Versión Beta

Cerca

Vatican News

Muere el científico Stephen Hawking: una vida marcada por desafíos

Falleció en su casa de Cambridge, Reino Unido, a la edad de 76 años y tras sufrir durante décadas la enfermedad de ELA

Ciudad del Vaticano

"Recuerden mirar las estrellas y no sus pies. Por difícil que sea la vida, siempre hay algo que uno puede hacer y en lo que uno puede tener éxito", es una de las tantas frases populares del astrofísico británico Stephen Hawking, uno de los ciéntíficos más famosos y brillantes de las últimas décadas, que ha fallecido el miércoles 14 de marzo a los 76 años en su casa de Cambridge y cuya vida puede ser sintetizada como "un auténtico desafío".

Los desafíos de una mente brillante

 

Un desafió, no sólo por sus teorías sobre los agujeros negros, la cosmología cuántica y el origen del universo, sino también por la tenacidad con la que enfrentó, a sus 21 años; el diagnóstico de la enfermedad de esclerosis lateral amiotrófica, también conocida como ELA, que de manera progresiva fue atacando su organismo y atrofiando sus funciones motrices hasta dejarlo reducido a una silla de ruedas electrónica, conectada a un sistema informático mediante el cual podía expresarse vocalmente gracias al uso de la tecnología, ya que con los años perdió incluso la capacidad de hablar por sí mismo.

Sus diversas teorías y pensamientos sobre la creación del universo, le confirieron fama mundial. Hawkin decía que creía en la majestuosidad creativa científica y no en la existencia de un Dios personal para la humanidad.

El científico y los Papas

 

El astrofísico defendía la no necesidad de intervención de Dios en la creación del mundo, una postura que no le impidió ser nombrado miembro de la Pontificia Academia de las Ciencias en 1986 y encontrarse con cuatro pontífices.

Con Pablo VI el 9 de abril de 1975, Juan Pablo II el 3 de octubre de 1981, con Benedicto XVI el 31 de octubre de 2008 y con Francisco el 28 de noviembre de 2016.

Pese a la diversidad de sus pensamientos, el científico británico participó en varios encuentros organizados por la Iglesia Católica para discutir las teorías científicas sobre la evolución de la creación y de la vida. Fue, sin duda, un hombre que revolucionó la manera de entender el universo; cuyo trabajo y legado perdurarán con el paso del tiempo,  aportando conocimientos a la comunidad científica. 

"Quiero saber por qué hay algo en lugar de nada"

 

Hawking fue miembro de la Real Sociedad de Londres, de la Academia Pontificia de las Ciencias y de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. Asimismo, destacó como titular de la Cátedra Lucasiana de Matemáticas de la Universidad de Cambridge desde 1979 hasta su jubilación en 2009.

La noticia de su pérdida ha causado una gran repercusión mediática: hoy más que nunca resuenan aquellas palabras que pronunciaba constantemente en muchas de sus conferencias internacionales: "Quiero descubrir por qué existe el universo, por qué hay algo en lugar de nada, aunque el sentido de la vida es precisamente no saberlo todo".

Muere Stephen Hawking

 

Photogallery

Stephen Hawking: una vida de desafíos
14 marzo 2018, 17:38