Buscar

Vatican News
 Campo refugiados Siria Atme Campo de refugiados sirio de Atme  (AFP or licensors)

Compromiso por el renacimiento material y espiritual de Siria

En Siria el conflicto ha disminuido en intensidad, pero la gente todavía lleva consigo las heridas físicas y espirituales de nueve años de guerra. De esta situación, nos habla el Padre Firas Lutfì, franciscano sirio de Tierra Santa, entrevistado en Jerusalén, donde se está celebrando la conferencia sobre el 800 aniversario de la peregrinación de la paz de San Francisco a Tierra Santa.

Silvonei Protz - Jerusalén

El sufrimiento de Siria, después de casi una década de guerra, sigue siendo evidente. Aunque la mayor parte del territorio carece de armas, aparte de la zona de Idlib, donde los grupos yihadistas, con unos 30.000 combatientes, siguen estando atrincherados, la población civil sigue sufriendo las consecuencias del conflicto. La situación se ve ahora agravada por las sanciones internacionales, que a menudo, en lugar de recurrir al régimen de Damasco o a los responsables de la violencia, afectan a la población, que no puede reconstruir su vida normal. El testimonio del padre franciscano sirio Firas Luftì, confirma las dificultades de una población que debe reencontrar una dimensión material y espiritual.

R. - Actualmente, la vida en Siria es muy dura. Es cierto que en algunas zonas las armas están en silencio, pero hay que tener en cuenta una realidad de guerra que ha durado nueve años: la destrucción masiva, las casas demolidas, los barrios enteramente en ruinas, las iglesias que necesitan ser reconstruidas. Y, desde luego, una población de 23 millones de personas antes de la guerra: la mitad de ellas ya no están, entre muertos, refugiados y un país de rodillas desde el punto de vista demográfico. Los jóvenes ya no están allí, todos han escapado; los niños y las mujeres han sufrido graves traumas psicológicos a causa de estos años de guerra y gran sufrimiento. Y además, las sanciones económicas impuestas a Siria, pensando en golpear a los responsables de la mientras en cambio afectan a la gente normal, a los inocentes y a los más pobres.

Siempre nos llegan noticias sobre los niños...

R. - Nosotros, para los niños, hemos intentado crear un proyecto llamado "Arte Terapéutico", que es una forma de ayudar a los niños a recuperarse de ese trauma psicológico que les ha tocado profundamente. Por lo tanto, "Arte Terapéutico" es un gran centro donde se hace música y deporte - porque estos niños durante la guerra no podían jugar, o salir de casa, o estudiar... También está el teatro... en pocas palabras, es lo que dijo Dostojewski: la belleza salva y salvará al mundo, lo hemos concretado a través de un proyecto de expertos en psicología y arte para ayudar a estos niños. ¿Saben cuántos niños han asistido a nuestro centro, sólo este verano? ¡1.000 niños! Así que intentamos ayudar, al menos durante el verano, a mil niños a encontrar un sentido diferente y profundo para sus vidas, para su existencia.

La parte espiritual de esta gente... hay que reconstruirlo todo

R. - Sí, porque durante una guerra surgen las grandes y difíciles preguntas: ¿por qué nosotros? ¿Por qué Dios ha permitido que sufriéramos? ¿Y qué hemos hecho de malo para ser castigados? ¿Y por qué tengo que pagar por las consecuencias de los pactos entre villanos? Si quieren combatir, ¿por qué hacen esta guerra y luchan en mi tierra, en mi hogar y en mi patria? Son preguntas difíciles.... no tenemos los medios para responderlas y, de todos modos, no tenemos suficientes respuestas. Pero, en mi opinión, vale la pena cambiar de perspectiva: ¿cómo puedo ser yo hoy las manos y los brazos de Jesús sufriente, los pies de Jesús y sobre todo el corazón de Jesús, que ama y acoge al otro?

01 octubre 2019, 16:35