Cerca

Vatican News

Etiopía: la crisis de desplazamientos dispara las tasas de desnutrición

Médicos Sin Fronteras lanza una intervención de emergencia en el área de Gedeo, al sur del país, a la vez que pide a las organizaciones humanitarias en Etiopía ampliar urgentemente su asistencia.

Sofía Lobos - Ciudad del Vaticano

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha lanzado una intervención de emergencia en el área de Gedeo de la Región de las Naciones, Nacionalidades y Pueblos del Sur (SNNPR), a la vez que solicita a las organizaciones humanitarias en Etiopía "ampliar urgentemente su asistencia a los desplazados internos en los numerosos asentamientos de la zona".

Malas condiciones de vida

La organización internacional muestra su preocupación ante la vulnerable situación de decenas de miles de desplazados internos en el sur de este país, después de que una evaluación revelara indicadores alarmantes sobre su estado nutricional, las malas condiciones de vida y la limitada disponibilidad de agua potable.

 

Tras examinar a niños menores de 5 años en ocho asentamientos de desplazados internos en la woreda de Gedeb, en Gedeo, a finales de marzo, los equipos sanitarios hallaron que las tasas de desnutrición aguda grave y global estaban muy por encima del umbral de emergencia. También presenciaron un alto número de mujeres embarazadas desnutridas.

Desnutrición a niveles alarmantes

"Vimos una necesidad inmediata de ampliar la respuesta al tratamiento de niños desnutridos, ya que las pocas estructuras médicas de la zona estaban completamente desbordadas y no podían ofrecer la atención especializada necesaria que requieren los menores con complicaciones", afirma Markus Boening, coordinador de MSF en Gedeo, quien explica que uno de los mayores problemas es que los pequeños desnutridos llegan demasiado tarde para recibir tratamiento, lo que demuestra que existen carencias en el componente de alcance comunitario en la respuesta humanitaria actual.

Atención médica y agua potable

Asimismo, los médicos están apoyando a las autoridades regionales de salud con un enfoque en nutrición. Hasta el momento, han tratado a más de 200 niños menores de 5 años por desnutrición aguda grave en dos centros de estabilización y han atendido a más de 55 pacientes pediátricos.

La respuesta se ampliará en los próximos días para incluir la mejora de las condiciones de agua y saneamiento en algunos de los campos de desplazados internos y asentamientos informales, incluido un mayor acceso a suministros de agua potable y letrinas. Mientras tanto, las autoridades sanitarias locales han reportado varios miles de casos de diarrea acuosa en las últimas semanas.

Unas condiciones verdaderamente lamentables cuando lo que está en juego son vidas humanas.

19 abril 2019, 14:23