Cerca

Vatican News

El impacto de las minas en la población civil de Yemen

Desde 2015, Yemen sufre una guerra de gran escala y en 2018 los brotes de enfermedades y el recrudecimiento de los combates agravaron la ya de por sí desesperada situación humanitaria. Cada año, las minas antipersona se cobran la vida de miles de personas, especialmente niños.

Sofía Lobos - Ciudad del Vaticano

La crisis humanitaria que azota a Yemen es insostenible. Según el último análisis de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF), difundido por el Gobierno yemení, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef); las consecuencias derivadas de la guerra, el hambre y la pobreza en esta nación afectan a casi 24 millones de personas, es decir el 80% de su población. 

Llamamiento del Papa ante la crisis

Antes de iniciar su Viaje Apostólico a los Emiratos Árabes Unidos, el Papa Francisco expresó su preocupación ante esta alarmante situación y lanzó un llamamiento a la Comunidad Internacional, para que trabaje en favor de la protección y la supervivencia del pueblo.

 

Lo hizo a la hora del rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro, el domingo 3 de febrero: "Sus habitantes están agotados por el largo conflicto y muchísimos niños sufren hambre, pero no es posible acceder a los depósitos de alimentos. El grito de estos niños y de sus padres se eleva ante Dios", recordó el Santo Padre.

Bloqueo de suministros humanitarios

En este contexto, Vatican News habló con Médicos Sin Fronteras, organización que trabaja en las zonas de conflicto velando por la seguridad de los más desprotegidos y haciendo frente a grandes desafíos: el colapso del sistema sanitario, brotes de enfermedades como el cólera y la difteria; la falta de seguridad en las instalaciones del personal médico; sin olvidar el bloqueo de suministros humanitarios (alimentos, agua y medicinas) en los puertos y aeropuertos afectados por el conflicto.

Otro grave problema que afecta a Yemen son los campos de "minas antipersona", que han sido instaladas para frenar el avance de las tropas enfrentadas y que han causado estragos en la vida de las víctimas civiles, especialmente niños.

 "En estas tierras no se puede cultivar, la población local es privada de sustento mientras que las minas que estallan hieren y matan indiscriminadamente", explica MSF.

Niños: principales víctimas de las minas

Entre agosto y diciembre de 2018, los equipos de esta organización sanitaria en Mocha, ingresaron y atendieron a más de 150 personas heridas por minas, artefactos explosivos improvisados y munición sin detonar. Uno de cada tres heridos eran niños que habían resultado heridos por la explosión mientras jugaban en el campo. 

Las minas crean, por tanto, generaciones de personas mutiladas. Estos explosivos tienen repercusiones a largo plazo, no sólo para familias sino para la sociedad en general ya sus víctimas tienen más probabilidad de depender de otras personas y quedar aisladas socialmente. Se trata de unos artefactos que también impiden que los habitantes de zonas agrícolas cultiven sus campos impactando en la generación de ingresos y de alimentos.

Urge limpiar las zonas civiles

A través de este video elaborado por Médicos Sin Fronteras, la entidad sanitaria pide a las autoridades y a las organizaciones especializadas que intensifiquen las operaciones de desminado con el fin de reducir el número de víctimas en zonas civiles.

Más allá de la retirada de artefactos de áreas militares; emprendida por pocas organizaciones, es urgente limpiar las zonas civiles de todo tipo de minas explosivas no sólo en los lugares donde vive la gente, sino también en sus campos de cultivo para que puedan acceder a ellos de forma segura. 

 

04 febrero 2019, 15:33