Versión Beta

Cerca

Vatican News
Diálogo con China Diálogo con China 

Diálogo con China: la sucesión apostólica y legitimidad de los obispos

El proceso de legitimación de los obispos chinos ordenados sin el mandato del Papa no es un frío acto burocrático, sino que es un proceso de discernimiento genuino y profundamente eclesial. El siguiente artículo, es el segundo sobre la cuestión de la legitimidad canónica y del reconocimiento civil de los obispos

Sergio Centofanti y  P Bernd Hagenkord, SJ – Ciudad del Vaticano

La catolicidad no debe ser entendida en un sentido superficial geográfico o institucional, sin más bien en el sentido de la integridad de la fe y de la doctrina, así como de la fidelidad a la tradición en la plena comunión. El sentido profundo de la catolicidad toca los corazones y las almas:  ser católico es el camino hacia una unidad orgánica capaz de reconciliar las diversidades en Cristo. Por tanto, la Iglesia local se estructura alrededor de la celebración eucarística del Pueblo de Dios, bajo la presidencia del Obispo, rodeado del colegio de presbíteros y ayudado por los diáconos.

En este sentido, existe la Iglesia Católica, allí donde existe una Iglesia local, en donde el Obispo está en comunión con el Obispo de Roma, que preside en la caridad a todas las Iglesias distribuidas en el mundo. Es esta la garantía de la unidad “católica” de la Iglesia local. Si, en cambio, el obispo no “nace” de la comunión con el Obispo de Roma y no expresa esa comunión en su acción cotidiana, es allí donde surgen gravísimos problemas. Por tanto, el Derecho canónico establece graves sanciones ya sea para el Obispo que confiere la ordenación episcopal sin mandato apostólico, así como aquel que la recibe. Esta ordenación representa, en efecto, una dolorosa herida para la comunión eclesial y una seria violación de la disciplina canónica.

El camino de la legitimidad de los obispos chinos ordenados sin el mandato del Papa no es ni puede ser un acto burocrático frío, sino que es en sí mismo un camino de discernimiento genuino y profundamente eclesial, dirigido a examinar si hay en el caso particular, las condiciones esenciales para que el Obispo sea readmitido en plena comunión católica.

Este camino inicia desde la clara y sincera petición de perdón al Santo Padre, reiterada, por parte del interesado. A esto siguen: la evaluación del Papa y finalmente el perdón otorgado por el Santo Padre; - la remisión de las sanciones y la censura canónica (especialmente la excomunión latae sententiae), en la que ha incurrido el obispo y que están previstas por la ley de la Iglesia para inducirlo a arrepentirse; - absolución sacramental; - restablecimiento en plena comunión; - la suposición por parte del prelado de actitudes interiores y comportamiento público que expresan comunión; - casi siempre, un mandato pastoral. Es también muy importante, la aceptación por la comunidad de los fieles del Obispo perdonado y legitimado, que se les envía como Pastor: esto pide a toda la comunidad una contribución de oración, vigilancia, obediencia y colaboración para promover la comunión.

El camino de la reconciliación, previsto con modalidades particulares en el caso de los obispos ilegítimos, forma parte de la previsión de la vida de la Iglesia cada vez que se producen situaciones de heridas de comunión eclesial. En lo que respecta al caso chino, además, la legitimidad de los Obispos no es algo nuevo hoy: ya ha sucedido en las últimas décadas, aunque no sea compartida y aceptada por todos. En el proceso de legitimación de los Obispos, de hecho, como es obvio, también hay repercusiones civiles que, sin embargo, en ciertas evaluaciones de los hechos se enfatizan hasta que a veces adquieren una importancia central.

Por un lado, la lectura política de la legitimidad y, por otro, la incomprensión del significado pastoral de las penas canónicas, han causado, en algunos casos, confusión y vergüenza en algunos observadores e incluso en algunos miembros de la Iglesia. De hecho, algunos sectores de la comunidad "clandestina" no aceptaron de buen grado la práctica de la legitimación de los Obispos, explícitamente deseada por el Papa San Juan Pablo II.

Vieron en la legitimidad el riesgo de interpretarlo como un apoyo a la comunidad "oficial" y a la política del Gobierno. Sin embargo, nunca han faltado otras voces de la comunidad "clandestina" a favor de la legitimación. En ese momento, un obispo "clandestino", informado sobre las negociaciones con las autoridades gubernamentales, expresó su aprecio en público por el Papa Juan Pablo II, quien "abrió el corazón de Cristo y aceptó a muchos obispos de la comunidad oficial", y trabajó para salvaguardar la unidad y la comunión de la Iglesia en China.

En el momento presente, a pesar del hecho de que la cuestión de la legitimidad en China parece concernir a pocos casos de Obispos, una ola de disidencia aún debe ser considerada. Sin embargo, debe mantenerse firme para todos que en China es solo alrededor de un obispo legítimo y reconocido que uno puede comenzar a reconstruir el tejido eclesial de la comunidad diocesana.

Sin embargo, debe mantenerse firme para todos que en China es solo alrededor de un obispo legítimo y reconocido que uno puede comenzar a reconstruir el tejido eclesial de la comunidad diocesana.

17 julio 2018, 15:12