Buscar

Vatican News

Monseñor Castillo: "Empeora la pandemia en Perú, faltan camas y oxígeno"

"Estamos en una situación muy grave porque se está expandiendo el virus. Tenemos más o menos 200 muertos diarios y un aumento de contagios que se ha difundido, sobre todo, en la época de las fiestas de Año Nuevo y Navidad. Ahora estamos viviendo las consecuencias", explica Monseñor Carlos Castillo, arzobispo de Lima, en entrevista para Vatican News.🎧👇⬇

Manuel Cubías - Ciudad del Vaticano

La emergencia global a causa de la pandemia del coronavirus no ha disminuido en Perú con la llegada del nuevo año 2021, sino que ha empeorado.

Aumento de fallecidos y contagios

En este contexto Vatican News entrevista a Monseñor Carlos Castillo, arzobispo de Lima, quien describe con detalles el alarmante panorama que se vive en su país:

 

"Estamos en una situación muy grave porque se está expandiendo el virus. Tenemos más o menos 200 muertos diarios y un aumento de contagios que se ha difundido, sobre todo, en la época de las fiestas de Año Nuevo y Navidad y ahora estamos viviendo las consecuencias", explica Monseñor Castillo.

Falta de camas y de oxígeno

El prelado argumenta que el problema más serio es "que ha estallado completamente el sistema sanitario, no hay más camas y falta oxígeno".

Una carencia -continúa el arzobispo de Lima- que ha originado un tráfico grave con la venta del oxígeno por lo cual, "la única cosa que podemos hacer es autoorganizarnos".

Organizarse como Iglesia para "dar al pueblo"

Monseñor Castillo hace hincapié en la importancia de organizarse, de salir al encuentro del pueblo y de los más necesitados.

Algo que la Iglesia ya ha puesto en marcha, desde el inicio de la pandemia trabajando junto a Cáritas en diversas partes del país y con la ayuda de los obispos que procuran la cercanía de la gente a las parroquias. Se trata, en definitiva, de "dar al pueblo".

"Es la comunidad como sujeto. Eso es lo que principalmente tenemos que desarrollar ahora, porque la emergencia es muchísimo mayor que la que hubo anteriormente", declara el arzobispo y añade:

“En ese sentido, ya hemos dado, el día de ayer, unas solicitaciones que aprobamos en la Comisión de vicarios en la ciudad de Lima y estamos coordinando las actividades con los obispos de la metrópoli nacional. Lo importante es crear formas de organización y control, de tal manera que los alimentos que se donen por parte de las personas creyentes puedan ser bien repartidos y organizados en las zonas más deprimidas”

Debido a que la pandemia es una realidad muy grande, el prelado insiste en que las necesidades de la población no pueden solucionarse "simple y llanamente con la labor de los voluntarios", sino que hay que contar con "la propia gente que está pasando hambre y desesperación".

Ayuda telefónica y prevención: no automedicarse

Por otro lado, la Iglesia también está ayudando a los necesitados a través de un sistema de diálogo y de reflexión.

 

Al respecto, Monseñor Castillo subraya que están prestando asistencia en dos aspectos fundamentales debido a las tensiones humanas que se dan en medio de la pandemia:

"Hemos querido desarrollar más profundamente el servicio telefónico de ayuda y cercanía para acompañar a las personas aisladas y también contribuir ayudando en la prevención, ya que hay mucha gente que se está automedicando. Es por ello que organizaremos un sistema de consultas por teléfono para que los médicos puedan recomendar a las personas de qué forma enfrentar su problema según los síntomas que tengan, ya que demasiada automedicación podría llevar a peores consecuencias", concluye el arzobispo de Lima.

Monseñor Carlos Castillo
02 febrero 2021, 16:44