Cerca

Editorial
Vatican News

Crisis no sólo política: una oportunidad para empezar de nuevo

Editorial del director del L'Osservatore Romano, Andrea Monda, sobre la crisis política italiana

Andrea Monda - Ciudad del Vaticano

"Quienes tienen tareas de responsabilidad deben evitar yuxtaponer lemas políticos con símbolos religiosos. Se trata de episodios de inconsciencia religiosa, que corren el riesgo de ofender los sentimientos de los creyentes y, al mismo tiempo, oscurecer el principio del laicismo, un rasgo fundamental del Estado moderno". Este pasaje del discurso de ayer del Primer Ministro Giuseppe Conte en el Senado (el resto se cuenta en el artículo) toca un punto crucial no sólo en el momento político actual, sino también en la historia política italiana. Por lo tanto, vale la pena detenerse y reflexionar.

También se podría descartar la pregunta citando el pasaje del Evangelio de Mateo (6,5-9) en el que se invita al creyente a orar "en secreto" y no "en los rincones de las plazas". Pero el tema es muy amplio y complejo y merece la máxima atención y capacidad de profundización en cuanto al tiempo que vivimos y a la relación, que concierne a la política, pero no sólo entre el decir y el hacer (quizás bastaría con citar Mateo 7,21 de nuevo: "No cualquiera que me diga: "Señor, Señor", entrará en el reino de los cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre que está en los cielos").

En los últimos meses este periódico ha acogido una larga serie de entrevistas con intelectuales y estudiosos, católicos y laicos, todos apasionados por el destino de este maravilloso y a veces incomprensible país que es Italia, y este tema ha surgido inevitablemente en varias ocasiones. Hay quienes, como Massimo Cacciari, también han destacado críticamente cómo los gestos de exhibición de símbolos religiosos han tenido el efecto de aumentar el consenso y no de disminuir, encontrando en estos datos evidencia de un problema educativo obvio.

Básicamente, la pregunta se refiere a la verdad de lo que se dice y a la forma en que se propone al presenciarlo o traicionarlo de hecho. Y se refiere de la misma manera a lo que todos quieren oír y creer, alimentando las falsas verdades. Se trata de cuestiones sociales y éticas, de la defensa de la justicia y de la vida, que no pueden separarse y que conciernen a todos, no sólo a uno u otro partido o exponente político.

Y así, según el lema de Spinoza "no reír, no reír, no odiar, no odiar, no odiar, no seducir", intentamos detener nuestros primeros impulsos y no burlarnos, no llorar, no despreciar, sino comprender: ¿cómo hemos llegado a esto? La educación es en efecto el punto clave, una educación que quizás a lo largo de las décadas se ha reducido a la educación, a una forma de mera orientación y gobierno "desde arriba", y este cambio de sentido ha afectado tanto a la política como a la Iglesia Católica, que han olvidado que educar es esencial como primer paso para escuchar. No se escuchaba a la gente.

Los factores que han provocado este estado de cosas son múltiples y de hecho parece incuestionable que - paradójicamente - la progresiva marginación de los "religiosos" de la escena pública a través del complejo fenómeno que pasa bajo el nombre de secularización también ha jugado un papel importante. En Italia, sin embargo, se ha establecido una estructura social que ha hecho superflua y superado cualquier referencia a la dimensión religiosa, por lo que el dominus es hoy en día el principio económico y tecnológico que inevitablemente empuja hacia un individualismo despótico, despojando de todo sentido de pertenencia, sobre todo si está ligado a la esfera religiosa considerada como un remanente folclórico de épocas antiguas, básicamente "oscuras" y supersticiosas.

El descrédito que se ha vertido sobre la religión a un nivel "elevado", sobre la política y sobre el mundo cultural e intelectual, ha acabado provocando una reacción casi instintiva en la que esos símbolos religiosos han traicionado su propia naturaleza: si bien "sim-bol" significa lo que une, hoy asistimos a una ruptura entre quienes los ven con incomodidad y aversión e intentan expulsarlos de la vida social y quienes se aferran a esos símbolos como un fetiche con un fuerte valor identitario que, sin embargo, corre el riesgo de traicionar el sentido que ellos representan.

Si no se resuelve este nudo, la crisis política puede resolverse a nivel parlamentario, con una aprobación electoral o con un nuevo gobierno, pero la verdadera crisis, la que tiene sus raíces en la vida cotidiana y en la vida real de los italianos, no se abordará en absoluto.

En esta situación, la Iglesia Católica, es decir, el pueblo cristiano, puede desempeñar un papel decisivo. Puede hacerlo si, en primer lugar, tiene el valor de hacer una profunda autocrítica, en particular por la falta de escucha ya mencionada y que es parte esencial de la dimensión sinodal que el Papa insiste en proponer desde el inicio de su pontificado.

El cristianismo en particular es la religión basada en el dogma de la Encarnación, es decir, de un Dios que se hace hombre renunciando a su poder y que ya no pide la sangre de los hombres como en los tiempos antiguos, sino que él mismo se hace carne y sangre, pan de cada día, alimento para la vida cotidiana de todo ser humano. La omnipotencia divina, tal como se pretendía antes de que el cristianismo fuera abandonado en favor de la libertad y la dignidad humana.

Por esta razón, el poder está desacralizado y Dios deja espacio para el César sin confundirse con él. El Evangelio dio origen a esa fuerza que llevó a la afirmación del secularismo, que no puede, sin embargo, reducirse al secularismo, es decir, a liquidar esnobísticamente en nombre de un racionalismo incomprendido todo lo que concierne a la esfera religiosa, también porque esa eliminación empobrece la experiencia humana y se equivoca con su riqueza y complejidad, creando reacciones inevitables que a menudo conducen a los excesos opuestos del fanatismo irracional y al fin del fundamentalismo.

La Iglesia Católica siempre ha recorrido este sutil y delicado camino entre los dos riesgos opuestos y debe seguir haciéndolo con valentía, por lo que incluso esta enredada crisis de la política italiana puede (y debe) ser una oportunidad para una severa reflexión sobre el pasado con vistas a un urgente reinicio desde lo básico, es decir, desde la escucha de la gente y sus necesidades y, por lo tanto, desde la educación, un reinicio que Italia necesita de manera dramática.
 

21 agosto 2019, 18:23