Vatican News
La Iglesia de la Inmaculada Concepción a Qaraqosh la Navidad pasada. La Iglesia de la Inmaculada Concepción a Qaraqosh la Navidad pasada.  (AFP or licensors)

Irak, el párroco de Qaraqosh: la visita del Papa será una "medicina"

Hay expectativa en la Iglesia de la Inmaculada Concepción de la ciudad iraquí por la llegada de Francisco el próximo 7 de marzo, donde la comunidad cristiana se ha restablecido al término de la larga ocupación del Estado Islámico. Mientras tanto, en Erbil un ataque aéreo alcanza la base internacional y se percibe claramente que la guerra sigue siendo una amenaza

Michele Raviart - Ciudad del Vaticano

En Erbil, en el norte de Irak, la milicia chiíta "Guardianes de la Sangre" reivindicó el lanzamiento de cohetes que durante la noche impactaron en la zona situada entre el aeropuerto y la base de las fuerzas de la coalición internacional, y causaron la muerte de un contratista civil y heridas a por lo menos 5 personas. La indignación fue expresada por el recién nombrado Secretario de Estado estadounidense Antony Blinken y los aliados de Washington. El atentado se produce a pocas semanas del viaje del Papa al país. El 7 de marzo, Francisco estará en Qaraqosh, para reunirse con la comunidad cristiana en la Iglesia de la Inmaculada Concepción reconstruida tras su destrucción por el Estado Islámico. La ciudad iraquí se está preparando para esta visita, explica el padre Georges Jahola, párroco entre los organizadores del viaje:

R. - Nos estamos preparando quizás de una manera muy sencilla, ya que el Papa Francisco es sencillo en su relación con la gente, pero con gran seriedad. Ayer mismo tuvimos el encuentro de jóvenes que están practicando para recibir al Papa con canciones y se están preparando espiritualmente para recibirlo. También estamos preparando la Iglesia porque fue destruida y quemada. La restauración se inició hace unos meses y estamos en la fase final de los trabajos, que también abarcan el interior.

Siempre hemos seguido, desde que comenzó de nuevo la guerra en Irak, la suerte de los cristianos en el país. ¿Qué significa tener al Papa entre ustedes, después de tantas pérdidas y tanto dolor causado por el yihadismo del Estado Islámico?

R. - Ciertamente, la visita del Papa a nosotros es como un remedio para los acontecimientos que se produjeron antes: donde había violencia, hoy llega la paz, llega una autoridad que habla tanto al ámbito político como al eclesial. Y nosotros necesitamos esto. Así que la venida del Papa es para nosotros una especie de medicina: con él aquí podremos ciertamente entender su mensaje en profundidad.

La iglesia de la Inmaculada Concepción había sido destruida por los yihadistas. En este sentido, ¿qué significado tiene encontrarse con el Papa justo dentro de este edificio sagrado y herido, y volver aquí a celebrar?

R.- Es un signo de la tenacidad que tenemos, y de la tenacidad de la Iglesia en todo el mundo. Apoyar a una comunidad duramente golpeada, incluso restaurando un edificio, es un signo muy importante y significativo porque seguramente esta Iglesia fue quemada deliberadamente para dar un mensaje a este pueblo: "No deben estar aquí". Volver con el Santo Padre aquí significa mucho y refuerza nuestra existencia aquí, significa volver a las raíces de nuestra historia y de nuestra fe, y nos dice que la Iglesia universal, representada por el Santo Padre, está con nosotros.

En muchas partes de su país todavía hay guerra, estas son las noticias de las últimas horas. En general, ¿cuál es la situación en Qaraqosh? ¿La ciudad está pacificada? ¿Cómo se vive ahora el día a día?

R.- Desde que la ciudad fue liberada el 23 de octubre de 2016 no ha habido signos de violencia y por eso hemos vuelto a nuestras casas. El clima es muy tranquilo y pacífico, porque los cristianos de la ciudad somos mayoría y sembramos lo que tenemos, así que las cosas positivas son más que las negativas.  Aunque la visita del Papa es a Qaraqosh, donde la mayoría de los fieles son católicos sirios, invitamos a toda la Llanura de Nínive a participar en este evento. A los cristianos de todos los pueblos, de todas las iglesias que existen: ortodoxos, católicos, caldeos... Todos serán aquí invitados a participar y gozar con nosotros en este momento.

 ¿Existe el riesgo de que no pueda asistir a estos encuentros debido a la pandemia?

R. - También estamos trabajando en ello. La gente quiere respetar las normas sanitarias para reducir el contagio y no dejar que esta amenaza bloquee la llegada del Papa. Desde luego, tenemos muy presente este problema.

 

 

16 febrero 2021, 17:00