Cerca

Vatican News
Siria Siria 

Siria: Muerte y sufrimiento de niños y mujeres en campamento Al Hol

En el campamento de Al Hol, en el nordeste de Siria, los niños mueren de enfermedades prevenibles y las mujeres dan a luz en condiciones inseguras

Ciudad del Vaticano

Esta es la queja de Médicos sin Fronteras (MSF) sobre la situación de unas 73.000 personas, el 94% de ellas mujeres y niños, desplazados por la gobernación de Deir Ez Zor tras las últimas batallas entre el grupo del Estado islámico y las Fuerzas Democráticas sirias.

La mayoría de la gente llegó al campamento entre diciembre de 2018 y marzo de 2019, para escapar de violentos combates terrestres y aéreos o porque se vieron obligados a abandonar la zona. A su llegada, algunos resultaron heridos. Muchos de ellos sin alimentos ni atención médica suficientes. Las dificultades del traslado y las condiciones climáticas adversas han agravado aún más las ya precarias condiciones de salud.

"Llegaron amontonados en la parte trasera de las camionetas. Casi todos estaban cubiertos de barro, muchos estaban heridos o enfermos. La gente tenía hambre y los niños estaban desnutridos", dice Will Turner, jefe de emergencias de MSF en Siria.

En poco tiempo, la situación en el campamento de Al Hol se convirtió en una verdadera crisis humanitaria: los recién llegados viven en condiciones de hacinamiento, con pocos alimentos, agua, refugio y saneamiento. Las fuerzas de seguridad locales mantienen a la población en el campamento y, al cabo de varios meses, sus necesidades siguen sin ser satisfechas.

Aunque se dispone de algunos servicios médicos básicos, no están distribuidos equitativamente ni son accesibles entre los habitantes del campamento. La llamada "zona anexa", donde hay 11.000 personas, 7.000 de las cuales son niños de nacionalidad no siria, está separada del resto del campamento por una valla. Debido a las preocupaciones de seguridad de las autoridades, este grupo de personas está sujeto a restricciones adicionales que impiden la libre circulación en las zonas donde se prestan algunos servicios médicos básicos. Muchas mujeres embarazadas que viven en esta zona no tienen más remedio que dar a luz en sus propias tiendas de campaña.

"Hay organizaciones humanitarias y donantes que no están dispuestos a prestar servicios en algunas zonas del campo debido a las posibles afiliaciones de las personas que viven allí", dice Turner, de MSF. "La atención médica no debe estar comprometida. Toda persona tiene derecho a recibir asistencia médica y humanitaria adecuada, independientemente de su origen, nacionalidad, condición jurídica o el motivo que la haya llevado al campamento.

En todas partes del campamento, la calidad del agua y el saneamiento no cumple las normas mínimas de emergencia. El suministro de agua potable es deficiente y muchas letrinas no funcionan, lo que obliga a la gente a defecar al aire libre.

"Vemos a pacientes con enfermedades como la diarrea acuosa aguda debido a la mala calidad del agua y el saneamiento. Tememos que la situación empeore con la llegada del verano", dice Turner, de MSF.

Los pacientes con complicaciones médicas tienen dificultades para recibir permisos para trasladarse a hospitales fuera del campamento, lo que provoca retrasos en el tratamiento. Al mismo tiempo, las personas que son trasladadas al hospital a menudo no son hospitalizadas debido al hacinamiento en los centros de salud. Algunos informan de niños muertos en sus tiendas de campaña.

"Las temperaturas del verano están empezando a hacerse sentir y estamos muy preocupados por el impacto que tendrán en las personas que viven en condiciones tan precarias. Ningún niño debería morir de deshidratación o de enfermedades prevenibles por falta de atención básica", añade Turner, de MSF.

MSF está ampliando sus actividades médicas tanto dentro como fuera del campo. Con numerosas llegadas en las últimas semanas, las necesidades de la población están lejos de ser satisfechas y la situación actual requiere una respuesta humanitaria más organizada y a largo plazo.

MSF pide que se refuerce adecuadamente la ayuda humanitaria en el campo de Al Hol, que se dé acceso a las organizaciones humanitarias a todas las zonas del campo y que se trate a las personas de forma justa y humana, de acuerdo con los principios y leyes internacionales.

MSF lanzó una respuesta de emergencia en el campo de Al Hol en enero de 2019, apoyando inicialmente la prestación de atención médica de emergencia en la zona que acoge a los recién llegados. MSF donó 309 tiendas de campaña familiares, 251 kits de higiene, 24.000 mantas y 1.097 kits de cocina.

17 mayo 2019, 16:41