Buscar

Vatican News
Cardenal Bassetti. Cardenal Bassetti.  

20º años de Carta Ecuménica. Mensaje de católicos, ortodoxos y evangélicos

Un mensaje conjunto firmado por el cardenal Gualtiero Bassetti, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, el metropolita Polykarpos, arzobispo de Italia y Exarca para el Sur de Europa, y el pastor Luca Maria Negro, presidente de la Federación de Iglesias Evangélicas de Italia, recuerda el documento en su 20º aniversario, subrayando "el camino de conocimiento cada vez más profundo y de convergencia hacia un testimonio común".

Isabella Piro - Ciudad del Vaticano

Año 1989, caída del Muro de Berlín - año 2001, derrumbe de las Torres Gemelas: estos son los marcos temporales en los que se elaboró la "Carta Ecuménica", es decir, el documento que contiene las "Directrices para el crecimiento de la colaboración" entre las Iglesias cristianas de Europa. De hecho, en 1989 se celebró en Basilea la primera Asamblea Ecuménica Europea, mientras que el 22 de abril de 2001 se firmó oficialmente la Carta. Ahora, un mensaje conjunto firmado por el cardenal Gualtiero Bassetti, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, el metropolita Polykarpos, arzobispo de Italia y Exarca para el Sur de Europa, y el pastor Luca Maria Negro, presidente de la Federación de Iglesias Evangélicas de Italia, recuerda el documento en su 20º aniversario, subrayando "el camino de conocimiento cada vez más profundo y de convergencia hacia un testimonio común" seguido por las Iglesias cristianas europeas, así como el compromiso concreto de "hacer de esta colaboración fraterna un signo creíble de una posible unidad y un anuncio del Evangelio de la paz", en la perspectiva de "un camino de esperanza para todos".

Veinte años después, continúa el Mensaje, Europa y las Iglesias cristianas del continente se encuentran viviendo desafíos de época, como "la crisis económica, el cambio climático, los flujos migratorios y la pandemia" que afectan al mundo y al continente "en el corazón de sus valores y principios de convivencia civil y solidaridad humana". A todo ello, las Iglesias responden con la búsqueda "de la paz, la justicia y la salvaguarda de la Creación", con "la fraternidad humana" y con "el bien común". En Italia, en particular, esto se ha convertido en "un compromiso cotidiano, una búsqueda laboriosa pero convencida de nuevos y antiguos caminos para hacer posible la "marcha del Evangelio" en el presente de la historia".

Ciertamente, subraya el Mensaje conjunto, queda mucho por hacer, pero mientras tanto se ha trazado un surco que debe ser "guardado y alimentado", para que sea "fermento de unidad y reconciliación". El Mensaje concluye con un compromiso de "colaboración fraternal" entre las Iglesias cristianas, una colaboración que "pueda convertirse cada vez más en un testimonio común para que los discípulos del Señor sean uno y el mundo crea" (Jn 17,21).

Firmada en 2001 por el cardenal Miloslav Vlk y el metropolitano Jeremias, en aquel momento presidentes de la CCEE y del CCEE respectivamente, la "Carta Ecuménica" presenta doce proposiciones: Responder a la llamada a la unidad de la fe; proclamar juntos el Evangelio; salir al encuentro de los demás; trabajar juntos; rezar juntos; proseguir los diálogos; contribuir a la formación de Europa; reconciliar a los pueblos y las culturas; salvaguardar la Creación; profundizar en la comunión con el judaísmo; cuidar las relaciones con el Islam; y, por último, practicar el encuentro con otras religiones y cosmovisiones. 

A cada uno de estos propósitos corresponden diferentes compromisos de las Iglesias, entre ellos: defender los derechos de las minorías; proteger los valores fundamentales contra todo tipo de ataques; resistir a los intentos de instrumentalizar la religión y la Iglesia con fines étnicos o nacionalistas, buscando una solución no violenta a los conflictos; mejorar y reforzar la condición y la igualdad de derechos de las mujeres en todos los ámbitos de la vida y promover la justa comunión entre mujeres y hombres dentro de la Iglesia y la sociedad; desarrollar un modo de vida responsable y sostenible; reconocer la libertad religiosa y de conciencia de las personas y comunidades y permitirles practicar su propia religión o cosmovisión, de acuerdo con la ley; estar abiertos al diálogo con todas las personas de buena voluntad, dando testimonio de la fe cristiana.

20 abril 2021, 15:00