Vatican News

Refugiados rohingya en Bangladesh: 3 de cada 4 partos se producen en condiciones inhumanas

En el campamento de refugiados rohingya en Cox's Bazar, Bangladesh, 3 bebés de 4 han sido traídos al mundo en casas bajo condiciones insalubres. Save the Children pide dialogar con líderes comunitarios para que permitan partos en estructuras sanitarias adecuadas.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

Más de un millón de personas pertenecientes a esta etnia musulmana se ha visto obligado a huir de su país de origen, Myanmar, y actualmente se encuentran instalados en campamentos de refugiados en la ciudad bangladesí de Cox Bazar en condiciones inhumanas.

“ Caminé durante 40 minutos con dolores para llegar a la estructura y poder dar a luz. ”

“Cuando empezaron los dolores de parto cada 2-3 horas, estaba aterrorizada porque estaba sola y no tenía a nadie que me ayudara. Recordé que un trabajador de Save the Children que hacía visitas a domicilio me había dado una referencia para acceder a una clínica equipada para el parto. Caminé durante 40 minutos con los dolores para llegar a la estructura, pero pude dar a luz con la asistencia necesaria”. Es el testimonio de Kortiza, una madre de 30 años que vive con sus 3 hijos en el campamento de refugiados en Cox's Bazar y que enfrentó sola el cuarto embarazo tras ser abandonada por su marido.

Partos inseguros, mala higiene, riesgo de muerte

En el campamento de refugiados rohingya en Cox's Bazar, las estadísticas hablan por sí solas: tres de cada cuatro recién nacidos han llegado al mundo en hogares inseguros e insalubres, sin ningún tipo de asistencia, poniendo en riesgo su vida y la de sus madres. Además, de acuerdo con los hallazgos del Centro de Atención Sanitaria Básica de Save the Children, solo 119 partos – de los 400 registrados en los últimos 10 meses – pudieron realizarse de manera segura, en la estructura establecida por la Organización y el 75% de los nacimientos ocurrieron en hogares, en condiciones inadecuadas, en algunos casos debido al temor al infanticidio o la esterilización forzada para las madres, derivado de las terribles experiencias que experimentaron los refugiados rohingya en Myanmar, antes de su fuga.

Frenar las prácticas tradicionales que obligan a dar a luz en casa

Save the Children pide que invirtamos más en la creación de estructuras de calidad para la asistencia de las mujeres que dan a luz, y que podamos facilitar su acceso a estos servicios promoviendo diálogos con los líderes comunitarios sobre prácticas tradicionales que impiden a las madres contactar a la Asistencia médica necesaria e imponen a las madres Rohingya dar a luz en casa, pues los partos en los hogares reciben asistencia de personas que no están preparadas para identificar y manejar rápidamente las emergencias y que no tienen conocimiento de patologías maternas preexistentes, como hipertensión arterial, diabetes, anemia o desnutrición y que pueden causar complicaciones durante el parto.

04 junio 2019, 15:44