Cerca

Vatican News
Millones de mujeres en el mundo son víctimas del drama de la ablación. Millones de mujeres en el mundo son víctimas del drama de la ablación.  (AFP or licensors)

Save the Children: Jornada Mundial contra la Mutilación Femenina

Esta Jornada busca concienciar sobre el drama de la ablación femenina que condena la vida de 200 millones de mujeres y niñas en todo el mundo.

Ciudad del Vaticano

La mayor parte de las víctimas tiene menos de 15 años y cada día se ven obligadas a lidiar contra las dramáticas secuelas físicas y psicológicas de esta práctica, también conocida como ablación femenina, que pone en riesgo su salud causándoles infecciones urinarias, hemorragias, heridas incurables y gravísimas complicaciones en el momento del parto.

El drama de la ablación femenina

Ablación femenina: crimen contra millones de mujeres

En los últimos informes, la organización Save The Children denuncia que si la tendencia actual de esta práctica no se detiene, otras 15 millones de niñas y jóvenes serán sometidas a la aberrante mutilación de sus genitales en los próximos años hasta el 2030, sufriendo como consecuencia un irreparable daño psicológico que marcará su infancia y su futuro para siempre.

Ante la gravedad de los hechos, esta entidad no gubernamental, que lucha desde 1919 para salvar la vida de los niños más desprotegidos del mundo, pide a través de esta Jornada, fortalecer la conciencia social sobre los perjuicios de este crimen que arrebata la dignidad de la mujer.

Educación: arma fundamental para acabar con la mutilación

Al respecto, Daniela Fatarella, vice directora de Save the Children Italia, explica que si bien en los últimos años algunos países han puesto fin al ejercicio de la ablación femenina, todavía quedan muchas mujeres, en particular niñas y jovencitas de más de 30 países del mundo, especialmente África, Aisa y Oriente Medio; condenadas a llevar a cuestas las consecuencias de esta terrible praxis discriminatoria, que viola claramente sus derechos humanos fundamentales y destruye irreversiblemente su futuro.

“Por ello es fundamental que la comunidad internacional, por un lado multiplique sus esfuerzos para que esta práctica sea absolutamente prohibida en cualquier rincón del mundo, y por otro, se refuerce el trabajo de educación y formación para sensibilizar a la comunidad local sobre este cruel fenómeno”, explica Fatarella.

Cambiar la mentalidad es posible

Y al respecto, destaca el testimonio de Hido, una señora que practicaba la ablación femenina a las pequeñas de su localidad y que arrepentida de ello, ahora colabora para concienciar a la población de su comunidad.

“Hoy sé perfectamente que lo que hice en el pasado fue un terrible error. Cada noche, pido perdón. No sé a cuántas chicas he intervenido pero seguro a más de 50... creía que la mutilación femenina era una parte importante de nuestra tradición. Lo hacía también para ganarme la vida al cobrar por ello hasta que un día me encontré con los trabajadores de Save the Children y decidí no hacerlo más”, explica Hido, quien actualmente va puerta por puerta hablando con las mujeres de su pueblo para sensibilizar sobre la gravedad de esta práctica.

En el ámbito de su labor en la protección de la salud materna- infantil el quipo de esta organización trabaja en varios países para contrarrestar los horrores generados por la mutilacón de los genitales femeninos, volcándose de lleno en la tarea de educación y formación de las comunidades afectadas, con el fin de acabar con esta tragedia que condena brutalmente a millones de mujeres. 
 

06 febrero 2018, 18:41