Versión Beta

Cerca

Vatican News
Mons Elkin Álvarez Botero. Secretario General de la Conferencia Episcopal Colombiana (foto ACIPRENSA) Mons Elkin Álvarez Botero. Secretario General de la Conferencia Episcopal Colombiana (foto ACIPRENSA) 

Colombia: La Iglesia pide superar este momento para retomar pronto los diálogos

El presidente Santos retiró la delegación de la mesa de negociaciones. La Iglesia católica pide que se pueda retomar el diálogo en la mesa de Quito. (Foto ACIPRENSA)

Tras finalizar en la medianoche del 9 de enero el Cese al Fuego Bilateral, Temporal y Nacional entre el Gobierno y el Ejército de Liberación Nacional, el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dio a conocer el 10 de enero que el gobierno ha suspendido los diálogos de paz con el ELN que debían retomarse hoy 11 de enero en Quito. Esto sucedió después de que las autoridades del departamento del norte de Arauca acusaron al ELN de haber perpetrado ataques explosivos a oleoductos y de haber arrojado una granada que hirió a dos infantes de marina.

El primer mandatario llamó al Jefe de la delegación de paz Gustavo Bell de regreso a Colombia, para evaluar el futuro del proceso.  “Esta mañana reiteré a nuestras Fuerzas Armadas actuar con contundencia y responder a esta agresión del Eln – escribió Santos en un tweet en su cuenta oficial este 10 de enero- .Mi compromiso con la paz será indeclinable, pero a esta se llega con hechos concretos, no solo con palabras”.

Por su parte el ministro el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, viajará este sábado 13 de enero de 2018 a Bogotá, para una visita oficial con el propósito de apoyar los esfuerzos de paz. La agenda incluye reuniones con el presidente Juan Manuel Santos Calderón y funcionarios del Gobierno y las Fuerzas Armadas, así como con líderes de las FARC y de la Iglesia Católica, entre otros.

El pasado 8 de enero en un comunicado conjunto, la Conferencia Episcopal Colombiana junto con la Misión de verificación de la ONU había llamado a las partes a “preservar los logros obtenidos en materia de reducción de violencia durante los meses de vigencia del cese al fuego”.

Nuestra compañera Giada Aquilino conversó con el Secretario de la Conferencia Episcopal colombiana y Obispo Auxiliar de Medellín, Monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero.

¿Qué significado tiene la decisión del presidente de retirar la delegación de los coloquios en Quito con el ELN?

La decisión del Presidente de retirar la delegación de quito en los diálogos con  la guerrilla del ELN es para nosotros una decisión que responde a las acciones del ELN en el día de ayer. Se han presentado varios atentados terroristas contra la fuerza pública y contra la infraestructura nacional, especialmente aquella del transporte del petróleo.  Creemos que es una decisión lamentable pero que corresponde a estos atentados y pedimos encarecidamente al gobierno que una vez analizados los pormenores de estos acontecimientos, ojalá se pueda retomar el diálogo en la mesa de Quito. Que se le dé una nueva fuerza al dialogo para poder alcanzar la paz.

¿Cuál fue exactamente la reacción de los obispos a esta interrupción de los coloquios?

Nosotros recibimos la decisión con pesar, nos duele que se haya producido esta interrupción, pero invitamos a superar este momento para retomar pronto los diálogos.  Rechazamos los atentados. La iglesia rechaza cualquier acto de violencia en la que mueren civiles y en la que mueren militares. Insistimos en la vía del diálogo porque es la única manera de alcanzar la reconciliación y la paz en el país.

¿Existe el temor de que esta interrupción de los diálogos con el ELN pueda influenciar en algún modo el actuar de las otras guerrillas aun en armas?

Sí, es un temor real y fuerte en el pueblo colombiano, porque produce una oleada de violencia que incita otra violencia de parte de otros grupos. Es bien sabido que el proceso de diálogo con las FARC todavía esta en fase de consolidación y hay grupos disidentes de las FARC que aún continúan alzados en armas.

El proceso con el ELN también desestabiliza lo que ya se ha logrado con las otras guerrillas y continúan en acción otros grupos, las bandas criminales que, sin duda, encontraran en esto, como un apoyo  a la violencia armada que ellos están llevando. Es realmente una nota que nos deja atemorizados.

Días pasados los obispos junto con la misión de verificación de la ONU habían exhortado a las partes a continuar en la mesa de negociaciones. Ahora que se detuvieron los diálogos ¿Cuál será el próximo paso de la Iglesia de Colombia, también recordando las palabras del Papa en Colombia por la paz y la reconciliación nacional?

Nosotros mantenemos la posición junto con los delegados de la ONU de seguir invitando al diálogo y ojalá con un cese al fuego renegociado. Esto es lo nosotros que pedimos. En el comunicado  insistíamos en la conveniencia de mantener el cese al fuego. Es muy importante para disminuir los índices de violencia y para dar tranquilidad a la población civil. En los próximos días habrá una reunión de representantes de la ONU de alto nivel con el presidente de la Conferencia Episcopal y la Comisión de Conciliación Nacional para determinar modos concretos de ayudar y de invitar a la recuperación y a la reanudación de los diálogos.

Informe - Entrevista
11 enero 2018, 16:49