Buscar

Vatican News

Jornada de diálogo entre católicos y judíos: Entrevista al Rabino Di Segni

En Roma, en el Museo Judío, a las 19 horas, se lleva a cabo una reunión con motivo de la Jornada que se celebra cada año en Italia, en la víspera de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. Hace cinco años tenía lugar la visita del Papa Francisco al Templo Mayor de la capital.

Debora Donnini - Ciudad del Vaticano

"Vanidad de vanidades, todo es vanidad". Esta conocida expresión es el hilo conductor del libro bíblico del Eclesiástico que forma parte de las cinco volutas o los cinco Megillot, es decir la tercera sección principal de la biblia hebrea. 

Y precisamente sobre este texto reflexionarán el Rabino Riccardo Di Segni y el Cardenal José Tolentino de Mendonça, después del saludo del Cardenal Vicario Angelo De Donatis, en un encuentro organizado en Roma con motivo de la Jornada que se celebra en Italia el 17 de enero, para la profundización y el desarrollo del diálogo entre católicos y judíos.

 

De conformidad con las normas vigentes, la reunión no contará con la presencia del público, sino que se transmitirá en directo por "Telepace" y por streaming en la página de Facebook de la diócesis de Roma.

En este contexto, Vatican News entrevista al Rabino Riccardo Di Segni, quien explica las razones de poner el libro del Eclesiástico al centro de la reflexión de esta Jornada.

R. - El libro fue elegido este año porque es la finalización de un ciclo que fue dedicado a los cinco Meghillot, es decir, los cinco libros pequeños, pergaminos bíblicos. Habíamos hecho los cuatro anteriores y este quedaba pendiente. Más allá de esto, está claro que es un texto desafiante y que captura la esencia de algunos aspectos espirituales de este difícil período. El tema del Eclesiástico es el del sentido de la vida, del significado de la inversión humana, de sus sufrimientos: ¿qué hace el hombre cuando todo podría ser vanidad... y qué es realmente la vanidad? ¿Todo es vanidad o algo en nuestra vida tiene un significado? Así que en este momento en el que, debido a la pandemia, tenemos todo un sistema de organización de nuestras existencias que ha saltado por aire, tenemos que preguntarnos sobre el significado de nuestra existencia. Y, por lo tanto, este libro nos ayuda a hacernos estas preguntas.

- ¿Es esto también importante - creo - en la dimensión de una colaboración en la caridad para el diálogo entre judíos y cristianos?

R. - Evidentemente la ocasión es oportuna para reiterar que la amistad entre nuestras dos comunidades de fe debe ser una amistad que debe conducir a resultados concretos, los de la intervención en la sociedad: mostrar valores pero también acciones. Y, por lo tanto, el tema de la solidaridad y la preocupación por los que más sufren en este momento es realmente un tema central.

- Han pasado cinco años de aquella jornada de diálogo entre cristianos y judíos en la que el Papa Francisco visitó el Templo Mayor de Roma. ¿Qué recuerdos tiene de la visita y también de las palabras del Papa?

R. - Esa visita fue la tercera visita de un Papa a la sinagoga de Roma, comenzando con Juan Pablo II, luego estuvo Benedicto XVI, luego estuvo, hace cinco años, el Papa Francisco. Esta fecha de la visita fue elegida de común acuerdo porque fue un momento significativo en el camino del diálogo. 

En su discurso, el Papa reiteró los temas fundamentales de respeto, que también fueron subrayados por sus predecesores y marcados en muchos actos oficiales y de su pontificado. Lo que puedo recordar y lo que me impresionó especialmente de esa visita fue su deseo de comunicarse con la gente, de estar cerca, de conocerlos uno a uno.

Lo que fue significativo en ese momento fue su deseo de no hacer una procesión separada del público sino de pasar entre la gente, de hablar con cada uno, de dar la mano. Así que fue el aspecto humano de esta visita lo que marcó algo especial.

17 enero 2021, 14:48