Buscar

Vatican News
Foto de archivo Foto de archivo  (AFP or licensors)

Colombia: mañana gran cadena humana por la paz en Buenaventura

La gran cadena humana, nombre de la jornada busca expresar su solidaridad moral con las víctimas de la violencia, quiere expresar unidad a través de una alianza pacífica pero contundente, mostrando las necesidades de un pueblo que sufre y que seguirá trabajando para aislar a los tiranos visibles y a los que permanecen en la clandestinidad y que integran las redes amparadas por delitos como el homicidio.

Anna Poce – Ciudad del Vaticano

Los obispos de Valle de Cauca, Provincia Eclesiástica de Cali, después de haberse reunido el 5 de febrero, publicaron una carta en la página web del Episcopado, en la que expresan su solidaridad y preocupación por el aumento de la violencia en la ciudad de Buenaventura. Ante las últimas denuncias de Monseñor Rubén Darío Jaramillo Montoya, se unen a su clamor por el inminente riesgo de masacres en diversas comunas y caseríos del distrito. Situación que motivó la organización de una jornada de paro y protesta pacífica convocada para el próximo 10 de febrero a las 10 am.

Los prelados, en la carta, denunciando la toma mafiosa de la ciudad por parte de bandas y cárteles que han ocupado barrios enteros, matando selectivamente a los jóvenes y haciendo huir a los ciudadanos, anunciaron que se sumarán en sus ciudades a la "Gran cadena humana por la paz en Buenaventura", organizada por la diócesis. Así expresarán la solidaridad, la unidad y la alianza con el pueblo, buscando aislar a los tiranos visibles e invisibles, culpables del asesinato y del genocidio en la ciudad, la región del Pacífico y el suroeste de Colombia.

Asegurando a todos los hombres y mujeres sus oraciones, su bendición y el apoyo de la Iglesia, los obispos encomendaron a las autoridades civiles, militares y nacionales a Dios y a la Santísima Virgen María, para que sigan asumiendo su responsabilidad de proteger al pueblo colombiano.

09 febrero 2021, 15:02