Buscar

Vatican News

Vencer la batalla contra el hambre es posible: "no es un eslogan"

El Papa Francisco participó en la inauguración de la 42° sesión del Consejo de los Gobernadores del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA). En su discurso, el Pontífice exhortó a promover el desarrollo rural para "vencer la batalla contra el hambre y la miseria en el mundo"; algo que no es un simple eslogan sino un hecho totalmente posible "si lo planteamos con seriedad".

Sofía Lobos - Ciudad del Vaticano

La mañana del jueves 14 de febrero el Papa Francisco participó en la inauguración de la 42° sesión del Consejo de los Gobernadores del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA), un organismo especial de las Naciones Unidas cuyo mandato consiste en ayudar a las mujeres y los hombres de las zonas rurales, mejorar su seguridad alimentaria y la calidad de los alimentos con el fin de aumentar sus ingresos y su capacidad de resistencia.

La cita tuvo lugar en la Sede de la FAO, en Roma. El Santo Padre fue recibido por el director general de este Organismo de Naciones Unidas, José Graziano da Silva, y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, quienes reafirmaron sus respectivos compromisos en la lucha contra la pobreza.

Las responsabilidades no se evaden

Vatican News comparte en este video, una de las frases más destacadas de la alocución del Pontífice: «Nuestra sociedad ha alcanzado grandes logros en otros ámbitos del saber. Esto quiere decir que estamos ante una sociedad que es capaz de avanzar en sus propósitos de bien; y también vencerá la batalla contra el hambre y la miseria, si se lo plantea con seriedad. Estar decididos en esta lucha es primordial para que podamos escuchar —no como un eslogan sino de verdad—: El hambre no tiene presente ni futuro. Sólo pasado».

 

«Para esto, es necesario la ayuda de la comunidad internacional, de la sociedad civil y de cuantos poseen recursos. Las responsabilidades no se evaden, pasándolas de unos a otros, sino que se van asumiendo para ofrecer soluciones concretas y reales. Son éstas las soluciones concretas y reales las que debemos pasar de unos a otros. Las responsabilidades no se evaden, pasándolas de unos a otros, sino que se van asumiendo para ofrecer soluciones concretas y reales», argumentó Francisco.

Paradoja: los campesinos que cultivan la tierra pasan hambre

Asimismo, en su discurso el Obispo de Roma puso en evidencia la triste paradoja de que la mayor parte de los más de 820 millones de personas que sufren hambre y malnutrición en el mundo, "vive en zonas rurales, se dedica a la producción de alimentos y es campesina".

También destacó la necesidad de promover una “ciencia con conciencia” que ayude a estos pueblos a protagonizar un auténtico desarrollo. Por ello, el Papa puso en guardia sobre la importancia de crear ayudas que no se ejecuten "de arriba hacia abajo", sino "trabajando con ellos y para ellos ya que un pueblo que recibe una ayuda que genera dependencia no puede desarrollarse".

14 febrero 2019, 16:20