Versión Beta

Cerca

Vatican News
Bernadito Auza. Bernadito Auza. 

Mons. Auza: “La cooperación internacional es la clave del sistema financiero sostenible”

“Las vulnerabilidades macroeconómicas requieren criterios diferentes de los que gobiernan el mundo financiero actual. Esto significa un cambio en la forma de hacer negocios, que a su vez alterará la forma de hacer política, para lo cual también será necesario un cambio en nuestros estilos de vida”, dice el Nuncio Bernardito Auza ante la Asamblea de Naciones Unidas.

José Villanueva – Ciudad del Vaticano

El Observador de Misión Permanente de la Santa Sede ante la ONU, Monseñor Bernardito Auza, interviene en la discusión de los temas 18 y 19 del Segundo Comité en Asamblea General de la ONU en la ciudad de Nueva York. Los temas abordados son “Cuestiones de política macroeconómica”, y “Seguimiento y aplicación de los resultados de las conferencias internacionales sobre financiamiento para el desarrollo”.

Decisiones concretas para evitar la vulnerabilidad

Durante su participación en ambos conversatorios, el Arzobispo señala que, en los temas referentes a cuestiones de política macroeconómica las entidades financieras deben estar siempre en la búsqueda del sistema financiero estable, que beneficie tanto los países desarrollados como a los no desarrollados.

“Existen dos realidades alarmantes del entorno global actual. La primera, es una fragilidad básica con respecto a las tendencias positivas de crecimiento económico de los países en desarrollo. Mientras que la segunda realidad, los países menos adelantados (PMA), siguen siendo vulnerables a las recesiones en el entorno financiero mundial, así como a los efectos del cambio climático. En este sentido, es necesario tomar medidas concretas para reducir estas vulnerabilidades con el fin de evitar que estos países se queden más atrasados en la búsqueda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”.

Evitar las políticas proteccionistas

El Observador Permanente de Misión de la Santa Sede, expresa su preocupación por los datos del informe sobre comercio internacional y desarrollo, que indican que los logros de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, podrían poner en peligro la economía si se mantiene las amenazas de políticas proteccionistas entre las grandes economías.

“El informe sobre comercio internacional y desarrollo, identifica una serie de preocupaciones que podrían poner en peligro el logro de los ODS clave, que apunta a fortalecer las alianzas mundiales para ayudar a lograr el desarrollo sostenible. Para los países menos adelantados, este objetivo exige duplicar el acceso a los mercados para las exportaciones de los PMA. Lo cual podría poner en riesgo los objetivos de los ODS, sino también que el sistema de comercio múltiple sigue bajo la amenaza de fuertes presiones proteccionistas”.

Mercado libre de aranceles

En ese sentido Mons. Auza, exhorta a las Naciones Unidas a que se respete los acuerdos establecidos por la OMC, para seguir permitiendo el acceso al libre mercado de aranceles y cuotas, para que las economías en vías del desarrollo no se van afectas por imposiciones proteccionistas.

“El sistema de las Naciones Unidas ha sido un actor influyente en el sistema multilateral de comercio, un sistema que ha funcionado particularmente bien en beneficio de las economías más débiles y vulnerables. En tal sentido, la Santa Sede exhorta el acceso al mercado libre de aranceles y cuotas para los países menos desarrollados. Además, las medidas no arancelarias, como la logística, la conectividad y la facilitación del comercio, también son barreras para aumentar las exportaciones y deben abordarse”.

Búsqueda de nuevas prácticas sostenibles

Como último punto de la intervención, el Purpurado recordó las consecuencias de la fuerte crisis del 2008, lo cual sirvió de lección para que los entes internacionales vinculados a la economía reflexionen sobre el problema causado y la necesidad de hacer nuevas prácticas financieras que contribuyan generar un desarrollo sostenible de inclusión y equidad de todos.

“La crisis financiera de 2008, brindó una oportunidad para reformar la economía y hacerla más atenta a los principios éticos, como nuevas formas de regular las prácticas financieras especulativas y la riqueza virtual. Por esta razón, el mundo financiero debe aprender la lección de la crisis financiera más reciente y reconocer que los mercados no pueden garantizar un verdadero progreso sin incorporar aquellos valores que fomentan el desarrollo humano integral, la inclusión social y la equidad”, finaliza.

12 octubre 2018, 13:42