Buscar

Vatican News

La oración del Papa por el padre Carlassare, misionero herido en Rumbek

Francisco reza por el misionero italiano herido en Sudán del Sur. El padre Carlassare, futuro obispo, ha sido trasladado a un hospital de Kenia para recibir el tratamiento adecuado, mientras el presidente Salva Kiir pide una rápida investigación

Francesca Sabatinelli - Ciudad del Vaticano

El Papa reza por Christian Carlassare. Fue el director de la Oficina de Prensa vaticana, Matteo Bruni, quien informó de la preocupación de Francisco por el misionero comboniano de 43 años herido en un atentado en Sudán del Sur, al que el mismo Papa había elegido el pasado 8 de marzo como obispo para la diócesis de Rumbek, ciudad de mayoría dinka, una de las etnias más numerosas del país, donde el padre Carlassare fue acogido con alegría el pasado 16 de abril. El comboniano de Vicenza está fuera de peligro, ahora se encuentra en el hospital de Nairobi, donde se le hizo una transfusión, tras recibir un disparo en la pierna por parte de dos hombres que entraron en su casa hace dos noches. El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, ha pedido a las autoridades locales una rápida investigación del ataque que lleve a la captura de los criminales que hirieron al padre Christian. "Las autoridades no permitirán -dijo Salva Kiir- que la acción de unos pocos delincuentes condicione los planes de la Iglesia".

El perdón del Padre Carlassare

"Perdono a quien me disparó", fueron las primeras palabras de Carlassare, cuya ordenación como obispo está prevista para el próximo 23 de mayo. El misionero invitó entonces a la gente a rezar no por él, "sino por la gente de Rumbek -dijo- que sufre más que yo". El padre Christian es el obispo italiano más joven del mundo, colocado al frente de una diócesis que fue también de otro misionero comboniano, el padre Cesare Mazzolari, que murió en 2011, pocos días antes de la declaración de independencia de Sudán del Sur. Desde ese momento la diócesis de Rumbek quedó como sede vacante.

Motivo desconocido

Todavía se desconocen las posibles razones detrás del atentado, hasta el momento se ha detenido a 24 personas como sospechosas. Las investigaciones no apuntan en la dirección de un robo que salió mal, ya que no hubo robo. Los primeros en socorrer al sacerdote fueron los sanitarios de la organización Médicos para África Cuamm, cuyo centro está cerca a aquel de la Curia, lo que les permitió intervenir rápidamente y evitar lo peor.  La zona de Rumbek lleva años desgarrada por conflictos tribales que podrían ser el origen del ataque al religioso.



27 abril 2021, 10:00