Cerca

Vatican News
ATTESA PER LA DECISIONE DELLA CONSULTA SUL FINE VITA Palacio de la Consulta, sede de la Corte Constitucional  (ANSA)

Italia: la eutanasia no será punible en determinados casos

El 25 de septiembre por la noche los jueces de la Corte Suprema se pronunciaron sobre la compatibilidad con la Constitución del artículo 580 del Código Penal que castiga a quien ayude a otra persona a quitarse la vida. La Iglesia italiana expresa su preocupación y consternación

Ciudad del Vaticano

Sentencia histórica en el Tribunal Constitucional italiano. Sus magistrados decidieron el último miércoles de septiembre que ayudar a morir a un enfermo con una patología irreversible no siempre se debe punir. La eutanasia dejará de ser condenada automáticamente en esta nación si el enfermo considera intolerable el sufrimiento físico y psicológico que le provoca su patología, pero sigue siendo totalmente capaz de tomar decisiones libres y conscientes.

El caso Fabiano Antoniani

La decisión abre la puerta a la absolución del ex eurodiputado y miembro del Partido Radical, Marco Cappato, un activista a favor de la eutanasia, que se enfrenta a hasta doce años de cárcel por haber acompañado a morir en Suiza a Fabiano Antoniani, de cuarenta años, más conocido como Dj Fabo.

Este caso tuvo mucha repercusión mediática en el país. Antoniani se había quedado ciego y tetrapléjico tras un accidente de tráfico y en el año 2017 decidió recurrir al suicidio asistido en una clínica de Zúrich, pagando 10.000 euros, porque sentía que vivía “un infierno de dolor”. “Me siento en una jaula. Querría poder escoger morir sin sufrir”, había escrito al Presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella, antes de pedirle a Cappato que lo llevara a Suiza.

La Iglesia italiana toma distancias

De manera que ahora el suicidio asistido no es punible, pero bajo ciertas condiciones. Es necesaria una intervención legislativa. Es en síntesis la decisión de la Corte Constitucional italiana sobre el suicidio asistido que llegó ayer. La Iglesia italiana se distancia de esto y en una nota relanza las palabras del Papa sobre el tema, quien afirmó recientemente que “se puede y debe rechazar la tentación – inducida también por los cambios legislativos – de utilizar la medicina para apoyar una posible voluntad de morir del enfermo, proporcionando asistencia al suicidio o causando directamente su muerte por eutanasia”.

En la misma línea se encuentran los médicos y las asociaciones católicas. En una entrevista de Vatican News a Alberto Gambino, el jurista y Presidente de la Asociación Ciencia y Vida habla de una "decisión grave". Y afirma textualmente:

“ Hemos abierto un horizonte peligroso, especialmente para las personas más frágiles ”

La decisión

Exactamente – y tal como se lee en el comunicado de prensa emitido ayer por la tarde – el Tribunal ha considerado no punible en virtud del artículo 580 del Código Penal, en determinadas condiciones, "a quien facilita la ejecución del propósito del suicidio, que se haya formado autónoma y libremente,  de un paciente mantenido con vida mediante tratamientos de mantenimiento vital y que padezca una patología irreversible, fuente de sufrimientos físicos y psicológicos que él considera intolerables pero plenamente capaz de tomar decisiones libres y conscientes".

Las condiciones de no punibilidad – a la espera de una intervención "indispensable" del legislador – están vinculadas a la normativa sobre el consentimiento informado, sobre los cuidados paliativos y sobre la sedación profunda continua, así como a la verificación, tanto de las condiciones requeridas como de las modalidades de ejecución por parte de un centro de salud pública, tras escuchar la opinión del Comité de ética competente desde el punto de vista territorial.

Además, el Tribunal Constitucional ha previsto "condiciones y modalidades específicas" para que la ayuda al suicidio forme parte de las hipótesis no punibles, "para evitar riesgos de abuso contra personas especialmente vulnerables".

"Ciertamente la Corte ha puesto en juego algunas cosas" – afirma Alberto Gambino a esta propuesta – "pero sigue siendo un punto firme el hecho de que esta decisión es un modelo con fuerza de ley", por lo que el horizonte abierto es grave. "Más aún si esto se incardinara en el Sistema Nacional de Salud, sería más devastador, ya que el sistema se centra en el tratamiento y la terapia incluso ante situaciones incurables".

Obispos italianos: dignidad y objeción de conciencia

También la preocupación de la Conferencia Episcopal Italiana es relativa – se lee en la nota de los Obispos – sobre todo ante "el ímpetu cultural implícito que puede derivar para los sujetos que sufren y lleguen a considerar que pedir que se ponga fin a su propia existencia sea una elección de dignidad". Los Obispos confirman y relanzan su compromiso de proximidad y acompañamiento de la Iglesia con respecto a todos los enfermos. Y esperan que el paso parlamentario reconozca tales valores en el mayor grado posible, protegiendo también a los operadores de la salud con libertad de elección".

Para el presidente de la Asociación Juan XXIII, Ramonda, "esta sentencia abre un espacio a la cultura de la muerte y separa el misterio del sufrimiento del calor de la relación y del vivir en familia", mientras Gigi De Palo, del Foro de las Asociaciones Familiares de la región italiana del Lacio, subraya que "toda vida es digna, si hay alguien que la ama. Y todo enfermo desea vivir, si hay alguien que sigue alegrándose por su sonrisa o por su aliento".

26 septiembre 2019, 14:35