Cerca

Vatican News

El Agua: un bien común, no una mercancía

“Defender la tierra, defender el agua, es defender la vida”, lo escribía el Papa Francisco en twitter, el 22 de marzo, en la celebración del Día Mundial del Agua

Renato Martínez-Ciudad del Vaticano

Precisamente el agua, ha sido otro tema importante que ha recorrido este 2018; además, este líquido vital ha sido objeto de mensajes y reflexiones en nuestro continente y en diversas partes del mundo.

¿Por qué el Papa dice: defender el agua es defender la vida?

De una parte, aun hoy, persiste la lógica del modelo económico neoliberal de imponer la privatización de los bienes y servicios públicos. En el caso de este recurso hídrico, desde hace tiempo es considerado como un servicio público por estar destinado al consumo humano. Este hecho, “delegar la gestión del agua” a operadores privados, conlleva, si bien es cierto a garantizar un servicio para la comunidad porque es un derecho humano; pero al mismo tiempo excluye a quienes no pueden “pagar” este servicio. En América Latina, como en muchas partes del mundo, se siguen poniendo en marcha políticas que van por este camino de privatización de este recurso, pero sin tener en cuenta “políticas que garanticen el futuro del agua”.

De otra parte, en la actualidad la mayoría de pueblos latinoamericanos tienen acceso directo a las grandes fuentes de agua, sin embargo, este recurso no es considerado un bien común porque es visto solamente desde la perspectiva de un bien público y un bien que puede generar ganancias. Considerar al agua como un bien común implica la inalienabilidad de este recurso hídrico, que debe ser gestionado a partir de criterios de solidaridad y cooperación mutua, teniendo presente sobre todo a los sectores más vulnerables de la sociedad. En este sentido, el concepto de bien común es opuesto a las lógicas neoliberales y a las visiones mercantilistas del agua.

Valorar y cuidar el agua

Por ello, el Papa nos invita a valorar y cuidar este recurso natural a través de una visión adecuada del ser humano, con un estilo de vida responsable y solidario, y bajo el principio de la igualdad y no de la exclusión. Por lo que nos dice: “es perentorio que se distribuya mejor – el agua – y se gestione de forma sostenible y racional”.

“El reconocimiento del acceso al agua potable como un derecho que brota de la dignidad humana y por lo tanto incompatible con el concepto de agua como un producto cualquiera”, afirmaba el Papa Francisco en su Mensaje a los participantes en la Conferencia Internacional: “La gestión de un bien común: el acceso al agua potable para todos”.

Por ello, al concluir este año es necesario precisar que, el agua es primordial para todos, pero por desgracia, no todos tienen acceso a ella, por lo que “es perentorio que se distribuya mejor y se gestione de forma sostenible y racional”, como lo recordaba el Santo Padre a los participantes en la Jornada de estudio, «Agua, agricultura y alimentación. Construyamos el mañana», evento promovido por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), en Madrid, España.

01 enero 2019, 13:31