Cerca

Vatican News
113 millones de personas en 53 países han experimentado niveles elevados de inseguridad alimentaria en 2018. 113 millones de personas en 53 países han experimentado niveles elevados de inseguridad alimentaria en 2018.  

100 millones de personas sufre hambre aguda; 795 va a dormir con el estómago vacío

Informe mundial 2019 sobre las crisis alimentarias presentado por la Unión Europea, FAO y WFP: Últimas cifras sobre el número de personas que padecen hambre aguda en el mundo.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

Según el Informe Mundial sobre “las Crisis Alimentarias” presentado hoy en Bruselas “113 millones de personas en 53 países han experimentado niveles elevados de inseguridad alimentaria en 2018”. Cifra ligeramente inferior en comparación con los 124 millones que dejó el 2017; sin embargo, en los últimos 3 años, el número de países afectados “ha aumentado” y el número de personas en el mundo que padecen estas crisis alimentarias “se ha mantenido por encima de los 100 millones”.

Inseguridad alimentaria “aguda” principalmente en 8 países

Dicho Informe, emitido esta mañana conjuntamente por la Unión Europea, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP), también ha advertido de la “inseguridad alimentaria aguda”, es decir, “la incapacidad de una persona para consumir alimentos adecuados que pone en peligro inmediato su vida o sus medios de subsistencia”, asegurando que casi dos tercios de las personas que la padecen “se encuentran en sólo ocho países: Afganistán, Etiopía, Nigeria, República Democrática del Congo, Sudán del Sur, Sudán, Siria y Yemen”, aunque hay 13 países excluidos en el análisis debido a la falta de datos, entre ellos Corea del Norte y Venezuela y otros 42 países en los que 143 millones de personas “están solamente a un paso” de tener que enfrentarse al hambre aguda.

Vincular el desarrollo humanitario y la paz

“Del Informe Mundial se desprende claramente que, a pesar de una ligera disminución en 2018 del número de personas que padecen inseguridad alimentaria aguda - la forma más extrema de hambre -, la cifra sigue siendo demasiado elevada. Debemos actuar a gran escala, vinculando el desarrollo humanitario y la paz para aumentar la resiliencia de las poblaciones vulnerables afectadas. Para salvar vidas, tenemos también que salvaguardar los medios de subsistencia”, ha declarado el Director General de la FAO, José Graziano da Silva.

795 millones de personas se van a dormir con el estómago vacío

A pesar de que en el mundo se produce suficiente cantidad de comida como para alimentar a todas las personas, 795 millones de ellas (una de cada nueve) siguen yéndose a dormir con el estómago vacío todas las noches. Es más, una de cada tres sufre alguna forma de desnutrición. Ante esto, el Director Ejecutivo de WFP, David Beasley ha hecho un llamamiento a los dirigentes mundiales en el que les pide “estar a la altura de las circunstancias y ayudar a resolver estos conflictos, ahora mismo”.

Imprescindible analizar las causas para combatir el hambre

“Para poner fin de verdad al hambre, debemos atacar sus causas profundas: los conflictos, la inestabilidad y los efectos de las crisis climáticas” ha asegurado David Beasley, Director Ejecutivo de WFP, asegurando que entre las conclusiones del Informe destaca el llamamiento “a la cooperación” para prevenir, preparar y dar respuesta a las necesidades humanitarias urgentes y las causas profundas, entre las que se incluyen el cambio climático, las crisis económicas, los conflictos y los desplazamientos de población. Informe que también subraya la necesidad “de una mayor inversión en la mitigación de los conflictos y la paz sostenible”.

02 abril 2019, 16:43