Buscar

Vatican News

Monseñor Auza en la ONU: el futuro de la humanidad está en la actual generación

"Para proteger nuestro planeta ya no basta con afirmar que debemos preocuparnos por el medio ambiente y por los que vendrán después de nosotros. Necesitamos unir nuestros esfuerzos para promover un tipo de progreso que sea más sano, más humano, más social y más integral", son las declaraciones de Monseñor Bernardito Auza, Observador Permanente de la Santa Sede ante la ONU, en el marco de la 74° Asamblea General de Naciones Unidas.

Sofía Lobos - Ciudad del Vaticano

"Debemos proteger nuestro planeta y pensar en las generaciones futuras. Asumir este reto requiere un cambio importante en nuestros paradigmas de desarrollo. No podemos adoptar un enfoque sectorial que reduzca el desarrollo sostenible sólo al crecimiento económico, la protección del medio ambiente y el progreso tecnológico. Debemos mantener en primer plano la dignidad inherente a cada persona, así como la promoción del bien común", con estas palabras Monseñor Bernardito Auza, Observador Permanente de la Santa Sede ante la ONU, inició su intervención en el marco de la 74° Asamblea General de las Naciones Unidas, que tuvo lugar el 15 de octubre, sobre el tema del desarrollo integral. 

Laudato Sí' y las generaciones que vendrán

Asimismo, el prelado hizo hincapié en el mensaje del Papa Francisco, en su Encíclica Laudato Si' sobre el Cuidado de la Casa Común, en el que el Pontífice exhorta a preguntarnos "qué clase de mundo queremos dejar a quienes vendrán después de nosotros, a los niños que ya están creciendo".

 

Tal pregunta concierne no sólo al tema del medio ambiente, sino también a las instituciones internacionales, destacando el significado y los valores de nuestra humanidad.

Su respuesta- continuó diciendo Monseñor Auza- requiere un enfoque holístico y ético, basado en lo que el Santo Padre llama "ecología integral". De hecho, el cuidado genuino de nuestro planeta no puede limitarse a un mero cambio en nuestros modelos de producción y consumo. Requiere, ante todo, "prestar atención a nuestros hermanos y hermanas con quienes compartimos este hogar común, así como a las futuras generaciones. La degradación ambiental que experimentamos a diario está relacionada con las crisis humanas, éticas y sociales", argumentó.

El futuro de la humanidad está en la generación actual

Igualmente, el Observador Permanente ante la ONU recordó que la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible señala que el futuro de la humanidad y de nuestro planeta "está en manos de la generación actual", que pasará el testigo y el legado a las generaciones futuras. 

"La solidaridad entre las generaciones no sólo es esencial para alcanzar el desarrollo sostenible, sino que también es una cuestión básica de justicia con su fundamento en el reconocimiento de que nuestro mundo es patrimonio de toda la humanidad y responsabilidad de todos", añadió el prelado manifestando que en los últimos años "hemos sido testigos de muchos signos alentadores en la lucha contra la degradación del medio ambiente y los efectos adversos del cambio climático".

"El Programa de Desarrollo Sostenible para 2030, el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres, el Acuerdo de París y el Conjunto de medidas sobre el clima de Katowice demuestran la creciente conciencia de que la protección de nuestro hogar común requiere un esfuerzo concertado, en consonancia con los principios fundamentales de la equidad y las responsabilidades comunes, pero diferenciadas, y las capacidades respectivas", dijo Auza.

Desafíos pendientes para lograr el compromiso mundial

Por último, el prelado destacó que a pesar de los progresos realizados en la aplicación de los convenios y acuerdos sobre el medio ambiente existentes, "aún quedan muchos desafíos para que nuestro compromiso sea mundial y eficaz. Si bien el cambio climático está ocurriendo mucho más rápido de lo previsto y sus efectos son obvios en todo el mundo, el Acuerdo de París aún no se ha aplicado".

"Para proteger nuestro planeta y evitar cargar a las generaciones futuras con los problemas que han creado las generaciones pasadas y presentes, ya no basta con afirmar que debemos preocuparnos por el medio ambiente y por los que vendrán después de nosotros. Necesitamos unir nuestros esfuerzos para promover un tipo de progreso que sea más sano, más humano, más social y más integral", concluyó el Observador Permanente ante la ONU.

16 octubre 2019, 14:45