Buscar

Vatican News

Guatemala: Pandemia deja varados a los devotos del Cristo Negro de Esquipulas

Hoy, en la solemnidad del Cristo Negro de Esquipulas en Guatemala todo será virtual, como lo ha sido la Novena y las Vísperas en este 2021. Los cientos de miles de peregrinos que cada año visitan su santuario desde todos los países de Centroamérica y México se han quedado en casa por el Covid-19.

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

Ya se sabía que el incremento de contagios de Covid-19 en las últimas semanas alejaba aún más la leve esperanza de poder peregrinar hacia el Santuario más amado en Centroamérica. Más de 400 años de devoción y peregrinación para postrarse ante el Santo Cristo Negro de Esquipulas, en la pequeña población guatemalteca de Chiquimula, este año se suspendió. Miles de fieles de Guatemala y del resto de Centroamérica se han quedado en casa desde el 6 de enero, inicio de la Novena, y han seguido las celebraciones de las vísperas tras las pantallas. Desde allí han rezado, invocado, pedido y pagado sus promesas.

Misas celebradas a puertas cerradas

Ubicado a 230 kilómetros al este de la capital de Guatemala y fronterizo con Honduras, el Santuario de Esquipulas, cuya basilica fue construida en el siglo XVIII, fue visitado por el papa San Juan Pablo II, en 1996,  quien lo bautizó como la “capital centroamericana de la fe”.

 

Hoy, 15 de enero, se han celebrado las misas a puertas cerradas. La jornada se abrió en la madrugada con la solemnne Misa de Medianoche, seguida por  las Laudes a las  6.00 de la mañana y las cinco celebraciones eucarísticas previstas desde las 8.30 am hasta las 19.30 pm, todas transmitidas en vivo a través de la página Facebook del santuario y otras redes sociales y emisoras católicas de radio y televisión.

Los brazos de Cristo están abiertos a todos

El rector de la Basílica de Esquipulas, padre Héctor Sosa Paz, había invitado a seguir los festejos virtualmente desde sus hogares, visitar al Señor “sin tener que movernos para poder cuidarnos de esta pandemia”, entrar en su santuario de Esquipulas  y permanecer a sus pies desde Guatemala, Centroamérica y México. “Aunque las puertas de la Basílica estén cerradas los brazos de Cristo están siempre abiertos para todos”, dice el padre Sosa en un video mensaje a los peregrinos.

Más de medio millón de peregrinos, entre ellos hondureños, llegan a la Basílica del Señor de Esquipulas, entre el 6 y el 15 de enero, por lo que el evento religioso se considera de alto riesgo para la propagación de la enfermedad.bEl Cristo Negro se veneró por primera vez en 1595 en Esquipulas (Guatemala), desde donde su popularidad se extendió hasta convertirse en una de las celebraciones religiosas más grandes de Centroamérica.

La escultura del Cristo Negro es una talla de madera que llegó en el año 1594, y fue colocada en una pequeña ermita. La peregrinación, una tradición de más de 250 años, conmemora el traslado del Santo Crucifijo de la pequeña ermita a la iglesia parroquial.

Una "solemnidad virtual" a causa de la pandemia

La fama de milagroso del Santo Crucifijo de Esquipulas ha hecho que su fiesta se celebre paralelamente en otros santuarios a él dedicados en varios países, llegando a Estados Unidos, Suramérica y España.  De hecho, en su moderno santuario en la Diócesis de Choluteca, Honduras, la solemnidad se ha celebrado de forma virtual.

En cambio en el municipio de Santa María Xadani, ubicado en el estado mexicano de Oaxaca, no obstante el alto riesgo de contagio de Covid-19, cientos de fieles salieron a las calles, ayer, para iniciar los festejos como cada año el 14 y 15 de enero. En ese poblado, desde 1930, se erige un altar en honor al Santo Cristo, frente a la Laguna Superior del Golfo de Tehuantepec y en medio de fiestas coloridas  se pide por la abundancia de productos del mar y la buena cosecha, ya que es un pueblo de pescadores y campesinos.

En Costa Rica, son dos las poblaciones que celebran fiestas en honor al Santo Cristo de Esquipulas que comenzaron ayer en Santa Cruz, Guanacaste, lamentablemente derivadas en pleitos callejeros y con las autoridades por no respetar las medidas de distanciamiento por la pandemia. Una situación distinta en las celebraciones en el cantón de Alajuelita, que en el fin de semana, a pesar de la pandemia,  recibió a cientos de peregrinos de distintas partes del país, devotos del Santo Cristo de Esquipulas, que en esa localidad costarricense es una fiesta patronal desde hace 202 años.

15 enero 2021, 19:40