Cerca

Vatican News
Sahel Yihadista ataque Burkina Faso Mali Burkina Faso y la zona fronteriza con Mali, en la región de Sahel en África occidental, fueron el escenario del último ataque yihadista y de episodios de violencia intercomunitaria 

Burkina Faso, mueren más de 60 personas en ataques yihadistas

Ataques yihadistas seguidos por enfrentamientos interétnicos en el norte del país, en el confín con Mali, han causado la muerte de 62 personas, en un país que anteriormente era conocido por su estabilidad en una región difícil

Sesenta y dos personas han muerto esta semana en Burkina Faso a causa de ataques yihadistas y de enfrentamientos interétnicos sucesivos en la comuna de Arbinda, en el norte del país y en la zona fronteriza con Mali, informó el miércoles el ministro de Administración Territorial del país africano Simeon Sawadogo, en la televisión estatal. Se trata del último episodio de violencia intercomunitaria que afecta a la región de Sahel,  en África occidental.

Sawadogo especificó que la mitad de los fallecidos perdieron su vida por los ataques terroristas mientras que el resto fallecieron debido a conflictos comunitarios, represalias entre las comunidades kouroumba, peuls, mossis, entre otros. El Ministro Sawadogo informó asimismo que los terroristas secuestraron a también a nueve personas, a las que tienen retenidas.

El grave hecho se desencadenó la noche del domingo cuando unos individuos armados entraron en la localidad de Hamkan, a 7 km de Arbinda, y asesinaron jeque Weerem y a miembros de su familia.

Deplorando la “situación lamentable”, el ministro Sawadogo explicó que el asesinato del jeque dio lugar a sucesivos altercados entre comunidades en Arbinda, que causaron represalias de ambas partes.

La situación ha provocado también una “migración interna” de poblaciones que se han “desplazado a localidades cercanas” a Arbinda,  señaló también Sawadogo, agregando que la “situación es tal que nadie está a salvo”. El Ministro destacó además que “la intención de los terroristas es poner en conflicto a las diferentes comunidades que viven en simbiosis", y pidió a la población que no caiga “en la trampa de considerar a una comunidad como la causa de nuestra desgracia".

Tanto en Burkina Faso como en Mali las tensiones degeneran periódicamente en actos de violencia entre los peul, una comunidad tradicionalmente de ganaderos, a menudo nómadas y musulmanes; y los agricultores autóctonos.

Los ataques yihaditas han aumentado en los últimos meses y la violencia ha reencendido antiguas tensiones entre las comunidades, ya que algunos grupos son acusados de haber colaborado con los yihadistas.

En Burkina Faso, anteriormente conocido por su estabilidad en una región difícil,  hubo 499 muertos en ataques contra civiles entre noviembre de 2018 y el 23 de marzo, informa la agencia Reuters, con un aumento de más del 7 mil % respecto al mismo periodo del año precedente.

04 abril 2019, 11:30