Cerca

Vatican News
2019.03.19 migrantes 2019.03.19 migrantes 

México detiene a migrantes en redada masiva

El Gobierno de México frustró el intento de casi 300 migrantes centroamericanos y cubanos que intentaban llegar a la capital mexicana mientras mantiene contenidos a miles de migrantes centroamericanos desde hace meses a escasos kilómetros de la frontera con Guatemala

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

Según la agencia EFE, agentes de la Policía Federal interceptaron en la noche del miércoles en Huixtla, en el suroriental estado de Chiapas, los cinco autobuses con los que viajaban casi 300 cubanos que tenían intención de alcanzar el jueves pasado la Ciudad de México para luego proseguir su camino hacia Estados Unidos.

Según el relato de los cubanos, las fuerzas de seguridad atravesaron sus unidades para cerrar el paso a este contingente que salió de Tapachula, y les dijeron que debían regresarse a la ciudad mexicana, cercana a la frontera con Guatemala, donde se encuentra la estación migratoria que gestiona la regularización de los migrantes en México. La mayoría de los cubanos hizo el viaje de vuelta, sin embargo, unos cincuenta de ellos decidieron pasar la noche en Huixtla cercana a Tapachula y sumarse así a la caravana de cerca de 3.000 migrantes centroamericanos que también persigue su sueño de alcanzar territorio estadounidense. Este grupo de cubanos lleva algunas semanas varado en la frontera sur de México después de haber pasado por Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y Guatemala.

En redada masiva migrantes detenidos en Chiapas

El viernes otra redada, según el diario la Jornada, la mayor que ha habido desde que comenzaron las caravanas el año pasado. Cientos de migrantes centroamericanos fueron detenidos por agentes de migración y policías federales en México, en el municipio de Mapastepec. Las fotos de las agencias muestran la angustia de los migrantes. Según las autoridades, serían trasladados a la estación migratoria Siglo 21, en Tapachula, para ser deportados. Entre llantos de las mujeres y los niños, los migrantes centroamericanos fueron perseguidos por la carretera, para después ser subidos por la fuerza a las camionetas del Instituto Nacional de Migración, INM y las patrullas de la Policía Federal, y luego trasladados hacia Tapachula.

Según el periódico Proceso de México, fueron llevados a un albergue improvisado como tal desde hace seis meses en la Feria Mesoamericana, donde juntaron a otros cientos de migrantes, en total, más de mil 500 que esperan ahora ser deportados hacia sus países de origen. Los migrantes que fueron perseguidos y capturados esperaban –a orilla de la carretera, fuera de la zona urbana de Mapastepec– a unos dos mil migrantes que vienen por Escuintla, a quienes se pretendían unir para luego seguir su caminata por toda la carretera costera, pasando por Pijijiapan, Tonalá y Arriaga. Sin embargo, vieron frustrados sus sueños de seguir en su camino, tras la redada que desplegaron agentes del INM y la Policía Federal.

El activista y defensor de los derechos humanos de los migrantes, Ruben Figueroa, denunció que el presidente Andrés Manuel López Obrador está dispuesto a todo por complacer a Donald Trump y  arremetió contra los migrantes en Mapastepec, en un fuerte operativo por demás violento, en el que se utilizó helicóptero y cientos huyeron a los montes, mientras mujeres y niños fueron detenidos.

En un comunicado oficial, el INM dio a conocer que en el albergue temporal de Ciudad Hidalgo, “Puente Rodolfo Robles”, hasta este momento, se atienden a mil 100 personas. En este sitio se les brinda atención médica, agua y pañales, así como 3 mil 300 raciones diarias de comida. Y que el módulo de atención médica se encuentra en operación las 24 horas del día. Colaboran Protección Civil e instancias de Salud del gobierno de la entidad.

Asimismo, este viernes iniciaron los registros y programa de empleo temporal con iniciativa de la Delegación Federal de Bienestar Social del estado de Chiapas. En tanto, en el albergue para migrantes, instalado en la Feria Mesoamericana, se encuentran mil 527 personas en espera para ser retornadas a su país. Igualmente destacó que se brinda atención médica las 24 horas del día, así como agua y comida (4 mil 500 raciones diarias). También, kits de limpieza, colchonetas y casas de campaña.En esta tarea, de acuerdo con el INM, contribuyen la Secretaría de Salud y Protección Civil con el módulo de salud. Además, la Secretaría de Marina instala una cocina para la preparación de alimentos en el sitio. Por su parte, indicó que el Grupo Beta proporciona ayuda y brinda apoyo a contingentes de personas migrantes que en este momento están en Mapastepec y Escuintla. Añadió que con el apoyo del municipio de Tapachula se abrirá un nuevo albergue migratorio en el Centro de Convivencia, con capacidad para 500 personas. Bajo este contexto, se reporta actualmente una atención total a 5 mil 366 personas migrantes, tanto en albergues como en la estación migratoria de Tapachula.

Se acabó la solidaridad con los migrantes 

Según un artículo de Univisión, las ayudas que recibieron los centroamericanos de la primera caravana se han ido difuminando tras la aparición de "campañas de discriminación" que pintan a los migrantes como violentos. Este discurso aviva los prejuicios y ha hecho mermar la ayuda de organizaciones y particulares. Atrás quedó la ayuda de iglesias, particulares y organizaciones locales que ofrecían comida o transporte gratuito en plataformas de camiones o en vehículos pequeños para aligerar la travesía, lo cual ahora sólo ocurre de forma muy esporádica.

La solidaridad masiva que recibieron caravanas previas de migrantes centroamericanos al cruzar México con destino al norte ahora son apoyos con cuentagotas, bien por el cansancio de los pobladores o, como señalan algunos expertos, porque se ha divulgado un discurso que aviva los prejuicios en su contra. Esto ha incrementado la frustración de muchos que huyen de la pobreza o la violencia en Centroamérica.En Mapastepec, una localidad un poco más al norte de Escuintla, aún en el estado de Chiapas. En el lugar, miles de migrantes continúan varados a la espera de que las autoridades mexicanas les otorguen algún permiso o visa temporal para trabajar en México o, en caso de no obtenerlo, seguir su viaje hacia la frontera con Estados Unidos.

Según Efe, cuando Andrés Manuel López Obrador asumió la Presidencia el 1 de diciembre, el Gobierno mexicano impulsó un plan de entrega de visas por razones humanitarias para los migrantes centroamericanos que cruzan el país con destino a Estados Unidos. Sin embargo, este plan expiró en enero y, desde entonces, las autoridades mexicanas intentan contener a miles de personas en la frontera sur y realizan deportaciones de migrantes que no regularizaron su situación en el país. Según efe, todo esto ocurre en un contexto de tensión diplomática entre México y Estados Unidos, ya que el mandatario estadounidense Donald Trump está presionando para que el Gobierno mexicano no permita que las caravanas sigan su recorrido. La frágil situación que padecen miles de migrantes en la frontera sur de México ha sido denunciada por varias ONG.

23 abril 2019, 11:31