Buscar

Vatican News
Imagen de archivo. Jóvenes españoles católicos Imagen de archivo. Jóvenes españoles católicos 

España: La Iglesia llama a los jóvenes a ser solidarios

Tras la dura experiencia del confinamiento en medio de la pandemia, la pastoral con jóvenes propone reactivarse este verano con una actitud responsable pero también creativa, recreativa y centrada en Cristo, "compañero de camino"

Vatican News – Alina Tufani

A más de un año de la pandemia, la Conferencia episcopal española (CEE) desde la Subcomisión de Juventud e Infancia, se propone reactivar la pastoral juvenil y ofrecer un acompañamiento e iniciativas para que los jóvenes y niños puedan, en este verano, reencontrarse entre ellos, con Cristo y con la Creación, a pesar del duro momento que se ha vivido y se sigue viviendo a causa de la pandemia. Para ello, propone una Guía de Orientaciones para la Pastoral con jóvenes en el verano 2021  que invita a retomar las actividades, sobre todo aquellas que “quedaron en el tintero”, a causa de la gravedad de la crisis sanitaria que planteaba interrogantes sobre como emprender la pastoral y donde la clave era “cuidarnos por nosotros y por la gente que nos rodea”.

Guía de Orientaciones para la Pastoral con jóvenes

Con esta Guía, el Consejo Nacional de Pastoral con jóvenes, desde la comunión, quiere ofrecerles un “abrazo de esperanza”, tanto a los jóvenes como a quienes trabajan con ellos. En la introducción del subsidio que no deja de reconocer la gran labor realizada por tantos jóvenes durante la pandemia, se lee:

“Hoy esos jóvenes nos necesitan a nosotros, a la pastoral juvenil, necesitan que la Iglesia les vuelva a ofrecer lugares de encuentro con Cristo”

Los jóvenes como parte de la solución en esta crisis

En el documento se afirma: “Es cierto que se ha criticado, y con razón, la actitud de algunos jóvenes durante esta pandemia, pero todos sabemos que otros muchos, han sido parte de la solución en esta crisis, han mostrado su cara solidaria en sus diferentes realidades, desde el voluntariado en entidades como Cáritas, cocinas económicas o incluso sin dejar de prestar servicio dentro de sus parroquias, movimientos o asociaciones”.

“Siempre con el objetivo de ayudar al necesitado en el momento más complicado”

Afianzar la centralidad de Cristo

En esta particular circunstancia, la pastoral con jóvenes se propone asumir una nueva perspectiva y una nueva esperanza, teniendo en cuenta, en primer lugar, la necesidad de “afianzar la centralidad de Cristo” que motiva la acción evangelizadora y que debe ser el centro de la misma: “Él es el ‘compañero de camino’ de nuestros jóvenes”.

Mirar el futuro con esperanza y confianza en Dios

Al puntualizar que aún no es el momento para realizar actividades multitudinarias como en años pasados, la Guía pide actuar con creatividad, interactuar en pequeños grupos, con un espacio “más personalizado en el que el joven se sienta más protagonista”. En especial, invita a “mirar con esperanza” el futuro, no sólo porque el confinamiento ha dado resultado y la vacunación avanza, sino para caminar “con una esperanza fundada en la confianza en Dios”.

Convocar a los jóvenes y compartir la fe

La Subcomisión episcopal recuerda que hay lugares de peregrinación o casas de retiros han estado totalmente parados durante estos meses y que sería una muestra de solidaridad utilizar estos espacios para convocar a los jóvenes y compartir la fe, descubrir juntos esos momentos de vida y esperanza, disfrutar de la naturaleza como obra de Dios: “todo ello forma parte de la esencia de lo que somos”.

No dejarse llevar por la euforia

No dejarse llevar por la euforia, es una de las recomendaciones de la Guía que advierte que el virus sigue presente y es necesario mantener las medidas de seguridad. “El volver a tener actividades presenciales no debe hacer que nos olvidemos de todo lo pasado, de esos momentos de angustia y saturación virtual que arrastran los jóvenes” se lee en el documento. Sugiere además propiciar espacios para hablar sobre la pandemia y animar a los jóvenes a expresar dudas y temores, de modo que “lo vivido se inserte en el proceso de maduración personal de la fe”.

15 junio 2021, 13:52