Cerca

Vatican News
Refugiados sirios en Líbano Refugiados sirios en Líbano 

Líbano: de acoger refugiados a valorizar un patrimonio inestimable

No más ayuda, sino estrategias: Líbano, después de la oscura sombra del conflicto en la vecina Siria, trata de volver a encontrar la luz. Una vez más, está abierta al turismo y a las peregrinaciones, pero pide a la comunidad internacional que se comprometa a fomentar el retorno de los refugiados a Siria (L'osservatore Romano)

Fausta Speranza – Ciudad del Vaticano

País de convivencia y solidaridad

El país, ejemplo de convivencia entre cristianos y musulmanes, se ha convertido también en un símbolo de solidaridad: unos cuatro millones de libaneses han acogido a más de un millón y medio de refugiados sirios, dando al mundo una lección de humanidad frente a una carga numéricamente abrumadora. Pero ningún país u organismo internacional puede pensar que, mientras se normaliza laboriosamente la situación de Damasco, se olvidan los nuevos refugiados en el país de los cedros, que todavía tiene en algunos campos 500.000 palestinos llegados en 1948.

Visitamos la tierra de los cedros con una delegación de la Opera Romana pellegrinaggi encabezada por el director general Don Remo Chiavaroni, quien, por invitación del Papa Francisco, también ha incluido al Líbano en la lista de itinerarios religiosos para 2019. Es la Tierra Santa: Jesús llegó a Tiro y Sidón, así como a otros lugares del sur.

El jefe de Estado, el general Michel Aoun, maronita católico, nos recibió en su palacio presidencial con palabras de agradecimiento por la decisión del Papa y afirmando que "hay todas las circunstancias de seguridad porque se ha ganado la guerra contra el terrorismo". El Ministro de Asuntos Exteriores, Gebran Bassil, también nos dio la bienvenida, subrayando "la capacidad del país, tierra de encuentro entre Occidente y Oriente, para resistir, para defender su identidad a pesar de todos los desafíos".

Construir el futuro con las piedras de la historia

Al visitar el Líbano hoy en día, se percibe a varios niveles el intento de redención de la crisis económica y el deseo de renacer para sitios arqueológicos como el famoso Baalbek, que se encuentra a sólo 20 kilómetros de la frontera con Siria. Basta recordar esta proximidad para contar cómo el lugar, uno de los más importantes de Oriente Próximo - Robert Byron lo llamó "el mundo en piedra" - ha desaparecido sustancialmente de los circuitos de visitas guiadas en los ocho años de conflicto en Siria. El alcalde de Baalbek, el general Hussein Lakis, tiene la sonrisa de los que vuelven a vivir y se proyectan felizmente hacia el futuro, pero también habla de los "coches bomba que explotaron cerca de la frontera, de los misiles avistados por la población, del miedo generalizado a la infiltración", de una frontera que ahora ha sido reabierta al tráfico oficial, pero que nunca ha parecido lo suficientemente cerrada para los terroristas del llamado Estado islámico que han traído la muerte en Siria como en Irak.

Y, a sólo unas decenas de metros de las magníficas columnas y de los enormes pero muy detallados capiteles que quedan del antiguo templo de Júpiter, en lo que se llama el Valle de Baak, se encuentran algunos de los campos de refugiados donde se reúnen las familias sirias. La mayoría están esperando la oportunidad de regresar a su patria en paz. Hasta ahora, según las últimas cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), sólo han regresado 150.000 personas. Pero algunos, procedentes en particular del torturado Raqqqa elegido como capital de las islas, han abandonado la idea de repatriarse en un futuro próximo y sueñan con quedarse en el Líbano o trasladarse a otros países. De hecho, estos campos son una excepción en el Líbano. El gobierno ha intentado no forzar a los refugiados a entrar en zonas que podrían convertirse en guetos permanentes, como ha ocurrido en muchos campos palestinos. Por ejemplo, también se abrieron escuelas de todos los niveles por las tardes para ofrecer oportunidades de estudio a los jóvenes sirios.

"El Líbano, a pesar de haber sufrido durante la guerra civil, ha sido invadido y ocupado por sus vecinos. Con estas palabras el nuncio apostólico Joseph Spiteri, en la entrevista con "L'Osservatore Romano", define el compromiso del Líbano como "más que loable". Sin embargo, el nuncio advirtió: no se puede pedir que se mantenga por mucho tiempo, especialmente en vista de las oportunidades de trabajo que faltan, incluso para los libaneses. El nuncio se ilumina mencionando el histórico documento de fraternidad firmado en el Memorial del Fundador en Abu Dhabi por el Papa Francisco y el gran imán de Al-Azhar Ahmad Al-Tayyeb, y confía: "Se siente realmente que la fraternidad se intensifica en este momento". Y añade: "Los hermanos y hermanas representados por el gran Imán son hombres y mujeres de fe junto a los cuales podemos caminar y quieren tener apoyo para reconocer que no son terroristas".

Entusiasmo por cercanía y diálogo interreligioso

En el Líbano, el eco del documento de Abu Dhabi es muy fuerte. Todos hablan de él con entusiasmo y emoción, tanto cristianos como musulmanes.

El Padre Salim Daccache, rector de la Universidad San José, una universidad fundada en 1975 por los padres jesuitas y que sigue siendo una de las más prestigiosas del Líbano, donde nos recibió, explica que "el fermento es grande", que "se multiplican las invitaciones a encuentros interreligiosos con chiítas, sunitas, drusos", que "el acuerdo ya se está estudiando en universidades católicas y centros de formación islámica".

En Beirut también nos reunimos con el profesor Mohammed Al Summak, Secretario General del Comité Cristiano Musulmán para el Diálogo y asesor del Gran Mufti del Líbano. Recuerda con orgullo que participó, por parte musulmana, en la preparación de la Declaración de la Hermandad y nos deja dos peticiones sustanciales: "Recordad que el camino partió de Nostra Aetate", para poder "evaluar todos los pasos y frutos dados" precisamente sobre la base del documento del Concilio Ecuménico Vaticano II, que trata del tema del sentido religioso y de las relaciones entre la Iglesia católica y las religiones no cristianas. En palabras de Summak, la declaración de Abu Dhabi es "un gran salto adelante" aún más significativo en un momento en que "hemos sobrevivido al tsunami del terrorismo y a los crímenes del llamado Estado islámico". Una recomendación concreta: "Ante el crecimiento de tantos extremistas y populismos fáciles, debemos mantener los ojos abiertos" y "hacer lo que queda por hacer: insertar el mensaje de la Declaración en los planes de estudio académicos, en los itinerarios de estudio y en los procesos culturales de los países islámicos". Para terminar, Summak advierte: "Siempre hay gente que no cree en la fraternidad humana: sólo ellos pueden ser hostiles al documento".

El Patriarca de Antioquía de los Maronitas, el Cardenal Béchara Boutros Raï, dándonos la bienvenida al Patriarcado de Bkerké, también acoge con satisfacción el eco de la Declaración de Abu Dhabi. Luego hizo un llamamiento enérgico al mundo. Recuerda que "Líbano es el único Estado en el que cristianos y musulmanes no sólo viven uno al lado del otro, sino que gestionan juntos la cosa pública". En este equilibrio, "no se puede apoyar a más de un millón y medio de refugiados sirios en un país que es más pequeño que Cerdeña". Por lo tanto, hace un llamamiento real: "Es necesario que la comunidad internacional no vincule su regreso a su patria a la solución política de la crisis en Siria". Existe el riesgo de que el proceso sea demasiado largo - subraya el Patriarca - y de que en el Líbano se pierda el equilibrio numérico, y por lo tanto el equilibrio de representación, entre cristianos y musulmanes, "porque los refugiados sirios son sunitas: sólo 200 son cristianos de los que llegaron al Líbano". Pero la advertencia del Patriarca es también para Siria: no permitir que los sirios regresen a casa desde el Líbano, Jordania u otras zonas a las que han huido, significaría infligir a Siria "una segunda guerra: después de la destrucción sobre el terreno, la destrucción de la identidad, interrumpida por tantas fugas".

En cualquier caso, el impulso de las comunidades monásticas sigue siendo excepcional en el Líbano, que tiene tanto que ofrecer a los que buscan la espiritualidad tras las huellas de Jesús o a los que se sienten atraídos por la riqueza histórica y cultural del más pequeño de los estados del Cercano Oriente. En la oferta de la Opera Romana pellegrinaggi hay un tour de ocho días por la tierra mencionada en 30 de los 66 libros de la Biblia. Entre las diversas etapas previstas, sólo mencionamos la del llamado Valle Sagrado, rico en monasterios, y la de la ciudadela cruzada de Biblos. Hay más en el tour. Y en la aldea hay mucho más que lugares, empezando por la llamada dominante de las páginas de la Biblia que narra el Líbano como una tierra donde mana leche y miel.

28 marzo 2019, 11:47