Cerca

Vatican News

“Un obispo contra todas las cercas”. Libro sobre Mons. Casaldáliga

Ana Helena Tavares, "me apasioné por su historia", autora de la primera biografía escrita por una brasileña sobre el obispo del Araguaia, "Un obispo contra todas las Cercas. La Vida y las Causas de Pedro Casaldáliga"

Ciudad del Vaticano

¡Quién es Don Pedro?

Don Pedro nació el 16 de febrero de 1928. Religioso, escritor y poeta español ha vivido la mayor parte de su existencia en Brasil. Posee una particular manera de entender la vida, al lado de los fracasados y enfrentándose a los que siempre ganan. Lo hace sin romanticismos, manchándose las manos.

Experimentó amenazas a muerte, la tortura de compañeros, enterró a centenares de campesinos e indígenas, así como logró salvarles la vida a otros tantos. Luchó por recuperar tierras para los campesinos, así como promocionó la alfabetización, educación y salud para los desposeídos de este mundo. Sus luchas por la Amazonia siguen vigentes.

Entrevista a Ana Helena Tavares

Luis Miguel Modino entrevista a Ana Helena Tavares, autora de la biografía sobre el Obispo Pedro Casaldálilga. En la entrevista, la biógrafa muestra algunas pinceladas del libro, presentado en la Catedral de San Félix del Araguaia el domingo de Pascua, fiesta de la Vida, la misma Vida por la que Pedro luchó a lo largo de tantos años, que nunca olvidó esas causas, “un hombre que amó mucho más a Brasil que muchas personas que nacieron en esta tierra".

¿De dónde surgió la idea de escribir una biografía de Pedro Casaldáliga?

Yo fui a San Felix del Araguaia por primera vez en septiembre de 2012, que fue cuando conocí a Pedro personalmente. Yo fui a trabajar, estaba haciendo una serie de reportajes sobre la Dictadura Militar, con personas de diversas áreas. En un determinado momento necesité buscar a alguien de la Iglesia católica.

Yo me enamoré de su historia, es una historia apasionante, y después de que terminé de hacer el libro sobre la Dictadura, que cuenta con 26 entrevistados, donde también hay otros dos de la Iglesia católica, que ya murieron, Monseñor Tomas Balduino y Monseñor Waldir Calheiros, decidí que haría la biografía de una de esas personas que había entrevistado.

La biografía de Pedro fue un gran desafío, entonces sabía que iba a ser el más desafiador de todos, por todo, incluso por la distancia geográfica, vivo en Río de Janeiro y él vive en San Felix del Araguaia. Decidí afrontar ese desafío, y me enamoré de su historia, de tal manera que yo también pasé a usar el anillo de “tucum”, abracé sus causas de la manera que yo podría abrazar, a través de mi escritura. Yo me comprometí a escribir cosas relacionadas con las causas de él, la reforma agraria, la lucha contra la esclavitud.

Pedro es una persona que hace que todas las causas se relacionen con los derechos humanos, y él me dijo al oído, antes de salir, la primera vez que fui en el 2012, él me dijo una cosa que me marcó mucho, y que creo que él suele decir a todo el mundo, que nunca se olviden de las causas de la vida. Entonces, vine con esa intención de no olvidarme de las causas de la vida, y ahí decidí hacer esta biografía. La historia realmente es esa, es la historia de una reportera que fue a entrevistar a un obispo para un proyecto sobre la Dictadura Militar, y se enamoró de la historia de vida de ese obispo y decidió escribir su historia, hacer su biografía.

¿Qué significa la figura de Pedro en el momento que Brasil está viviendo hoy?

Este culto a la ignorancia, Pedro es una persona que, a lo largo de la vida, siempre se preocupó mucho con el estudio, en profundizar en todos los temas. Este culto a la ignorancia del gobierno actual es contrario al culto a la educación que Pedro tuvo toda la vida. Entonces, es la antítesis, Pedro de un lado y el Brasil actual del otro.

¿Qué es lo que Pedro podría decir hoy a la Iglesia de Brasil? ¿Qué significa la figura de Pedro ante la coyuntura eclesial que Brasil está viviendo?

El camino señalado por el Papa Francisco, me imagino que sea justamente aquel que Pedro, no sólo apuntaría, si él estuviese bien de salud, sino que continúa apuntando, porque él creó una red. Si observas en Internet, hay personas que usan el nombre Casaldáliga como apellido en homenaje a Pedro. Él se convirtió en un símbolo muy grande, que es mucho mayor que su persona física. Aunque él no está bien físicamente, sus causas, todo lo que él representa, continúan firmes.

¿Cómo es posible, ni sólo hoy como treinta, cuarenta años atrás, que alguien que vivía en un lugar tan alejado, pudiera convertirse en una referencia, no sólo para Brasil, sino para todo el mundo?

Pedro es una persona que desde niño, escribió un texto a los ocho años de edad, llamado "Memorias de un Aspirante al Periodismo", demostraba una vocación para el periodismo. En España, él participó en revistas, y aquí en Brasil, una de las primeras cosas que él hizo cuando llegó fue a fundar un periódico, que existe hasta hoy, es el diario “Alvorada”, que fue creado en 1970, va a hacer cincuenta en el año 2020. Ese periódico, junto con otras diversas formas que él organizó para comunicarse, fue lo que le hizo que su voz saliera de aquella región, no se quedara solo allí, y llegase a otros lugares.

En resumen, él es una persona que no sólo se preocupó en actuar, sino en comunicar al mundo sus acciones. Hay muchos obispos que, yo sé, son personas que actúan en sus lugares, en sus ciudades, pero no se preocupan por la comunicación de lo que hacen, no se preocupan por usar las herramientas del mundo de hoy. Si Pedro pudiera, estaría en Internet, en las redes, en el youtube, porque él siempre se preocupó en contar para el mundo, en denunciar, porque esa es incluso una función del profeta, es el anuncio y la denuncia, y él siempre se preocupó en usar los medios de comunicación para denunciar.

El Papa Francisco convocó para 2019 el Sínodo para la Amazonia. San Félix del Araguaia forma parte de la Amazonia legal y el obispo actual, monseñor Adriano Ciocca, debe participar en la asamblea sinodal, en Roma, en el mes de octubre. Este Sínodo nos habla de nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral. Desde tu punto de vista, ¿cuáles serían las propuestas que don Pedro haría en referencia a esos nuevos caminos que el Sínodo quiere hacer realidad?

Dentro de la propuesta del Sínodo, que tiene que ver con la ecología, Pedro seguiría hablando lo que siempre habló. Un ejemplo, una de las grandes peleas allí en San Felix del Araguaia fue que querían que se hiciera una hidrovía que iba, según la alegación de los terratenientes, a traer progreso y dinero a la región, pero a perjudicar profundamente a los pueblos indígenas y al Río Araguaia. Don Pedro continuaría hablando lo que él habló en la época, si es para que el Río Araguaia se muera, si es para que los pueblos indígenas mueran, es mejor no tener lo que se llama progreso. Incluso hay un poema famoso suyo, que él llama progreso de mentira, que es el progreso que mata. Pedro seguiría defendiendo que el progreso no puede matar. Creo que él defendería básicamente eso, dentro de lo que él siempre defendió.

Pedro no se preocupa tanto con él, siempre fue una persona que dentro de los principios básicos del humanismo, nunca hizo tergiversaciones, siempre fue coherente con lo que él defendió. Creo que él seguiría defendiendo eso, que el progreso tiene que ser humano. Tiene que haber progreso, tiene que llegar el asfalto, tiene que eso, tiene que aquello, pero tiene que, en primer lugar, defenderse el derecho del ser humano.

23 abril 2019, 11:15