Vatican News

Más de 800 mujeres mueren a diario en partos por causas prevenibles

El mundo no proporciona atención de salud materna de calidad a las madres más pobres. Millones de madres están en riesgo debido a los prohibitivos costos de la atención sanitaria, la falta de acceso a servicios y profesionales calificados, así como los matrimonios precoces.

Sofía Lobos - Ciudad del Vaticano

Según los resultados de un nuevo Informe de Salud Materna elaborado por UNICEF, más de 5 millones de familias de África, Asia, América Latina y el Caribe invierten cada año más del 40% de sus gastos no alimentarios en servicios de salud materna. 

Casi dos tercios de estos hogares, es decir, unos 3 millones, se encuentran en Asia, mientras que alrededor de 1,9 millones se encuentran en África. Según el análisis, los costos de la atención prenatal y los servicios de parto pueden disuadir a las mujeres embarazadas de buscar atención médica, poniendo en peligro la vida de las madres y sus hijos.

"Para demasiadas familias, los costos del parto pueden ser catastróficos. Si una familia no puede pagar estos costos, las consecuencias pueden ser fatales", afirma Henrietta Fore, Directora General de UNICEF.

Mortalidad natal alarmante

El estudio señala que, aunque se han hecho muchos progresos en todo el mundo para mejorar el acceso de las mujeres a los servicios de maternidad, más de 800 mujeres siguen muriendo todos los días por complicaciones relacionadas con el embarazo. Todos los días nacen por lo menos 7.000 niños muertos, la mitad de los cuales estaban vivos al comienzo del trabajo de parto, mientras que otros  7.000 niños mueren en el primer mes de vida. 

 

La realidad es dura para las mujeres más pobres. En todo el sur de Asia, el número de mujeres ricas que realizan cuatro o más visitas de atención prenatal es tres veces mayor que el de las mujeres de familias más pobres. Cuando se trata de mujeres que dan a luz en un centro, la diferencia entre los más pobres y los más ricos es más del doble en África occidental y central. 

Pobres: las principales víctimas

Los médicos, las enfermeras y las parteras desempeñan un papel clave en la salvación de las madres, pero millones de nacimientos ocurren cada año sin un asistente especializado. Según el Informe, de 2010 a 2017, la cobertura de los trabajadores de la salud ha aumentado en muchos países.

Sin embargo, el aumento de la cobertura ha sido mínimo en los países más pobres, donde los niveles de mortalidad materna y neonatal han sido los más altos. Por ejemplo, de 2010 a 2017, la cobertura aumentó de 4 a 5 trabajadores sanitarios por cada 10.000 personas en Mozambique y de 3 a 9 en Etiopía. En Noruega, este número aumentó de 213 a 228 trabajadores de la salud por cada 10.000 personas durante el mismo período. 

Asimismo, las estadísticas señalan que, a nivel mundial, las complicaciones relacionadas con el embarazo son la principal causa de muerte entre las niñas de 15 a 19 años de edad. Como las adolescentes todavía están en desarrollo, corren un gran riesgo de sufrir complicaciones si quedan embarazadas. Además, sus hijos corren un mayor riesgo de morir antes de cumplir cinco años. Igualmente, en el informe se señala que las "niñas esposas" tienen menos probabilidades de recibir atención médica adecuada durante el embarazo o de dar a luz en un centro de atención de la salud que las mujeres casadas adultas.

Niñas esposas y los riesgos de salud

En general, las esposas terminan teniendo muchos hijos que cuidar, a menudo más que las mujeres que se casan como adultas. En Camerún, Chad y Gambia, más del 60% de las niñas de 20 a 24 años que se casaron antes de los 15 años tuvieron tres o más hijos, en comparación con menos del 10% de las mujeres de la misma edad que se casaron como adultas.

"No podemos proporcionar atención de calidad a las madres más pobres y vulnerables", aseguró Fore. "Demasiadas madres siguen sufriendo sin parar, especialmente durante el parto. Podemos detener este sufrimiento y salvar millones de vidas con un par de manos seguras, instalaciones funcionales y una mejor calidad de atención antes, durante y después del embarazo.

Proyectos y soluciones

En este contexto, con la campaña mundial Every Child ALIVE, UNICEF hace un llamamiento a los gobiernos, los proveedores de atención de la salud, los donantes, el sector privado, las familias y las empresas para que salven a todas las madres y a todos los niños y niñas del mundo, y les ofrece soluciones.

Como, invertir recursos financieros en los sistemas sanitarios, empezando por la UE; la contratación, formación, mantenimiento y gestión de un número suficiente de médicos, enfermeras y matronas con experiencia en atención materna y neonatal; garantizar instalaciones de salud limpias y funcionales, equipadas con agua, jabón y electricidad, al alcance de todas las madres y los niños; por lo que es una prioridad proporcionar a cada madre y a cada niño los medicamentos y el equipo necesarios para un comienzo saludable de la vida; dar a los adolescentes y a las familias la oportunidad de pedir y recibir atención de calidad.

Escuche el servicio
03 junio 2019, 13:44