Buscar

Vatican News
MYANMAR PROTESTA CONTRA PRESA  MYITSONE MYANMAR PROTESTA CONTRA PRESA MYITSONE  (ANSA)

Card. Bo: rio Irrawaddy es nuestra vida. No a la construcción de presa

La presa de Myitsone, en el cauce alto del río Irrawaddy, en el norte de Birmania, empezó a construirse en diciembre de 2009, con una capacidad instalada de 6.000 megavatios que producirá 29.400 millones de kilovatios por hora-año después de que esté terminada, lo que está previsto para 2019

Manuel Cubías - Ciudad del Vaticano

El gobierno de Myanmar ha anunciado la paralización del proyecto hidroeléctrico en la cuenca del río Irrawaddy. La construcción de la presa, financiada por China, había desencadenado una fuerte oposición pública a la que se había sumado la premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi. 

El presidente de Myanmar, Thein Sein, anunció en septiembre de 2011, la suspensión del proyecto que financiaba China con una inversión de 3.600 millones de dólares. Según el acuerdo, China recibiría el 90% de la energía generada.

El presidente, ha admitido que la presión de la opinión pública ha desencadenado esta decisión. A pesar de esta decisión, el gobierno no ha renunciado a la construcción de presas para generar energía eléctrica.

La declaración completa del Cardenal:

Nosotros, el pueblo de Myanmar, con lágrimas en los ojos y el corazón estremecido por el miedo y el dolor, llamamos a las puertas de nuestros gobernantes y de la comunidad internacional. Ante la triste perspectiva de perder a nuestra madre Irrawaddy, a través de la presa Myitsone, por la codicia de una superpotencia, todos los ciudadanos de Myanmar suplican a todas las personas de buena voluntad que acudan en apoyo de los pobres de Myanmar.

Irrawaddy no es un río para nosotros, no es una mercancía para ser intercambiada. Ella es la madre sagrada de cada pueblo de Myanmar. Su historia está entrelazada con la historia de Myanmar. Como la joya que rodea el cuello de nuestra nación, Irrawaddy atraviesa toda la nación atravesando miles de kilómetros. Ella es testigo de nuestras penas, alegrías e historia herida. Ella es nuestra esperanza, es nuestro destino.

Para una nación agrícola, donde el 80 por ciento de la población vive de la agricultura, Irrawaddy es un acompañante ineludible de su sustento. Su Majestad, su baile por las montañas, su mística serpenteando por el alma de la nación, su generosidad con los campesinos pobres, hacen de Irrawaddy la identidad sagrada de las naciones. Para miles de lugares sagrados a lo largo de las orillas de Irrawaddy, este río es el símbolo más sagrado de nuestra nación.

Esta madre sagrada está ahora abierta al comercio. Los países grandes y poderosos necesitan todo de esta nación. Durante décadas, abusaron de su posición estratégica para amenazar a Myanmar. Ellos mercantilizaron a nuestras niñas y mujeres a través de la trata de personas en los estados del norte de Myanmar. El mismo triste destino recae ahora sobre nuestra Madre Irrawaddy.

Los recientes acontecimientos en el país han aumentado, lamentablemente, la influencia de ciertos países sobre nuestra nación. Las amenazas y el chantaje se utilizan con impunidad.

Este es el momento de una tragedia desgarradora

La presa Myitsone es la sentencia de muerte para el pueblo de Myanmar. La sombría perspectiva de que millones de agricultores pierdan sus medios de vida, el abuso de los lugares sagrados a lo largo de los ríos, la muerte y la destrucción de la preciosa flora y fauna de nuestra querida nación, se está convirtiendo en una realidad de pesadilla. Esta presa es un desastre ambiental. La presa Myitsone es un coñac tóxico para la guerra crónica. La paz se desvanecerá en el horizonte. El pueblo de Myanmar tiene ante sí un futuro sombrío. No nos lo merecemos.

Para un futuro pacífico, la presa Myitsone debe ser detenida. El ex presidente U Thein Sein dio el valiente paso de detener las obras de la presa. Creemos que todos los que están dentro de Myanmar apoyarán la iniciativa de derogar cualquier tratado que abuse de la Madre Irrawaddy. Los que apoyan la reanudación de la presa Myitsone son como hijos e hijas que mercantilizan a sus padres para obtener ganancias monetarias. La historia nunca perdonará a los que venden a nuestra madre Irrawaddy.

En nombre de todo el pueblo de Myanmar, especialmente de los agricultores pobres, pedimos encarecidamente a todas las partes interesadas que pongan fin a sus intentos de abusar de nuestra madre Irrawaddy. Pedimos encarecidamente al pueblo de Myanmar que se una para proteger la dignidad de nuestra madre Irrawaddy. Tenemos la esperanza de que nuestros líderes resistirán todos los esfuerzos para destruir el destino y la dignidad de nuestra nación.

+Cardenal Charles Maung Bo, DD, SDB

Arzobispo de Yangon, Myanmar.

29 enero 2019, 15:45