Buscar

Vatican News
Foto de archivo Foto de archivo  (©STEKLO_KRD - stock.adobe.com)

Costa Rica. Obispos: Proteger toda vida siempre y por más vulnerable que sea

El episcopado de Costa Rica acoge la celebración de la Anunciación del Señor para contemplar a San José “un vivo ejemplo de colaboración en el obra de Dios”

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

Un vehemente llamado a los fieles y a toda la ciudadanía para proteger y amparar, siempre y en toda circunstancia la vida desde su concepción hasta su fin natural es el llamado que nuevamente hace el episcopado costarricense en un mensaje con motivo de la celebración, ayer, jueves 25 de marzo, de la Solemnidad de la Anunciación del Señor.  En particular, los obispos insisten en la responsabilidad de defender , en todo contexto social, cultural y mediático, el derecho inviolable a la vida, del niño por nacer, fundamento del derecho natural y anterior a todo derecho positivo.

“Salvar y proteger las dos vidas, tanto la del niño como la de la madre”, reitera el  mensaje de la Conferencia episcopal de Costa Rica (CECR). Y agrega que “nunca el aborto procurado y realizado será un bien social, sino más bien la dramática ocasión del irracional retroceso en una sociedad”.

El mensaje recuerda la tradición humanista y la vocación pro vida de los costarricenses, los principios indelebles que forjaron la nación y que están consagrados en su Constitución Política.

“Transmitamos a las nuevas generaciones la preciosa verdad y belleza que reside en toda vida, por más vulnerable que sea. La vida humana es siempre un don que nos precede y que merece ser cuidado personal, familiar y socialmente”, enfatiza el mensaje.

Los obispos costarricenses, coherentes con el Año dedicado a San José, invitan en la fiesta de la Anunciación del señor, a contemplar su figura como “un vivo ejemplo en la obra de Dios. El mensaje recuerda que la integridad, virtudes y obediencia de José hicieron que fuera considerado justo y que recibiera de Dios Padre la irrenunciable misión de amparar, proteger, custodiar y formar a su santísimo Hijo, nacido de su bendita Madre, María.

“La irrenunciable misión que, a lo largo de toda su vida, realizaron José y María, resplandeció sobremanera cuando les tocó enfrentarse a aquel soberbio poder que pretendía destruir la vida de Jesús en su más vulnerable infancia”, refieren los obispos al puntualizar que “San José responde a Herodes obedeciendo al designio de Dios”.

Por ello, la CECR concluye su mensaje pidiendo al Señor que haga a los costarricenses  “firmes y audaces”, para confiarles, como a San José, la vida y la integridad de los más vulnerables, los niños por nacer, sus madres y sus familias.

 

27 marzo 2021, 13:39