Buscar

Vatican News
Un sacerdote usa una camioneta para dar bendiciones durante el sábado de Pascua, mientras continúa el brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19), en Santiago de Chile el 11 de abril de 2020. Un sacerdote usa una camioneta para dar bendiciones durante el sábado de Pascua, mientras continúa el brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19), en Santiago de Chile el 11 de abril de 2020. 

Chile: obispos ante los aforos en cultos religiosos durante la pandemia

A través de una carta, representantes del Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile manifiestan que esperan ir recuperando, apenas sea posible, la fe compartida en ceremonias presenciales y reiteran el llamado a cuidarnos y a respetar responsablemente las decisiones de la autoridad sanitaria: “la vida es sagrada, por eso cuidarla es nuestra mayor preocupación en este y todo tiempo”.

Los representantes del Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile han hecho presente a la autoridad su deseo de ir recuperando, apenas sea posible, el carácter comunitario de la fe compartida que se traduce en las ceremonias presenciales. Lo informa la oficina de prensa de la Conferencia Episcopal chilena, que señala, asimismo, que la preocupación mayor de los obispos es cuidar la vida en este y todo tiempo.  

Monseñor Santiago Silva Retamales, René Rebolledo Salinas y Monseñor Fernando Ramos, respectivamente presidente de la conferencia episcopal, vicepresidente y secretario general, se dirigen al director del medio El Mercurio, ante las legítimas aprensiones expresadas por algunos de sus lectores, respecto a los reducidos aforos con que las disposiciones sanitarias siguen limitando a los cultos religiosos.

“Por la importancia que reviste la Eucaristía, los sacramentos y la vida espiritual, - escriben los prelados - no sólo para los pastores sino para todo el pueblo de Dios, desde hace meses hemos hecho presente a la autoridad nuestro deseo de poder ir recuperando, apenas sea posible, el carácter comunitario de la fe compartida que se traduce en las ceremonias presenciales”. “Lo hemos hecho a través de las instancias pertinentes a nivel nacional y local, también junto a otras confesiones religiosas que comparten la misma preocupación”, señala parte del mensaje donde se explica que, para la Navidad, desde la Iglesia Católica se hizo una especial solicitud al Gobierno para que extraordinariamente se permitiera un mayor aforo en cultos cristianos, lo que no fue posible.

“Aunque las últimas disposiciones permiten una mayor presencia de fieles en los pasos menos críticos, - dicen también los obispos - consideramos que muchos lugares de culto ofrecen las condiciones y garantías para acoger a un mayor número de fieles como ocurre en otras actividades”.

Con la conciencia de que “la situación sanitaria actual es muy compleja”, recuerdan haber expresado, en comunión con el Papa Francisco, su “plena adhesión” al llamado a cuidarse y a respetar responsablemente las decisiones de la autoridad sanitaria. Un llamado que los obispos reiteran al ver “cómo conductas irresponsables de personas y grupos” ponen “en mayor riesgo a todos”. Se seguirá en diálogo con las autoridades, añaden, para ayudar a que los creyentes puedan reencontrarse lo antes posible.

“No buscamos ningún privilegio y sabemos que es la autoridad sanitaria, escuchando a los expertos de la salud y a los grupos afectados, la que mejor puede ponderar las medidas para el conjunto de la sociedad”. De ahí que inviten a las comunidades “a perseverar en la oración, a actuar con humildad y respeto”, y a no dejarse llevar por la impaciencia “ante la grave situación que nos aqueja”.

19 enero 2021, 13:07