienen un ingreso más bajo, de contextos que nosotros llamamos “de baja densidad educativa”.

Save the Children afirma que Italia no tiene un plan de apoyo orgánico para niños y adolescentes, el cual debería comenzar desde la primera infancia con acceso a la guardería, uno de los elementos principales que garantiza el desarrollo del niño, afirma la subdirectora. Por lo tanto, Italia es cada vez más “un país prohibido para los menores”. Pero a pesar de esto, Save the Children señala que "el papel principal de los jóvenes está creciendo, y cada vez más, chicos y chicas, trabajan para hacer valer sus derechos de manera concreta".

21 octubre 2019, 15:43