Buscar

Vatican News
SOMALIA-WEATHER-DROUGHT Desplazados somalíes en Mogadiscio  (AFP or licensors)

Mons. Bertin: Apoyo de Caritas Somalia a los refugiados yemeníes

El Administrador Apostólico de Yibuti y Mogadiscio se refiere al compromiso de la Caritas somalí con los miles de refugiados que huyen de la guerra en Yemen y habla del silencio de la comunidad internacional sobre Somalia, desgarrada por los atentados de los fundamentalistas islámicos y la carestía que sufre el país

Roberto Piermarini – Ciudad del Vaticano

El mundo parece haber olvidado a Somalia. Sin embargo, el país africano sigue siendo escenario de atentados y ataques de los fundamentalistas islámicos de Al-Shabaa. Esta célula somalí de Al Qaeda, expulsada de Mogadiscio en 2011 pero todavía presente en vastas zonas rurales, sigue siendo la principal amenaza para la paz en Somalia. También ayer, en Mogadiscio, la explosión de un coche bomba causó diez muertos. A este atormentado país sólo se lo recuerda por los refugiados somalíes que llegan a Europa. Otro fenómeno olvidado: las miles de personas desplazadas del cercano Yemen que huyen de la guerra civil con todos los medios arriesgando sus vidas en las aguas del Golfo de Adén, que como el Mediterráneo, se está convirtiendo en un cementerio para muchos de ellos. Los que logran llegar a la costa somalí reciben la ayuda de la Caritas local.

Monseñor Giorgio Bertin, Administrador Apostólico de Yibuti y Mogadiscio, también está convencido de este “silencio del mundo” con respecto a Somalia, y nos habla de ellos durante en estos días en que se encuentra en Roma para la XXI Asamblea General de Caritas Internationalis.

En efecto, nos dice que “de hecho, se habla de Somalia sobre todo cuando hay ataques, acciones terroristas o cuando los estadounidenses bombardean a algunos rebeldes... Sólo se habla de ella en ese momento o cuando hay sequía”.  Y recuerda que hace tres semanas estuvo, por primera, vez en Kenia, en el campo de refugiados de Dadaab, donde hay 270.000 refugiados somalíes; luego estuvo en el norte de Somalia, en Hargheisa, en Somalilandia. Y recuerda que allí hay una gran sequía, si bien por suerte, comenzó a llover hace una semana, aunque con un retraso de más de un mes. Por eso afirma que existe el riesgo de una nueva carestía. “Es decir – afirma – que cuando se producen acontecimientos extraordinarios, como asesinatos o sequías, entonces volvemos a hablar de ello”.

Realidad actual de Somalia

Ante la pregunta de ¿cuál es la realidad actual de Somalia?, Monseñor Bertin responde que no ha cambiado mucho en los últimos diez años. Y explica que la característica principal es la inseguridad, especialmente para las instituciones que han renacido un poco; inseguridad para los extranjeros y, por supuesto, para los ciudadanos somalíes. De ahí que afirme que se debe pensar “que hay al menos dos millones de desplazados internos debido tanto a la sequía como al hecho de que diferentes partes de Somalia, especialmente dentro, están en manos de una oposición islamista”.

Campos de refugiados

En cuanto a la realidad de las personas desplazadas en los campos de refugiados, el Administrador Apostólico de Yibuti y Mogadiscio afirma que muchos abandonan Somalia – especialmente los jóvenes – y Somalilandia, que es más pacífica, no sólo por las dificultades vinculadas al aspecto económico, sino sobre todo por la falta de libertad cultural, religiosa e individual. Así pues, estos jóvenes intentan expresarse, sólo que se enfrentan a una sociedad que se ha vuelto, al menos oficialmente, más islamista o una sociedad de total inseguridad. Y si uno no pertenece a un clan poderoso o no tiene un miembro de la familia poderoso – nos dice – no puede seguir adelante.

La Iglesia ante esta situación difícil

“La Iglesia tiene una pequeña presencia en el Norte, muy reducida, que se manifiesta sobre todo a través de la acción humanitaria – afirma Monseñor Bertin – a través de nuestra Caritas. En este momento estamos apoyando a los refugiados de Yemen – yemenitas – porque ante nosotros, más allá del Golfo de Adén, hay una guerra civil que continúa y que a veces, incluso, ¡parece casi más desconocida que Somalia!”.  A la vez que nos explica que la situación en Yemen “es realmente desastrosa”. “Así que tenemos refugiados, tanto en Yibuti como en Somalia. Y hemos emprendido acciones humanitarias a favor de ellos”.

Diálogo con el sector islámico

En cuanto a si existe un diálogo con el componente islámico moderado, Monseñor Bertin nos dice que en realidad no tienen un diálogo ni oficial ni con las autoridades, pero a nivel individual y personal, sus acciones humanitarias suelen pasar por los somalíes que conocen. “Entonces a ese nivel no hay grandes dificultades – nos dice – porque en este caso es, sobre todo, el ser humano el que se encuentra y es fácil”. Mientras “a  medida que se sube por razones ideológicas o políticas se hace más difícil”.

23 mayo 2019, 12:04