Cerca

Vatican News
2019.09.05 Viaggio Apostolico in Mozambico Madagascar Maurizio Incontro Interreligioso con i giovani nel Pavillon Maxaquene 2019.09.05 Viaggio Apostolico in Mozambico Madagascar Maurizio Incontro Interreligioso con i giovani nel Pavillon Maxaquene  (Vatican Media)

Alazraki: El Papa hace suyo el sufrimiento de las mujeres víctimas de la violencia

Entrevista con la experta del Vaticano, la mexicana Valentina Alazraki, autora junto con Mons. Luigi Ginami del libro "Grecia y las otras", citada por el Papa Francisco durante el vuelo que lo llevó a Mozambique.

Alessandro Gisotti - Ciudad del Vaticano

Un libro "para ayudar a comprender el dolor y la explotación de las mujeres hoy". El Papa Francisco describió el volumen "Grecia y las otras. Mujeres de esperanza contra la violencia", saludando a los periodistas en el avión que lo llevó a Mozambique. Un libro - publicado por San Pablo, en las librerías de estos días - escrito por la "decana de los vaticanistas", la periodista mexicana Valentina Alazraki, y por monseñor Luigi Ginami, presidente de la Fundación Santina Onlus. Entrevistamos a Valentina Alazraki sobre el mensaje que se lanza con este libro y sobre la particular atención que el Papa presta al sufrimiento de las mujeres víctimas de la violencia.

¿Cómo surgió la idea de escribir este libro, considerado tan importante por el Papa Francisco?

R. - La idea del libro nació de Mons. Luigi Ginami, presidente de la Fundación Santina, que a través de viajes por el mundo entra en contacto con mujeres, hombres y niños víctimas de la violencia, que viven en la degradación y la pobreza. Mi relación con él comenzó hace unos dos años, cuando me pidió que escribiera el prólogo de un libro, "Juana", dedicado a una mujer peruana. Para mí esta lectura fue un puñetazo en el estómago: Juana vive en una especie de pocilga donde tuvo que enterrar a su hija. Me pareció algo muy desgarrador. De ahí la idea de realizar este libro sobre las mujeres víctimas de la violencia en diversas partes del mundo.

El Papa nunca pierde la oportunidad de hablar de las mujeres víctimas de la violencia. También lo vimos en la entrevista que te dio para Televisa el pasado mes de mayo. Y entonces precisamente "Juana", fue citada por el Santo Padre en el encuentro con los obispos peruanos....

R. - Durante la entrevista, tenía esta blusa de una mujer mexicana, Rocío, que fue asesinada frente a su hijo y pensé en dársela como símbolo, porque sé lo mucho que le importan los gestos, los símbolos. Me dije: "Esta blusa en su mano es un poco como poner a todas las mujeres que son víctimas de la violencia en la lista de personas por las que rezar. La gran sorpresa es que al final quiso hacer de esta blusa una "bandera", la bandera de todas las mujeres cuyos rostros son desconocidos, cuyos nombres son desconocidos y que repitieron el nombre de Rocío varias veces. El Papa se conmovió mucho, tomando esta blusa en la mano y pidiendo a todos que rezaran e incluso lloraran por ella.

Estas mujeres, a las que has encontrado, ¿sienten la cercanía del Papa, que también denuncia la indiferencia, la ignorancia respecto a un mal presente también en muchos países de mayoría católica?

R. - Sí, mucho. Podemos imaginarnos para estas personas, estas mujeres que viven en zonas peligrosas, en situaciones de pobreza, degradación, mujeres enfermas de SIDA, mujeres víctimas de mutilación genital. Saber que hay un Papa que hace suyo con conmoción, con su corazón, no sólo con palabras, el sufrimiento de estas mujeres, creo que es un gran regalo. En mi opinión, este apoyo moral del Papa Francisco, ser mencionadas por él, escuchar estas palabras en la boca de un Papa, es algo que nunca se habrían imaginado. Como dijo el Papa ayer, en el avión, durante el vuelo a Mozambique: "Debemos reflexionar sobre este tema", porque es un tema que sale en los periódicos todos los días con estadísticas, pero luego, ¿qué se hace realmente?

El Papa, recordando un libro -un libro escrito por una periodista- subraya una vez más la responsabilidad de la información....

R. - Claro. Se trata de denunciar, pero también de dar un paso más allá, es decir, de poder sacudir las conciencias incluso a nivel social, a nivel familiar, porque no olvidemos que gran parte de esta violencia tiene lugar en las familias. Por lo tanto, es necesario un cambio en la educación, porque si faltan los valores, si falta la educación de los hombres, de los niños de hoy, es obvio que los feminicidios continuarán. Por lo tanto, nuestra responsabilidad como medios de comunicación es promover una invitación a la conversión, a una educación diferente en las familias, en las escuelas. Creo que en este sentido podemos, ¡debemos! nosotros también debemos contribuir, absolutamente.

05 septiembre 2019, 13:29